Re­ci­clar la ro­pa es un ne­go­cio ga­nar-ga­nar

Sas­tres y cos­tu­re­ras po­nen a mo­da los par­ches en los pan­ta­lo­nes

Notitarde - - Portada -

Sas­tres y cos­tu­re­ras po­nen de mo­da nue­va­men­te el “patch­work”, los par­ches en los pan­ta­lo­nes.

Va­len­cia, oc­tu­bre 24 ( Daisy Li­na­res).- Los sas­tres y las cos­tu­re­ras se pu­sie­ron de mo­da. En el dia­rio tra­ji­nar de cor­tar rue­dos, pegar cie­rres, co­lo­car par­ches, o re­men­dar ca­mi­sas, se les va el día. Prin­ci­pal­men­te, el arre­glo ge­ne­ral de ro­pa les es­tá ga­ran­ti­zan­do el sus­ten­to, ya que la gen­te prefiere, en es­te mo­men­to, man­dar a arre­glar la ves­ti­men­ta que com­prar una pren­da nue­va.

José Ig­na­cio Tru­ji­llo lle­va 25 años co­mo sastre. Le re­cor­tó el rue­do y le co­sió de an­cho y de cin­tu­ra al pantalón de Luis Aya­la. ¿Se lo va a me­dir? Le pre­gun­tó a su clien­te. No, res­pon­dió és­te, con ros­tro de sa­tis­fac­ción. Yo sé que que­dó bien, es­toy con­for­me. To­mó la pren­da, pa­gó y se mar­chó.

El se­ñor Luis pa­gó Bs. 2 mil por el pantalón. Uno nue­vo le ha­bría cos­ta­do por lo me­nos Bs. 20 mil, di­jo el sastre, quien con dis­ci­pli­na y cons­tan­cia se ha ga­na­do el apre­cio de sus clien­tes en la ca­lle “Guz­mán Blan­co” con “Mon­tes de Oca”. Dis­ci­pli­na y cons­tan­cia son su se­cre­to. “Sal­vo las pren­das, por ló­gi­ca, la ro­pa es­tá muy ca­ra”, ex­pre­só.

Ali­cia Du­puy lle­va 10 años co­mo pro­fe­sio­nal de la cos­tu­ra. Se gra­duó en la Mi­sión Vuel­van Ca­ras, por dos años. Ac­tual­men­te con­fec­cio­na de to­do: tra­jes de ba­ño, ca­mi­sas, blu­sas, fra­ne­las, pan­ta­lo­nes, ro­pa in­te­rior y ves­ti­dos, pe­ro la clien­te­la más gran­de es la que ne­ce­si­ta arre­glo en ge­ne­ral.

“Aho­ri­ta es­tán man­dan­do a arre­glar has­ta los bó­xer, por­que es­tán muy ca­ros; uno cues­ta Bs.10 mil, yo les co­lo­co pe­da­zos de te­la y que­dan co­mo nue­vos”. En su ex­pe­rien­cia, en es­ta épo­ca la gen­te man­da a co­lo­car cie­rres, re­mien­dos, que por ca­da uno só­lo co­bra Bs. 600. Prefiere aten­der a 20 clien­tes a que só­lo ven­gan 5, y aun­que co­bra eco­nó­mi­co, co­mo di­jo, to­da­vía le gana.

Ali­cia Du­puy es em­pren­de­do­ra, tie­ne en pro­yec­to dic­tar cur­sos pa­ra que la gen­te se ayu­de arre­glan­do ro­pa; ade­más, as­pi­ra mon­tar una mer­ce­ría si el ban­co le otor­ga un cré­di­to, “po­co a po­co se ha­cen las co­sas”.

Car­men Ro­me­ro, con 40 años en la al­ta cos­tu­ra, des­ta­có que tie­ne una clien­te­la gran­de, y aun­que an­tes con­fec­cio­na­ba tra­jes de 15 años, de no­via y de be­bé, aho­ra so- lo re­mien­da la in­du­men­ta­ria, por­que la ro­pa es­tá muy cos­to­sa. Los ma­te­ria­les es­tán in­com­pra­bles, las agu­jas de máquina, que cos­ta­ban Bs.100, subie­ron a Bs.1.000. Ma­yor­men­te, Car­men le di­ce a los clien­tes que lle­ven los cie­rres y el hi­lo pa­ra po­der arre­glar­les su pren­da, que ma­yor­men­te es un pantalón. “Le man­dan a me­ter por­que han adel­ga­za­do”. En la ca­lle Ber­mú­dez Cous­sín en­tre Es­ca­lo­na y An­drés Be­llo, La Can­de­la­ria, to­dos la co­no­cen, sa­ben que el par­cho que le po­ne a la atuen­do de­pen­de del ta­ma­ño.

El sastre José Ig­na­cio Tru­ji­llo, con ta­len­to y pa­cien­cia, lle­va a ca­bo su fae­na dia­ria. Al fren­te de su máquina re­mien­da los pan­ta­lo­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.