¡Mos­ca con “car­te­ris­tas” en el Me­tro!

De­lin­cuen­tes apro­ve­chan las ho­ras de con­ges­tión del sub­te­rrá­neo para sus­traer ob­je­tos de va­lor a usua­rios

Notitarde - - Miguel Peña-Rafael Urdaneta-negro Primero -

Va­len­cia, oc­tu­bre 23 ( Da­niel Ji­mé­nez).- Abor­dar el Me­tro de Va­len­cia, es­pe­cí­fi­ca­men­te en ho­ras de ma­yor con­ges­tión, se ha con­ver­ti­do du­ran­te me­ses re­cien­tes en un re­co­rri­do de zo­zo­bra, por el te­mor que ma­ni­fies­tan usua­rios de po­der ser víc­ti­mas de de­lin­cuen­tes que se de­di­can a la vie­ja prác­ti­ca “car­te­ris­ta” para apo­de­rar­se de lo ajeno sin el uso de la fuer­za.

Las anéc­do­tas se es­cu­chan en los va­go­nes del tren a cual­quier ho­ra del día: “Me sa­ca­ron el ce­lu­lar del bol­si­llo y ni cuen­ta me di. A mi ami­ga tam­bién le pa­só lo mis­mo. Ellos (los car­te­ris­tas) es­pe­ran las ho­ras pi­co para que se aglo­me­re la gen­te y ro­bar. En la es­ta­ción Pla­za de To­ros, si te des­cui­das, no te pe­lan”, co­men­tan usua­rios en el sub­te­rrá­neo.

De acuer­do al re­la­to de pa­sa­je­ros, du­ran­te la afluen­cia de per­so­nas en es­pe­ra del tren, se ha in­cre­men­ta­do la in­se­gu­ri­dad por hur­to de ce­lu­la­res, car­te­ras, mo­ne­de­ros, es­tu­ches de ma­qui­lla­jes, di­ne­ro y do­cu­men­tos per­so­na­les que co­me­ten a dia­rio su­pues­tas or­ga­ni­za­cio­nes ham­po­ni­les que ope­ran en las es­ta­cio­nes Pla­za de To­ros, La­ra, Ce­de­ño y Fran­cis­co de Mi­ran­da.

Danny Es­pi­no­za, usua­rio de es­te sis­te­ma de trans­por­te, re­me­mo­ró que el jue­ves de la se­ma­na pa­sa­da fue des­po­ja­do de su te­lé­fono a las 7:00 de la ma­ña­na cuan­do se di­ri­gía a su trabajo. “En nin­gún mo­men­to no­té cuan­do me sa­ca­ron el ce­lu­lar del bol­si­llo, el va­gón es­ta­ba full y creo que se apro­ve­cha­ron de eso, son muy as­tu­tos los car­te­ris­tas”, ex­pre­só.

Ma­ni­fes­tó que pe­se a es­cu­char dia­ria­men­te “los cuen­tos” de usua­rios que ha­cen uso de es­te me­dio de trans­por­te, quie­nes han si­do víc­ti­mas de “car­te­ris­tas”; nun­ca se ima­gi­nó que al­gún día le to­ca­ría a él. “No hay un día que no es­cu­ches a al­guien ha­blar en el Me­tro que lo ro­ba­ron allí o que ro­ba­ron a al­gún fa­mi­liar, a un ami­go y por más pen­dien­te que es­tu­ve, igual me qui­ta­ron el te­lé­fono”, di­jo.

Des­pués de lo ocu­rri­do, Es­pi­no­za co­men­tó que ca­da vez que sube al sub­te­rrá­neo ocul­ta sus per­te­nen­cias de­ba­jo de su ro­pa in­te­rior para evi­tar ser des­po­ja­do nue­va­men­te de ellas. “El trau­ma te obli­ga a ha­cer­lo, crees que en cual­quier mo­men­to te van a ro­bar de nue­vo”, jus­ti­fi­có.

Al abrir­se las com­puer­tas del me­dio fe­rro­via­rio, en ho­ras pi­co, de­ce­nas de per­so­nas se aba­lan­zan para en­trar, ocu­par asien­tos de los va­go­nes y evi­tar no que­dar­se fue­ra del tren en es­pe­ra del pró­xi­mo. La prio­ri­dad de los usua­rios, es lle­gar con tiem­po a sus des­ti­nos.

Se­gún tes­ti­mo­nios, ése es el ins­tan­te es­pe­ra­do por los mal­he­cho­res para en­trar en ac­ción y “ha­cer su día”. El mo­men­to de em­pu­jo­nes y de­ses­pe­ra­ción para su­bir al apa­ra­to, es apro­ve­cha­do por ra­te­ros para sus­traer ob­je­tos de va­lor a los pa­sa­je­ros.

