El ca­mi­nar de Je­sús

“El Evan­ge­lio Cam­bia”

Notitarde - - Ciudad - Pas­tor Ja­vier Ber­tuc­ci @JAVIERBERTUCCI

Je­sús nun­ca es­tu­vo es­tá­ti­co, an­tes bien, siem­pre es­tu­vo ca­mi­nan­do por las ca­lles, sir­vien­do a la gen­te. De la mis­ma ma­ne­ra, la vi­da del cris­tiano no pue­de re­du­cir­se a per­ma­ne­cer en un tem­plo, pues la igle­sia de­be ser un lu­gar de pre­pa­ra­ción, de apren­di­za­je, pa­ra dar­le di­na­mis­mo a mi fe. Mi pers­pec­ti­va cam­bia cuan­do en­tien­do que la fi­na­li­dad de mi vi­da no es es­ta­ti­zar­me en un lu­gar bus­can­do agra­dar a los hom­bres, os­ten­tan­do car­gos en una or­ga­ni­za­ción, pues ser­vir a Je­sús tras­cien­de el or­den ecle­siás­ti­co pa­ra ser­vir a la gen­te por amor a Dios, por­que co­no­ci­mos, ama­mos y vi­vi­mos pa­ra Je­sús.

En es­te sen­ti­do, lla­ma la aten­ción que Je­sús no re­clu­tó a nin­guno de sus após­to­les en el tem­plo, sino en la ca­lle. De es­ta for­ma, se evi­den­cia que el pro­pó­si­to de Je­sús en ellos era que per­ma­ne­cie­ran en esas ca­lles sir­vien­do. A Ma­teo, un re­cau­da­dor de im­pues­tos, quien no te­nía la me­jor repu­tación -por su ofi­cio­lo lla­mó pa­ra que le sir­vie­ra. Es­te sin du­dar­lo, se le­van­tó en­se­gui­da si­guien­do a Je­sús, quien fue in­vi­ta­do a su ca­sa a co­mer, y es­tan­do allí, per­so­nas con tam­po­co bue­na repu­tación se sen­ta- ron a la me­sa con Je­sús. Los re­li­gio­sos de la épo­ca, por cier­to, que nun­ca es­tu­vie­ron sen­ta­dos con Je­sús, pre­gun­ta­ron a los dis­cí­pu­los: ¿Por qué co­me su Maes­tro con los pu­bli­ca­nos y pe­ca­do­res? Al oír es­to Je­sús, les di­jo: “Los sa­nos no tie­nen ne­ce­si­dad de mé­di­co, sino los en­fer­mos. Va­yan, pues, y apren­dan lo que sig­ni­fi­ca: Mi­se­ri­cor­dia quie­ro, y no sa­cri­fi­cio. Por­que no he ve­ni­do a lla­mar a jus­tos, sino a pe­ca­do­res, al arre­pen­ti­mien­to.”

No po­de­mos ser una lámpara en­cen­di­da, pe­ro es­con­di­da; te­ne­mos que es­tar en la ca­lle, alum­bran­do a to­do un país. Je­sús en las si­na­go­gas en­se­ña­ba, pa­ra que se abrie­ra los ojos de ellos; pe­ro, en las ca­lles, ha­bla­ba por parábolas y pre­di­ca­ba a la gen­te de for­ma prác­ti­ca y aten­día sus ne­ce­si­da­des. Es­te es el ver­da­de­ro Evan­ge­lio, uno que no bus­ca un in­te­rés egoís­ta, mu­cho me­nos co­mer­cial, por lo que de­be­mos cui­dar que cuan­do ha­ga­mos al­go o de­mos al­go, sea en ver­dad por amor y agra­de­ci­mien­to ha­cia Dios. Si sir­ves o das al­go pa­ra ob­te­ner co­sas, es­tás vio­lan­do un prin­ci­pio eterno. Nues­tro país sal­drá de to­da di­fi­cul­tad, dan­do… “dad y se os da­rá”, ese es el prin­ci­pio”. Es la úni­ca for­ma en que el cie­lo se abri­rá so­bre no­so­tros. Mien­tras ha­ya ma­nos que re­par­tan, siem­pre ha­brá pro­vi­sión de Dios pa­ra re­par­tir. Así que, ¡mos­tre­mos el amor de Je­sús a Ve­ne­zue­la!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.