15 mi­nu­tos ma­ca­bros mar­ca­ron la vi­da de ucis­tas

GNB in­ves­ti­ga ro­bo a es­tu­dian­tes de la Uni­ver­si­dad de Ca­ra­bo­bo en “Igua­na”

Notitarde - - Sucesos -

Na­gua­na­gua, oc­tu­bre 24 ( Ana M. Ra­mos Ló­pez).- El au­to­bús uni­ver­si­ta­rio co­no­ci­do co­mo “La Igua­na” lle­gó pun­tual, po­cos fue­ron los mi­nu­tos que los es­tu­dian­tes es­pe­ra­ron pa­ra su­bir a la uni­dad 57 del trans­por­te de la Uni­ver­si­dad de Ca­ra­bo­bo, que ini­cial­men­te pro­me­tía lle­var­los a sus ho­ga­res en Be­ju­ma, pa­ra des­can­sar de la jor­na­da. Ca­da uno mos­tra­ba su pa­se de in­gre­so al ser­vi­cio es­tu­dian­til, su car­net azul, sin sos­pe­char que la ru­ta se­ría abrup­ta­men­te in­te­rrum­pi­da por la de­lin­cuen­cia.

Ese vier­nes, 30 de sep­tiem­bre, Mi­sael Ren­gi­fo, quien cur­sa quin­to se­mes­tre de edu­ca­ción fí­si­ca, de­por­te y re­crea­ción, sa­lió a las 3:30 p.m. de la cla­se de acon­di­cio­na­mien­to, acom­pa­ña­do por sus dos ami­gos.

En la co­la don­de ha­bía unas 83 per­so­nas, pre­do­mi­na­ban las mu­je­res, va­rias de ellas ce­lo­sa­men­te sos­te­nían el ma­yor de sus te­so­ros que com­pra­ron pa­ra su pre­pa­ra­ción de es­tu­dios su­pe­rio­res, era el equi­po de odon­to­lo­gía y me­di­ci­na. Tam­bién se en­con­tra­ban sus com­pa­ñe­ros de la Fa­cul­tad de Cien­cias de la Edu­ca­ción.

Pa­ra es­te gru­po ucis­ta, ob­te­ner un pues­to era ga­ran­tía de des­can­so. Mi­sael op­tó por sen­tar­se en la par­te pos­te­rior, ésa fue el área ideal pa­ra coor­di­nar en­tre chis­tes y ri­sas, la sa­na di­ver­sión que pla­ni­fi­ca­ba con sus ami­gos. Con di­ne­ro en los bol­si­llos que ha­bían re­ci­bi­do de la be­ca, coin­ci­die­ron en que era el día in­di­ca­do pa­ra com­par­tir un ra­to, pe­ro ig­no­ra­ban que ese efec­ti­vo que­da­ría en ma­nos de ham­po­nes.

El mie­do se apo­de­ró de los via­jan­tes a las 4:30 p.m., cuan­do la uni­dad lle­gó al sec­tor La La­gu­ni­ta, en el mu­ni­ci­pio Li­ber­ta­dor, es­pe­cí­fi­ca­men­te des­pués de pa­sar el co­man­do de la Guar­dia Na­cio­nal Bo­li­va­ria­na y el pri­mer re­duc­tor de ve­lo­ci­dad.

Allí se ba­jó una jo­ven, pe­ro tam­bién su­bió un ven­de­dor de tos­to­nes pa­ra aten­der la pe­ti­ción de al­gu­nos de los es­tu­dian­tes, apa­ren­ta­ba ser un co- mer­cian­te, pe­ro ocul­ta­ba os­cu­ras in­ten­cio­nes. Su in­ci­si­va mi­ra­da ha­cia la gran va­rie­dad de te­lé­fo­nos y equi­pos mé­di­cos, fue la ad­ver­ten­cia pa­ra un ami­go de Mi­sael, pe­ro ya era muy tar­de pa­ra evi­tar el asal­to.

Cum­pli­da con su la­bor de ex­pen­de­dor, el hom­bre des­cen­dió del au­to­bús des­pués de que su­pues­ta­men­te le hi­cie­ra una se­ña a otro ven­de­dor que ya es­ta­ba su­bien­do al trans­por­te. És­te lle­va­ba una pe­que­ña ca­va de ani­me, allí so­lo se ocul­ta­ba la es­co­pe­ta con la que ese “bam­bi­ne­ro” do­mi­nó al con­duc­tor.