Mo­dus ope­ran­di

La clá­si­ca prác­ti­ca “del car­te­ris­ta”, se­gún Fe­de­ri­co Es­par­za, es­pe­cia­lis­ta en se­gu­ri­dad ciu­da­da­na y de­lin­cuen­cia or­ga­ni­za­da, con­sis­te no so­lo en sus­traer ar­tícu­los y pren­das de va­lor a las per­so­nas sin agre­sión al­gu­na, sino “des­viar psi­co­ló­gi­ca­men­te su aten­ción” para hur­tar sus per­te­nen­cias, sin que la víc­ti­ma se dé cuen­ta.

“La víc­ti­ma pu­die­ra es­tar con­ver­san­do con su ver­du­go sin te­ner la re­mo­ta idea de que está sien­do ob­je­to de un hur­to. El car­te­ris­ta apro­ve­cha las la­gu­nas men­ta­les de la gen­te, bus­ca la ma­ne­ra de ge­ne­rar­le con­fian­za y dis­traer­le, mien­tras dos o tres pi­llos que per­te­ne­cen a la ban­da or­ga­ni­za­da, sus­traen sus per­te­nen­cias”, ex­pli­có Es­par­za, quien tam­bién fue di­rec­tor de Se­gu­ri­dad In­te­gral de la Al­cal­día de Va­len­cia.

Agre­gó, en el ca­so del Me­tro, que mien­tras pa­sa­je­ros es­pe­ran en el an­dén por el tren, di­chas ma­fias or­ga­ni­za­das “mar­can” a sus víc­ti­mas para co­me­ter sus fe­cho­rías.

“Los ami­gos de lo ajeno (car­te­ris­tas) siem­pre bus­ca­rán per­sua­dir con ama­bi­li­dad a sus víc­ti­mas, nun­ca se mos­tra­rán con as­pec­tos de de­lin­cuen­tes, sus tác­ti­cas ope­ra­ti­vas son psi­co­ló­gi­cas.

Otra de las prác­ti­cas em­plea­das por los mal­he­cho­res, de acuer­do al ex­per­to, es crear una es­ce­na para cen­trar en ella la aten­ción de sus víc­ti­mas con el ob­je­ti­vo de ha­cer­las más vul­ne­ra­bles al hur­to.

In­di­có que para es­to, los ban­di­dos “per­fec­ta­men­te or­ga­ni­za­dos” dis­tri­bu­yen sus fun­cio­nes de tal for­ma que ca­da in­te­gran­te tie­ne un pa­pel con­cre­to en la ac­ción del de­li­to.

“Los car­te­ris­tas pue­den al­te­rar el or­den pú­bli­co, pro­vo­car una dis­cu­sión o pe­dir una co­la­bo­ra­ción den­tro del tren para cen­trar aten­cio­nes y pro­vo­car el des­cui­do de la gen­te, mien­tras sus com­pa­ñe­ros o com­pa­ñe­ras des­po­jan a los pa­sa­je­ros de sus po­se­sio­nes”, agre­gó.

Re­co­men­da­cio­nes

Para im­pe­dir el cre­ci­mien­to de es­ta­dís­ti­cas por hur­to y ro­bo en el Me­tro, di­jo Es­par­za, lo me­jor es evi­tar in­vo­lu­cra­se en cual­quier si­tua­ción sos­pe­cho­sa, man­te­ner­se aten­to y pro­te­ger los ob­je­tos de va­lor en lu­ga­res de di­fí­cil ac­ce­so para el vic­ti­ma­rio.

“Si lo­gra­mos es­tar aler­ta y evi­tar la­gu­nas men­ta­les, las pro­ba­bi­li­da­des de ser víc­ti­mas de los car­te­ris­tas se­rán po­co pro­ba­bles”.

Ade­más, re­co­men­dó a pa­sa­je­ros de es­te me­dio de trans­por­te no lle­var car­te­ras ni ce­lu­la­res en bol­si­llos de la ro­pa, tam­po­co con­tar di­ne­ro ni rea­li­zar lla­ma­das te­le­fó­ni­cas en pú­bli­co.

A jui­cio del es­pe­cia­lis­ta en se­gu­ri­dad, una de las for­mas para dis­mi­nuir ín­di­ces de­lic­ti­vos por hur­to es la pre­ven­ción. “Es un te­ma más de se­gu­ri­dad per­so­nal, de cau­te­la, cui­da­do y as­tu­cia que de apo­yo po­li­cial”, re­fi­rió.

El es­pe­cia­lis­ta su­gie­re a pa­sa­je­ros guar­dar ob­je­tos de va­lor en zo­nas de di­fí­cil ac­ce­so para evi­tar hur­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.