Sec­tor 5 de Ju­lio ca­ren­te de ser­vi­cios

Vecinos exi­gie­ron ma­yor se­gu­ri­dad en la co­mu­ni­dad

Notitarde - - Güigüe-Tacarigua-Belén -

Güi­güe, oc­tu­bre 24 (Yohan­na Guz­mán Blan­co).- Co­lap­so de aguas ser­vi­das que jun­to a la fa­lla en la re­co­lec­ción de desechos só­li­dos han desata­do en­fer­me­da­des, la fal­ta en el alum­bra­do pú­bli­co, la via­li­dad de­te­rio­ra­da y el au­men­to de la in­se­gu­ri­dad; son los pro­ble­mas que los vecinos de la co­mu­ni­dad 5 de Ju­lio, en la pa­rro­quia Güi­güe, del mu­ni­ci­pio Car­los Ar­ve­lo, ase­gu­ra­ron que es­tán afec­tan­do su ca­li­dad de vi­da.

La ve­ci­na y vo­ce­ra del con­se­jo co­mu­nal, Zu­ri­ye­ri Or­tiz, de­nun­ció que des­de ha­ce tres años que la red de aguas ser­vi­das co­lap­só en la co­mu­ni­dad. Anun­cia­ron la even­tua­li­dad an­te la Hi­dro­ló­gi­ca del Centro (Hi­dro­cen­tro) en los mu­ni­ci­pios Gua­ca­ra y Los Gua­yos, pe­ro has­ta aho­ra no han te­ni­do res­pues­ta.

“Ya las aguas ne­gras han em­pe­za­do a re­bo­sar por los dre­na­jes y las po­ce­tas de nues­tras ca­sas, la si­tua­ción es ca­da vez más preo­cu­pan­te”, ase­gu­ró.

Or­tiz agre­gó, que el agua es­tan­ca­da ha de­te­rio­ra­do de sa­lud de niños y adul­tos, quie­nes han pre­sen­ta­do en­fer­me­da­des en la piel y gas­tro­in­tes­ti­na­les de­bi­do a la con­ta­mi­na­ción a que es­tán ex­pues­tos.

“El aseo ur­bano pa­sa de vez en cuan­do”

La se­ño­ra co­men­tó que otro fac­tor que agra­va la sa­lud de los vecinos, es la fa­lla en la re­co­lec­ción de los desechos; ya que “el aseo ur­bano pa­sa de vez en cuan­do, por lo que las mon­ta­ñas de ba­su­ra se han vuel­to fo­cos in­fec­cio­sos que atraen to­do ti­po de in­sec­tos y roe­do­res, los cua­les au­men­tan las afec­cio­nes en la zo­na”.

Des­ta­có que en opor­tu­ni­da­des los pu­tre­fac­tos olo­res del agua cloa­cal más el de los des­per­di­cios se vuel­ven in­so­por­ta­bles y se ven en la ne­ce­si­dad de que­mar la ba­su­ra, pa­ra in­ten­tar ami­no­rar la in­co­mo­di­dad, lo que aca­rrea mu­chos más pro­ble­mas.

“El hu­mo ha desata­do cua­dros as­má­ti­cos en va­rios niños de la zo­na, lo que es muy pe­no­so ya que no de­be­mos de es­tar pa­san­do por es­to, pe­ro exi­gi­mos ayu­da al al­cal­de y no te­ne­mos res­pues­ta”, ase­ve­ró.

Lo­gros de la au­to­ges­tión

Por otro la­do, de vo­ce­ra ex­pli­có que en pri­mer lu­gar, en la zo­na cuen­tan con el sis­te­ma de alum­bra­do pú­bli­co, por me­dio de la au­to­ges­tión del con­se­jo co­mu­nal, quie­nes se en­fo­ca­ron en rea­li­zar even­tos co­mu­ni­ta­rios que les de­ja­ra fon­dos y re­unir así pa­ra com­prar los pos­tes, ca­bles, bom­bi­llos y has­ta los trans­for­ma­do­res, ase­gu­ró.

