La anun­cia­da y ca­te­gó­ri­ca Que­re­lla

Notitarde - - Ciudad - César Burguera

Lo se­ña­la­do

La pa­sa­da se­ma­na ha­cía­mos re­fe­ren­cia a la ac­ción o Que­re­lla que en cues­tión de ho­ras in­ten­ta­ría Fran­cis­co Ame­liach para sa­lir­le al fren­te a los gra­ves de­li­tos san­cio­na­dos y pre­vis­tos en nues­tra le­gis­la­ción pe­nal y elec­to­ral. Era la de­nun­cia res­pon­sa­ble ante los ór­ga­nos ju­ris­dic­cio­na­les que el pro­ce­so de re­co­lec­ción del 1% de in­ge­nuas rú­bri­cas para so­li­ci­tar el re­fren­da­rio pro­ce­so, fue vi­cia­do de ma­ne­ra de­li­be­ra­da e in­ten­cio­nal. Que sin re­ser­va al­gu­na la MUD

per­pe­tró de­li­tos co­mo FAL­SA ATESTACIÓN ANTE FUN­CIO­NA­RIO PÚ­BLI­CO, APRO­VE­CHA­MIEN­TO DE AC­TO FAL­SO Y SU­MI­NIS­TRO DE AC­TOS FAL­SOS AL PO­DER

ELEC­TO­RAL. La anun­cia­da Que­re­lla ve­nía acom­pa­ña­da con la de­bi­da so­li­ci­tud, co­mo me­di­da cau­te­lar, de la in­me­dia­ta sus­pen­sión del pro­ce­so de re­co­lec­ción del 20% de fir­mas a rea­li­zar­se a fi­na­les de es­te mis­mo mes y que cí­ni­ca­men­te fue­ra pro­mo­vi­da por los mis­mos de­lin­cuen­tes que me­ses atrás ha­bían lo­gra­do la ha­za­ña de con­su­mar el más mo­nu­men­tal frau­de elec­to­ral de la his­to­ria con­tem­po­rá­nea de la na­ción. El jue­ves, en ves­per­ti­nas ho­ras el re­cin­to del Tri­bu­nal Pe­nal de 1ra ins­tan­cia en fun­ción de Con­trol a car­go del ma­gis­tra­do To­re­dit Ro­jas, asu­mía el his­tó­ri­co de­ber, ya que ape­ga­do a la ley y res­pon­dien­do al obli­ga­to­rio man­da­to de su con­cien­cia ad­mi­tió la Que­re­lla y or­de­nó en­tre las me­di­das cau­te­la­res la pres­ta no­ti­fi­ca­ción al CNE para que pa­ra­li­ce el pre­ten­di­do pro­ce­so de re­co­lec­ción del re­mo­to 20% de au­tó­gra­fos y hue­llas. La re­per­cu­sión fue in­me­dia­ta a lo lar­go y an­cho de nues­tro te­rri­to­rio na­cio­nal, en­con­trán­do­se si­mi­la­res ré­pli­cas ju­di­cia­les en va­rios es­ta­dos y es que se po­nía fin al fe­rial de des­via­cio­nes, frau­des y so­bre to­do de cons­tan­te en­ga­ño al inocen­te elec­tor.

Frau­de

Des­pués de la tras­cen­den­tal de­ci­sión de sus­pen­der re­co­lec­cio­nes, el G4, es de­cir AD, VP, UNT y PJ res­pi­ra­ban con una pau­sa­da tran­qui­li­dad, por un la­do el trío de par­ti­dos que aú­pan la ca­rre­ra pre­si­den­cial de Henry Ra­mos, sen­tían una no­to­ria sa­tis­fac­ción ya que los ha­bían exo­ne­ra­do del pe­sa­do far­do de en­co­men­dar­se al te­dio­so y des­agra­da­ble ejer­ci­cio de re­ca­bar ma­ni­fes­ta­cio­nes de vo­lun­tad por un even­to, el ex­tin­to re­vo­ca­to­rio, del cual guar­dan ca­te­gó­ri­cas du­das y apos­ta­ron a que nun­ca se lle­va­rá a ca­bo. Por otra par­te, el des­guar­ne­ci­do PJ y su fa­mé­li­co as­pi­ran­te pre­si­den­cial ce­le­bra­ban, en­tre un muy es­tric­to e ín­ti­mo círcu­lo de ami­gos, que la es­tra­te­gia de vi­ciar el pro­ce­so re­fren­da­rio ha­bía sur­ti­do exi­to­so efec­to y que se­ría cues­tión de po­cas se­ma­nas para ob­ser­var el fu­ne­ral ofi­cial del par­ti­do MUD, que los ator­men­ta­ba dia­ria­men­te, a ca­da ho­ra con la con­sig­na “Se ve se siente, Henry Pre­si­den­te”.

