La eco­no­mía se­ño­res

El país que que­re­mos

Notitarde - - Opinión - Mi­guel An­to­nio Pa­rra Gi­mé­nez mi­guel­pa­rra@mi­guel­pa­rra.com @mi­guel­pa­rrag

8.100.000 era el nú­me­ro de ve­ne­zo­la­nos que arro­ja­ban las me­di­cio­nes efec­tua­das lue­go del 1 de Sep­tiem­bre, que acu­di­rían a los cen­tros de vo­ta­ción au­to­ri­za­dos para va­li­dar las ru­bri­cas ne­ce­sa­rias para con­vo­car al Re­fe­rén­dum Re­vo­ca­to­rio del Man­da­to del Pre­si­den­te Ma­du­ro. El Go­bierno Na­cio­nal que co­no­cía es­ta in­for­ma­ción que aquí se­ña­lo pu­so en aler­ta a sus par­ti­da­rios a los fi­nes de ade­lan­tar el jue­go que se ha­bían tra­za­do para evi­tar di­cho RR. Pre­via­men­te a las de­ci­sio­nes de los tri­bu­na­les re­gio­na­les el TSJ ha­bía pro­du­ci­do una sen­ten­cia que se­ña­la­ba que el 20 % de las fir­mas de­bían ser re­co­gi­das por es­ta­do, po­nien­do el jue­go más di­fí­cil aun, pe­ro es­to no se­ría su­fi­cien­te para im­pe­dir que la vo­lun­tad de la gen­te fue­ra ma­ni­fes­ta­da los días 26, 27 y 28, co­mo es­ta­ba pre­vis­to llevarse a ca­bo. El go­bierno co­gió mie­do a es­ta apla­na­do­ra que lo des­nu­da­ría po­pu­lar­men­te ante el mun­do y de­ci­dió ju­gar­se la sus­pen­sión del pro­ce­so.

To­ma­da la de­ci­sión, el go­bierno en su es­tra­te­gia ya ha­bía avan­za­do en la vi­si­ta del Pre­si­den­te Ma­du­ro a la San­ta Se­de, de for­ma tal que la pre­sen­cia de la Igle­sia Ca­tó­li­ca a tra­vés de la in­me­dia­ta pre­sen­cia del Nun­cio Apos­tó­li­co de Ar­gen­ti­na, evi­ta­ra “POR AHO­RA” un en­fren­ta­mien­to que cau­sa­ra la muer­te de un gran nú­me­ro de ve­ne­zo­la­nos y se ge­ne­ra­ra de es­ta for­ma un desen­la­ce fa­tal. El co­men­ta­rio has­ta ayer en las ca­lles de la gen­te de a pie, es uno so­lo, “que pa­se lo que va­ya a pa­sar de una vez, es­to ya no se aguan­ta”. De lo que di­ce la gen­te a un le­van­ta­mien­to po­pu­lar con de­rra­ma­mien­to de san­gre, so­lo bas­ta una con­vo­ca­to­ria a la ca­lle con áni­mos de sa­car al go­bierno y eso sin du­da no se­ría un gol­pe de es­ta­do sino el ejer­ci­cio de la li­bre de­ter­mi­na­ción de un pue­blo ago­bia­do por un ré­gi­men in­fa­me que ha aca­ba­do con la cons­ti­tu­ción na­cio­nal.

El am­bien­te se com­pli­ca, la es­tra­te­gia ini­cial del go­bierno fue enfrentar a la opo­si­ción con la Igle­sia Ca­tó­li­ca, la cual fac­to­res ra­di­ca­les en un prin­ci­pio ca­si caen en él. La pos­tu­ra opo­si­to­ra ad­ver­sa a la in­ter­ven­ción del Va­ti­cano per­mi­ti­ría al go­bierno dar­le fuer­za al ar­gu­men­to de que con la opo­si­ción ve­ne­zo­lano no se puede con­ver­sar, que no es gen­te se­ria, que fue­ron los que pi­die­ron la in­ter­ven­ción del Pa­pa para lue­go des­co­no­cer­lo. El go­bierno jue­ga du­ro y al­gu­nos lí­de­res de la opo­si­ción co­mo que jue­gan ca­rri­tos.

La opo­si­ción tie­ne y de­be de pen­sar muy bien los pa­sos a se­guir en el dia­lo­go plan­tea­do. Has­ta aho­ra so­lo ha ma­ni­fes­ta­do pun­tos de la agen­da que so­lo tie­ne que ver con el pro­ble­ma po­lí­ti­co y no con el pro­ble­ma más gra­ve que vi­ven los ve­ne­zo­la­nos, co­mo es la si­tua­ción eco­nó­mi­ca que nos em­po­bre­ce ca­da día más. A los ve­ne­zo­la­nos de a pie, no es que no le im­por­te el pro­ble­ma que pa­de­cen los pre­sos po­lí­ti­cos ni los exi­lia­dos, pe­ro co­mo de­cía Ra­fael Cal­de­ra “pi­den su pan para co­mer to­dos los días”. Si la MUD so­lo se preo­cu­pa por dis­cu­tir los pro­ble­mas po­lí­ti­cos y no el cam­bio de mo­de­lo eco­nó­mi­co que les per­mi­ta a los ve­ne­zo­la­nos el ejer­ci­cio de la li­ber­tad eco­nó­mi­ca sin nin­gu­na res­tric­ción, no re­sol­ve­re­mos la prin­ci­pal an­gus­tia que pa­de­ce la gen­te en es­te país, co­mo es po­der co­mer to­dos los días. Es el plan­tea­mien­to del asun­to eco­nó­mi­co el que lo­gra­ra que el go­bierno cam­bie o que se cam­bie al go­bierno. Nin­gún otro.

La de­ci­sión de lla­mar a la ca­lle se­rá la úni­ca que po­drá po­ner en vi­lo al go­bierno, por lo que el dia­lo­go de­be de dar­se con la de­bi­da pre­sión que obli­gue a acuer­dos jus­tos y no ter­mi­ne sien­do un co­rrer de arru­gas. La pre­sen­cia del Va­ti­cano a tra­vés de un in­ter­lo­cu­tor vá­li­do para el go­bierno, ha si­do co­mo una suer­te de co­mo­dín lla­ma­do a úl­ti­ma ho­ra para me­diar el jue­go. Con es­to el go­bierno está ga­nan­do tiem­po y eso se de­be de te­ner cla­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.