Se­ña­ló, que en la zo­na al caer la noche, las ca­lles per­ma­ne­cían os­cu­ras has­ta el ama­ne­cer.

Lue­go, con ma­te­ria­li­zar del im­por­tan­te pro­yec­to ve­ci­nal, lo­gra­ron man­te­ner la zo­na alum­bra­da, pe­ro por po­co tiem­po, ya que pe­no­sa­men­te los de­lin­cuen­tes se lle­va­ron los ca­bles y de­ja­ron a os­cu­ras una vez más el sec­tor.

“Lo más tris­te es que se ro­ba­ron los ca­bles que tan­to es­fuer­zo nos cos­tó com­prar, pa­ra de­rre­tir­lo y vender el co­bre por ca­si na­da”, se­ña­ló.

Y pre­ci­só que des­co­no­ce, cuan­do ten­drán la ayu­da de las au­to­ri­da­des o la po­si­bi­li­dad de ad­qui­rir nue­va­men­te el ma­te­rial in­dis­pen­sa­ble pa­ra la ilu­mi­na­ción de la co­mu­ni­dad.

Ca­lles re­ple­tas de hue­cos

Las ca­lles de 5 de Ju­lio, se en­cuen­tran re­ple­tas de hue­cos, de­bi­do al bote de aguas ser­vi­das que de­te­rio­ran el as­fal­to; más el cons­tan­te pa­so vehi­cu­lar, la via­li­dad es­tá in­tran­si­ta­ble.

“Las vías pa­re­cen más unas la­gu­nas, por lo que es ca­si inú­til so­li­ci­tar que las as­fal­ten, cuan­do sa­be­mos que el prin­ci­pal pro­ble­ma es el co­lap­so de las cloa­cas”, re­cal­có.

Asi­mis­mo, se­ña­ló que la hu­me­dad en al­gu­nas ca­lles ha cau­sa­do otro pro­ble­ma y es que hay áreas don­de ya no hay pa­vi­men­to, ha cre­ci­do la ma­le­za, lo que con­si­de­ró in­só­li­to.

Se­gu­ri­dad

Re­ve­ló, que es­pe­ran la pre­sen­cia po­li­cial en el sec­tor, ya que la de­lin­cuen­cia ha au­men­ta­do de ma­ne­ra alar­man­te.

In­di­có, que un te­rreno li­mí­tro­fe a la zo­na tie­ne mon­te que su­pera el me­tro de al­tu­ra, don­de los maliciosos apro­ve­chan pa­ra es­con­der­se y co­me­ter fe­cho­rías, de­ta­lló.

Na­rró Or­tiz, “Co­mo to­do en la noche es­tá os­cu­ro, los ma­lan­dros sa­len del mon­te y agarran a quien sea pa­ra qui­tar­les sus per­te­nen­cias”.

Res­pues­ta del en­te lo­cal

Fi­nal­men­te, des­de el ayun­ta­mien­to lo­cal, ase­gu­ra­ron que el man­da­ta­rio bus­ca la apro­ba­ción de pre­su­pues­to por par­te del go­bierno na­cio­nal, con la in­ten­ción de ofre­cer a la co­lec­ti­vi­dad las res­pues­ta que exi­gen, pa­ra ob­te­ner me­jo­res con­di­cio­nes don­de vi­vir.

Las ca­lles se en­cuen­tran de­te­rio­ra­das, re­ple­tas de zan­jas que se lle­nan de agua de las cloa­cas que se han des­bor­da­do, lo que trae zan­cu­dos y ani­ma­les ras­tre­ros a la zo­na.

Par­tes don­de ya no hay as­fal­to cre­ce la ma­le­za y de­jan la ba­su­ra.

La­gu­nas de aguas ser­vi­das inun­dan la ca­lle prin­ci­pal de la zo­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.