“¡Da­le, da­le, tranca la puer­ta y da­le despacio!” le gri­ta­ba el ma­lean­te al cho­fer que sen­tía el hie­rro del ar­ma en la sien, mien­tras los es­tu­dian­tes in­ten­ta­ban ocul­tar de­ba­jo de los pues­tos sus ob­je­tos de va­lor, pe­ro dos me­tros más ade­lan­te lle­ga­ron los re­fuer­zos, subie­ron 10 asal­tan­tes más.

La ame­na­za de muer­te man­tu­vo al con­duc­tor obe­dien­te a las ór­de­nes del atra­ca­dor, mien­tras que sus com­pin­ches, con va­rios cu­chi­llos do­mi­na­ron a los es­tu­dian­tes. Con ab­so­lu­ta des­tre­za, los des­po­ja­ron rá­pi­da­men­te de sus bol­sos, sa­ca­ron to­do ob­je­to que con­si­de­ra­ban lu­cra­ti­vo pa­ra guar­dar­lo en un mo­rral.

A una de las es­tu­dian­tes la abo­fe­tea­ron por tra­tar de pre­ser­var sus cos­to­sas he­rra­mien­tas mé­di­cas, y a otra tam­bién la gol­pea­ron por re­sis­tir­se a la ac­ción de­lic­ti­va.

Pa­ra Mi­sael, la eter­ni­dad se re­du­jo a 15 mi­nu­tos ma­ca­bros, ése fue el tiem­po en el que los de­lin­cuen­tes co­me­tie­ron el de­li­to. “¿Ya es­tán lis­tos?, ¡Em­pie­cen a ba­jar!” Fue la or­den del lí­der de la ban­da que siem­pre man­tu­vo la es­co­pe­ta en la ca­be­za del cho­fer. “Te sal­vas­te”, le di­jo co­mo des­pe­di­da el hom­bre ar­ma­do al pro­fe­sio­nal del vo­lan­te.

En in­ves­ti­ga­ción

Car­los Alcántara, se­cre­ta­rio de Se­gu­ri­dad Ciu­da­da­na de la Go­ber­na­ción de Ca­ra­bo­bo, in­for­mó que la Guar­dia Na­cio­nal Bo­li­va­ria­na es­tá a car­go de las in­ves­ti­ga­cio­nes vin­cu­la­das con el ro­bo del trans­por­te de la UC que iba a Be­ju­ma. Ex­pli­có que es­tá en ple­na fa­se de ave­ri­gua­cio­nes pa­ra cap­tu­rar a los im­pli­ca­dos.

Mo­dus ope­ran­di

El pro­fe­sor Onal­do Si­fon­tes, di­rec­tor de Trans­por­te de la UC, ex­pli­có que los ma­lean­tes apro­ve­chan si­tua­cio­nes pa­ra atra­car en las “Igua­nas” que cu­bren ru­tas sub­ur­ba­nas, fue­ra del mu­ni­ci­pio. Otra es­tra­te­gia es mos­trar un car­net fal­so cuan­do en­tran a la ca­sa de es­tu­dio su­pe­rior y en el mo­men­to que con­si­de­ren opor­tuno asal­tan fue­ra de la uni­ver­si­dad, co­mo ejem­plo men­cio­nó el ro­bo ocu­rri­do a me­dia­dos de año en Par­que Va­len­cia, don­de un hom­bre que fin­gió ser es­tu­dian­te robó a los es­tu­dian­tes que se en­con­tra­ban en el trans­por­te.

Víc­ti­mas del ro­bo en Be­ju­ma, ase­gu­ra­ron que la uni­dad te­nía las puer­tas abier­tas por un pe­di­do que hi­cie­ron los es­tu­dian­tes pa­ra

ev i t a r el ca­lor. Al res­pec­to, José Luis An­tón, di­rec­tor de la Di­rec­ción de Pre­ven­ción de In­cen­dios, Pro­tec­ción y Se­gu­ri­dad de la Uni­ver­si­dad de Ca­ra­bo­bo, res­pon­dió que “por ser una ru­ta ex­tra­ur­ba­na no pue­de ir con las puer­tas abier­tas, por­que evi­den­te­men­te es­tá en una au­to­pis­ta, don­de la ve­lo­ci­dad no per­mi­te que va­ya en esas con­di­cio­nes”. Ade­más di­jo que el ac­ce­so de ven­de­do­res al trans­por­te “es una prác­ti­ca no se­gu­ra”.

Los es­tu­dian­tes as­pi­ran a que las au­to­ri­da­des to­men en cuen­ta las ad­ver­si­da­des que vi­ven a dia­rio. An­he­lan una pron­ta so­lu­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.