Tras bas­ti­do­res

Cuan­do la aten­ción pú­bli­ca es­ta­ba de­di­ca­da con ex­clu­si­vi­dad a los di­fe­ren­tes pro­nun­cia­mien­tos de los tri­bu­na­les de jus­ti­cia, al­gu­nos há­bi­les al­cal­des opo­si­to­res se de­di­ca­ron a re­co­ger fir­mas y se­llos, pe­ro no con la in­ten­ción de es­ti­mu­lar re­vo­ca­to­rios, sino para pro­du­cir ela­bo­ra­dos acuer­dos, don­de ma­ni­fies­tan con­sen­so y aca­ta­mien­to a la or­den ema­na­da por la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca “en el sen­ti­do de la ela­bo­ra­ción de un pre­su­pues­to que res­pon­de a las ne­ce­si­da­des más

sen­ti­das de las co­mu­ni­da­des” y es­tam­pa­ron su rú­bri­ca para sus­cri­bir el do­cu­men­to pre­sen­ta­do por el vi­ce­pre­si­den­te Aris­tó­bu­lo Is­tú­riz para que sean in­clui­dos y te­ner rau­do ac­ce­so al si­tua­do cons­ti­tu­cio­nal que les co­rres­pon­de. Tan as­tu­ta ac­ción sa­cu­dió los ci­mien­tos de la agó­ni­ca MUD y el pro­pio pre­si­den­te de la AN y pre­can­di­da­to pre­si­den­cial anun­cia­ba in­con­ta­bles ex­clu­sio­nes en la mi­li­tan­cia de la blan­ca tol­da. Otros más pre­ca­vi­dos, en­via­ban sen­ti­das mi­si­vas de re­nun­cia a sus res­pec­ti­vos par­ti­dos,

co­mo el ca­so del al­cal­de de Ba­ru­ta, Ge­rar­do Bly­de, que le de­cía adiós a UNT. Bly­de de­ja­ba tra­yec­to­ria y com­pro­mi­so para su­mar­se ver­ti­gi­no­sa­men­te al en­tra­ña­ble e ín­ti­mo aga­sa­jo que sos­te­nían los di­ri­gen­tes de PJ para fes­te­jar que la MUD ha­bía lle­ga­do a su aguar­da­do fin.

La tram­pa en Ca­ra­bo­bo

Pe­ro nues­tro es­ta­do no que­dó inmu­ne de las van­dá­li­cas ac­cio­nes por co­rrom­per el pro­ce­so de so­li­ci­tar re­vo­ca­to­rio. De las 204.221 fir­mas que fue­ron pre­sen­ta­das ante el CNE y que se­gún los di­ri­gen­tes re­gio­na­les de PJ ha­bían si­do cui­da­do­sa­men­te re­vi­sa­das para des­car­tar cual­quier má­cu­la, 62.684

rú­bri­cas re­sul­ta­ron frau­du­len­tas re­pre­sen­tan­do el 31% del re­gis

tro, su­ma­do a ello en la in­no­ble la­bor de fal­si­fi­car la fir­ma de fa­lle­ci­dos que fue­ron 10.995 en to­do el país, en Ca­ra­bo­bo se ve­ri­fi­ca­ron 1.094 ca­sos que ni si­quie­ra apa­re­cen en el re­gis­tro elec­to­ral vi­gen­te y que vie­nen a cons­ti­tuir un 10% del to­tal na

