Luis León Gue­rra

Notitarde - - Ciudad - Do­ble­pla­y_llg@gmail.com @Lui­sLeo­nGue­rra

¡FAL­TAN 2 DÍAS! La in­men­sa ma­yo­ría de los ve­ne­zo­la­nos ad­qui­ri­mos el com­pro­mi­so de ir los días 26, 27 y 28 pró­xi­mos, a los cen­tros de vo­ta­ción a ma­ni­fes­tar nues­tra vo­lun­tad por el 20% y ac­ti­var el RE­FE­REN­DO RE

VOCATORIO (RR) contra el pre­si­den­te Ni­co­lás Ma­du­ro y su fra­ca­sa­do sis­te­ma co­mu­nis­ta. Una des­com­pues­ta le­che del ré­gi­men da­ñó el gua­ra­po y el obe­dien­te CNE, sin as­pa­vien­to, no aguan­tó dos pe­di­das para sus­pen­der el ac­to elec­to­ral.

Con o sin ra­zón ju­rí­di­ca (cla­ro que es au­to­ri­ta­ria), nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad si­gue in­có­lu­me para es­tar en el si­tio y a la ho­ra pre­vis­ta; so­lo que es­ta re­be­lión pa­cí­fi­ca y de­mo­crá­ti­ca la re­ser­va­re­mos para un día: Miér­co­les 26. Ten­drá eco mun­dial con la in­cor­po­ra­ción de com­pa­trio­tas en el ex­tran­je­ro. No le ce­de­re­mos el pues­to re­ser­va­do en el bus que nos lle­va­rá a de­cir­le a es­te go­bierno con su so­ber­bia y des­pre­cio contra el pue­blo, ¡Bas­ta Ya!

Es­te Go­liat de la des­gra­cia no de­ja­rá de em­plear su fuer­za bru­ta para tra­tar de man­te­ner­se en el reino de la im­pro­vi­sa­ción, la co­rrup­ción y la in­jus­ti­cia, por lo que siem­pre de­be­mos car­gar en nues­tro cin­to la hon­da que de­rri­ba­rá a es­te ga­leo­te del “Cas­tro-cha­vis­ta”; con ca­ram­bo­la para su­pri­mir el “klan” del so­cia­lis­mo del si­glo XXI.

Ellos tie­nen el tiem­po ven­ci­do. Nues­tras lu­chas tam­po­co tie­nen es­pa­cio para hi­ber­nar. La pe­lo­ta está en nues­tra can­cha. Co­mo sue­le ocu­rrir en el béis­bol, has­ta en la úl­ti­ma en­tra­da se puede vol­tear el mar­ca­dor y ga­nar el jue­go. Eso sí, lo que no de­be­mos ha­cer es ba­jar la guar­dia. ¡EL CNE EN DESACA­TO! Es en el pue­blo que se ori­gi­na el po­der y por con­si­guien­te, es­te po­der (el po­der del pue­blo) es un po­der di­rec­to, real e in­trans­fe­ri­ble. El 31 de ju­lio la rec­to­ra Ti­bi­say Lu- ce­na anun­ció a la na­ción el cum­pli­mien­to del 1% en las 24 en­ti­da­des del RR. Las 399.412 fir­mas (su­pe­rior a las 200 mil re­que­ri­das), con nom­bres, ape­lli­dos y hue­llas ori­gi­na­les fue­ron ve­ri­fi­ca­das, cer­ti­fi­ca­das y re­fren­da­das sin nin­gún cues­tio­na­mien­to. Es­ta ac­tua­ción le or­de­nó cons­ti­tu­cio­nal­men­te al CNE pa­sar a la fa­se del 20%, tal cual ocu­rrió, para ac­ti­var el pro­ce­so re­vo­ca­to­rio. O sea, si hu­bo pre­sun­ta­men­te fir­mas frau­du­len­tas, és­tas ocu­rrie­ron aje­nas a la ve­ri­fi­ca­ción sin de­re­cho a in­va­li­dar las va­li­da­das. Los su­pues­tos au­to­res de los de­li­tos ten­drían que ser in­ves­ti­ga­dos y con­de­na­dos fue­ra del es­ce­na­rio elec­to­ral. El CNE co­me­te­ría frau­de al no aten­der una de­ci­sión le­gí­ti­ma y so­be­ra­na de la ins­tan­cia su­pe­rior del pue­blo… ¡AHO

RA HA­BLA LA CA­LLE! Es­te in­vierno fue re­pre­san­do el des­con­ten­to na­cio­nal, don­de una bri­si­ta po­dría rom­per las com­puer­tas y arra­sar con los sem­bra­díos de odio, fa­na­tis­mo, in­efi­ca­cia, es­ca­sez, in­fla­ción, in­se­gu­ri­dad, cruel­dad, co­rrup­te­la y has­ta con los co­nu­cos de la men­ti­ra de es­te ré­gi­men. Pro­cu­rar un cam­bio po­lí­ti­co den­tro de la pau­ta de la paz, de po­co o na­da le ha ser­vi­do a los des­con­ten­tos. Por el con­tra­rio, el ré­gi­men ha apro­ve­cha­do es­ta con­cor­dia para dar ma­za­zos con la iz­quier­da y lla­mar al diá­lo­go con la de­re­cha. El úni­co que no ha sa­li­do del anal­fa­be­tis­mo po­lí­ti­co es el pro­pio go­bierno de Ma­du­ro, que no ha sa­bi­do ( o no ha que­ri­do) dar­le lec­tu­ra a los men­sa­jes de una ma­yo­ría ab­so­lu­ta de ve­ne­zo­la­nos que le di­cen: “No te que­re­mos más”, “Re­nun­cia”. El go­bierno tie­ne el po­der, pe­ro ca­da vez pier­de más gobernabilidad. Aho­ra le to­ca a las Fuer­zas Or­ga­ni­za­das de la So­cie­dad ex­pre­sar­se des­de su tribuna na­tu­ral, la ca­lle… ¡ PO­NER OR­DEN CONS­TI­TU­CIO­NAL! La AN hi­zo ayer lo que te­nía que ha­cer; ape­lar ante los or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les para res­ta­ble­cer el hi­lo cons­ti­tu­cio­nal y ga­ran­ti­zar la paz po­lí­ti­ca y ciu­da­da­na en el país. Los ma­gis­tra­dos es­tán obli­ga­dos a ejer­cer su in­de­pen­den­cia par­ti­dis­ta y ape­gar­se a la ver­dad de las le­yes para tra­tar de ser lo más jus­to en sus de­ci­sio­nes. Una tur­ba del ré­gi­men asal­tó el he­mi­ci­clo, pe­ro no pu­do im­pe­dir que los dipu­tados de la MUD aten­die­ran el cla­mor de la in­men­sa ma­yo­ría de ve­ne­zo­la­nos. Co­mo en las pe­lí­cu­las, la GNB lle­gó tar­de y los co­lec­ti­vos se re­ti­ra­ron ante ór­de­nes de sus lí­de­res del Psuv. LA SO­BE­RA­NÍA RE­SI­DE EN EL PUE­BLO. (Ho­ra Ce­ro)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.