La má­qui­na de la po­bre­za

Quan­tum eco­nó­mi­co

Notitarde - - Economia - Do­min­go Si­fon­tes* *dsi­fon­tes@uc.edu.ve twit­ter:@dsi­fon­tes

Más allá de las es­ta­dís­ti­cas que son muy im­por­tan­tes para abor­dar el te­ma de la po­bre­za hay una reali­dad que no se puede ocul­tar: el ve­ne­zo­lano se ha em­po­bre­ci­do dra­má­ti­ca­men­te y to­do in­di­ca que la si­tua­ción se­gui­rá pro­fun­di­zán­do­se mien­tras el go­bierno si­ga por el ca­mino que ha tra­za­do.

La caí­da del po­der ad­qui­si­ti­vo so­lo es­te año ha si­do des­co­mu­nal y de esos gol­pes es muy di­fí­cil re­cu­pe­rar­se. La ca­pa­ci­dad de com­pra del asalariado pro­me­dio se vino al pi­so es­te año y no hay au­men­to de sa­la­rio que pue­da re­cu­pe­rar­la: Ve­ne­zue­la hoy es un má­qui­na de pro­du­cir po­bres, de las más so­fis­ti­ca­das y rá­pi­das del mun­do.

El rit­mo de vi­da que lle­va la so­cie­dad ve­ne­zo­la­na es de­mo­nia­co, el día a día es de­mo­le­dor, el país en­te­ro está su­mi­do en una pro­fun­da preo­cu­pa­ción por­que no se puede vi­vir, a lo su­mo se puede so­bre­vi­vir, esa es la má­xi­ma as­pi­ra­ción que cual­quier asalariado del país puede te­ner. Aque­llo de la “ca­li­dad de vi­da” que­dó en el ol­vi­do, es un lu­jo que so­lo el mun­do desa­rro­lla­do puede dar­se.

No se tra­ta de un ca­so ais­la­do en el que las co­mu­ni­da­des de ba­jos re­cur­sos se ven afec­ta­das por­que la­men­ta­ble­men­te son los “ol­vi­da­dos del sis­te­ma”, es­ta­mos ha­blan­do de un avan­ce ge­ne­ra­li­za­do de la po­bre­za y en es­te sen­ti­do, se puede afir­mar que es la gran ma­yo­ría del país la que está sien­do “ol­vi­da­da por el sis­te­ma” por­que son mu­chos los ho­ga­res del país en los que fal­ta al­gún ti­po de ali­men­to o es­tán sa­can­do cuen­tas para ana­li­zar có­mo ha­cer­le fren­te a una even­tua­li­dad de cual­quier ti­po. Es­tas even­tua­li­da­des son ca­da vez ma­yo­res y en al­gu­nos ca­sos ya no son ta­les sino que se con­vier­ten en ru­ti­na.

En mu­chas fa­mi­lias ya ni si­quie­ra se tra­ta de un even­to es­po­rá­di­co sino de co­sas co­ti­dia­nas co­mo el co­le­gio o el mer­ca­do, es de­cir, para mu­chos los gas­tos co­rrien­tes del mes pa­re­cen even­tua­li­da­des. Adi­cio­nal­men­te está la gen­te que sim­ple­men­te no tie­ne para co­mer y ca­da vez son más los que la­men­ta­ble­men­te pa­san por es­ta si­tua­ción. So­mos ca­da vez más po­bres y en ma­yor can­ti­dad. La má­qui­na de la po­bre­za si­gue ope­ran­do y to­do in­di­ca que no se de­ten­drá.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.