cio­nal. Al aden­trar­nos por ha­llar los di­rec­tos res­pon­sa­bles, sur­ge una con­fia­ble y au­to­ri­za­da fuen­te, ve­ni­da des­de la blan­ca or­ga­ni­za­ción, de la tol­da de Ra­mos Allup, que nos se­ña­la sin fin­gi­mien­to que to­dos y ca­da uno de los ca­sos de los ve­ja­dos fa­lle­ci­dos es­tán contenidos en las pla­ni­llas que le fue­ron otor­ga­das a PJ y nos pro­por­cio­nó, a ma­ne­ra de irre­fu­ta­ble prue­ba, co­pia de va­rias de esas pla­ni­llas con su res­pec­ti­va nu­me­ra­ción. Es de­cir que el bea­to del Opus Dei tran­si­tó la pe­ca­mi­no­sa vía, ayu­da­do por un bo­ba­li­cón com­pa­ñe­ro de par­ti­do, el mis­mo que es­con­de y nie­ga su pro­pia des­cen­den­cia y que se­rían ob­je­to, ante la irre­ba­ti­ble de­la­ción blan­ca, de las con­se­cuen­cias pe­na­les por sus pu­ni­bles pro­ce­de­res.

El le­gal gor­do

Car­los San­ta­fé, coor­di­na­dor de la MUD, se des­lin­da de cual­quier irre­gu­lar ma­nio­bra, adu­ce que no os­ten­ta­ba la re­pre­sen­ta­ción opo­si­to­ra en aque­llos tiem­pos de de­sen­freno, far­sa y ma­ni­pu­la­da tre­ta elec­to­ral. Nos re­cuer­da que ante la re­nun­cia de Ru­bén Pé­rez Sil­va, asu­mió de fac­to, sin el con­sen­ti­mien­to de la ma­yo­ría de las or­ga­ni­za­cio­nes po­lí­ti­cas, un ex rec­tor de la UC, au­pa­do por un ex al­cal­de, que pa­re­ce no ha­ber re­cu­pe­ra­do su cor­du­ra o es­ta­bi­li­dad emo­cio­nal. San­ta­fé, el gor­do, exi­ge ex­pli­ca­cio­nes a los au­to­res, que le den una sen­sa­ta ex­pli­ca­ción al es­ta­do. In­di­ca que fue­ron es­tos dos per­so­na­jes con una or­ga­ni­za­ción po­lí­ti­ca que no se atre­ve a pro­nun­ciar, los que coho­nes­ta­ron los de­li­tos que fue­ron ale­ga­dos en la Que­re­lla y que no tie­ne vo­ca­ción al­gu­na de so­li­da­ri­zar­se con la de­lic­ti­va ac­ción y mu­cho me­nos asu­mir sus in­mi­nen­tes se­cue­las

El PJ y su re­gio­nal plan

PJ en Ca­ra­bo­bo cum­plió con el plan de con­ta­mi­nar las pla­ni­llas, in­cu­bar un mor­tal vi­rus al pro­ce­so re­fren­da­rio con la idea fi­ja de ver par­tir a me­jor vi­da al par­ti­do MUD y con­ti­nuar con la ocu­rren­te es­tra­te­gia de pre­sen­tar a un mi­li­tar en la con­di­ción de irre­ver­si­ble re­ti­ro, co­mo aban­de­ra­do a la go­ber­na­ción por esa tol­da par­ti­dis­ta, ale­gan que el mi­li­tar en re­ti­ro po­see la en­vi­dia­ble con­di­ción de ser bien re­ci­bi­do en el sec­tor opo­si­tor e igual­men­te po­dría mor­dis­quear sec­to­res cha­vis­tas o re­vo­lu­cio­na­rios y así enfrentar en la elec­to­ral con­tien­da al ac­tual go­ber­na­dor Fran­cis­co Ame­liach, por cier­to ve­ni­do y con re­co­no­ci­da as­cen­den­cia en las cas­tren­ses fi­las. Lo anec­dó­ti­co es que PJ en su so­le­dad y laberinto, pro­cla­ma un prin­ci­pio ges­ta­do en el pro­ce­so re­vo­lu­cio­na­rio “LA UNI­DAD CÍ­VI­CO MI­LI­TAR”. Y ésa es la ver­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.