La ten­ta­ción to­ta­li­ta­ria

Cró­ni­cas de di­si­den­cia

Notitarde - - Opinión - Do­min­go Al­fon­so Ba­ca­lao da­ba­ca­lao@cantv.net.

La ten­ta­ción to­ta­li­ta­ria está em­pu­jan­do al ré­gi­men al des­co­no­ci­mien­to abier­to de la Car­ta Mag­na. Ca­ren­te de apo­yo po­pu­lar, en­tra en pá­ni­co ante el desafío elec­to­ral que lu­ce inevi­ta­ble. Im­pe­dir el Re­fe­rén­dum Re­vo­ca­to­rio, co­mien­za a des­nu­dar­lo de to­da le­gi­ti­mi­dad de­mo­crá­ti­ca abrién­do­se un gra­ve pa­rén­te­sis ha­cia un go­bierno de fac­to, inacep­ta­ble en es­ta ho­ra de Amé­ri­ca La­ti­na y en el mun­do.

La con­quis­ta de­mo­crá­ti­ca en la re­gión, a pe­sar de to­das sus im­per­fec­cio­nes, ha­ce im­pen­sa­ble una nue­va dic­ta­du­ra mi­li­tar apo­ya­da en el uso ex­clu­si­vo de las ar­mas. La am­bi­ción in­sen­sa­ta de la aven­tu­ra cha­vis­ta puede con­du­cir a Ve­ne­zue­la a una tra­ge­dia de in­men­sas pro­por­cio­nes. La so­cie­dad de­mo­crá­ti­ca en­fren­ta­rá es­ta ame­na­za re­gre­si­va am­pa­ra­da en sus su­ce­si­vos avan­ces de­mo­crá­ti­cos an­te­rio­res a la lle­ga­da de la aven­tu­ra mi­li­tar cha­vis­ta.

Con­ti­nua ace­le­ra­da­men­te la des­truc­ción del país, y el ré­gi­men se afe­rra de­ses­pe­ra­da­men­te a un po­der que so­la­men­te puede ofre­cer des­po­jos, de­sola­ción y amar­gu­ra. El sen­ti­mien­to de re­cha­zo cre­ce abru­ma­do­ra­men­te, y el go­bierno se nie­ga a en­ten­der la ab­so­lu­ta evi­den­cia de un fra­ca­so to­tal ra­di­cal, en­tor­pe­cien­do cons­tan­te­men­te la bús­que­da de la sa­li­da de­mo­crá­ti­ca, cons­ti­tu­cio­nal, pa­cí­fi­ca y elec­to­ral. Ce­rrar la vía del re­vo­ca­to­rio pre­si­den­cial, es se­guir alen­tan­do irres­pon­sa­ble­men­te los ma­les de la re­pú­bli­ca.

La for­ma vio­len­ta co­mo sim­pa­ti­zan­tes del cha­vis­mo pe­ne­tra­ron al re­cin­to par­la­men­ta­rio, da cuen­ta has­ta don­de pue­den lle­gar para man­te­ner­se en el po­der. El irres­pe­to a la Asam­blea Na­cio­nal y a su in­mu­ni­dad puede ser el te­ma de rup­tu­ra de­fi­ni­ti­va en su afán de des­truir­la y cor­tar con la es­truc­tu­ra de­mo­crá­ti­ca del Es­ta­do, rum­bo al mo­de­lo to­ta­li­ta­rio. ¿Lle­ga­re­mos a un fu­ji­mo­ra­zo? Por el mo­men­to, anote­mos que una fa­se dic­ta­to­rial des­pun­ta en su afán de que­dar­se co­mo sea en el dis­fru­te del po­der.

El men­gua­do cha­vis­mo, que se nie­ga a me­dir­se en el re­vo­ca­to­rio, no po­drá con la so­cie­dad pro­gre­sis­ta y de­mo­crá­ti­ca ve­ne­zo­la­na. Su pre­ten­sión an­ti­de­mo­crá­ti­ca de per­pe­tuar­se en el po­der, desafian­do la vo­lun­tad po­pu­lar, la cons­ti­tu­ción y las le­yes, de­mues­tra el des­va­río de su con­duc­ta po­lí­ti­ca. La de­mo­cra­cia y las re­glas del jue­go cons­ti­tu­cio­nal, mar­can los re­qui­si­tos po­lí­ti­cos de nues­tro tiem­po. En es­te sen­ti­do, tie­nen ra­zo­nes de mu­cho pe­so los sec­to­res de­mo­crá­ti­cos cuan­do pien­san en la ac­ti­va­ción de la Car­ta De­mo­crá­ti­ca In­te­ra­me­ri­ca­na ante el cre­cien­te de­te­rio­ro de las li­ber­ta­des y el ám­bi­to cons­ti­tu­cio­nal de la Re­pú­bli­ca.

El ré­gi­men bus­ca ce­rrar to­das las sa­li­das de­mo­crá­ti­cas a la gra­ví­si­ma cri­sis po­lí­ti­ca, so­cial, mo­ral y eco­nó­mi­ca que pa­de­ce­mos y a la ves en­du­re­ce su com­por­ta­mien­to dic­ta­to­rial y re­pre­si­vo, apre­san­do y per­si­guien­do di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos opo­si­to­res sin jus­ti­fi­ca­ción al­gu­na, im­pi­dien­do su sa­li­da al ex­te­rior y au­men­tan­do en con­se­cuen­cia la pues­ta en aler­ta de ins­ti­tu­cio­nes in- te­ra­me­ri­ca­na, apro­ba­da por to­dos los paí­ses de la re­gión cuan­do es­tán en jue­go prin­ci­pios y prac­ti­cas por ellos con­tem­pla­dos.

Con­ti­nua­men­te al mar­gen de la Cons­ti­tu­ción, el go­bierno, en en­ten­di­mien­to con el TSJ, desaca­ta el es­ta­do de de­re­cho. Cuan­do el Es­ta­do se ex­ce­de en sus pro­ce­di­mien­tos y co­mien­za a tran­si­tar un pro­ce­so de per­ver­sión po­lí­ti­ca que da­ña sus obli­ga­cio­nes cons­ti­tu­cio­na­les, el es­ta­do de de­re­cho su­fre un pro­fun­do ries­go que de­be ser re­pa­ra­do opor­tu­na­men­te. El ca­so cu­bano que al­gu­nos pre­ten­den tras­la­dar a Ve­ne­zue­la es irre­pe­ti­ble en la re­gión, pues se tra­ta de un Es­ta­do im­pe­rial y to­ta­li­ta­rio que la so­cie­dad de­mo­crá­ti­ca no acep­ta. Se im­po­ne, pues, la res­ti­tu­ción de la le­ga­li­dad cons­ti­tu­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.