Los si­ca­rios de la de­mo­cra­cia

Notitarde - - Ciudad - Cha­ri­to Ro­jas Cha­ri­to­ro­jas2010@hot­mail.com Twit­ter: @cha­ri­to­ro­jas

“Si hoy el pue­blo no sa­le a la ca­lle, si es­ta se­ma­na no sa­le a la ca­lle, ten­gan la ple­na se­gu­ri­dad de que nos es­pe­ran al me­nos los mis­mos años de dic­ta­du­ra que ha te­ni­do Cu­ba”. Dra. Blan­ca Ro­sa Már­mol de León, abo­ga­da, ex ma­gis­tra­da del Tri­bu­nal Su­pre­mo de Jus­ti­cia.

El 20 de oc­tu­bre de 2016, el Go­bierno ve­ne­zo­lano de­cla­ró ofi­cial­men­te una dic­ta­du­ra, al ce­rrar la puer­ta de­mo­crá­ti­ca por ex­ce­len­cia, co­mo es la elec­ción po­pu­lar, me­dian­te la cual los ciu­da­da­nos eli­gen sus go­ber­nan­tes… y los re­vo­can tam­bién. Un gru­pe­te de jue­ces pe­na­les, que si son abo­ga­dos de­ben sa­ber de so­bra que no tie­nen com­pe­ten­cia para de­ci­dir en ma­te­ria elec­to­ral, ig­no­ró es­to ante las de­man­das ca­si idén­ti­cas y si­mul­tá­neas que in­tro­du­je­ron go­ber­na­do­res cha­vis­tas, al pa­re­cer con ju­go­sas ra­zo­nes para con­ven­cer­los de co­me­ter ta­ma­ña ile­ga­li­dad.

Y las “rep­to­ras” del CNE en minutos se aco­gie­ron “res­pe­tuo­sa­men­te” a sen­ten­cias que ellas sa­ben nu­las de to­da nu­li­dad, pues juz­ga­ron so­bre ma­te­ria ex­clu­si­va de tri­bu­na­les elec­to­ra­les y es­pe­cí­fi­ca­men­te de la Sa­la Elec­to­ral del TSJ. Lo que pa­re­cie­ra ser un in­ci­den­te ju­di­cial, es mu­cho más que la prue­ba feha­cien­te de que los po­de­res pú­bli­cos, en es­te ca­so, el elec­to­ral y el ju­di­cial fun­cio­nan car­te­li­za­dos con las ne­ce­si­da­des y ór­de­nes del eje­cu­ti­vo, que ha vio­len­ta­do el prin­ci­pio de­mo­crá­ti­co esen­cial de la se­pa­ra­ción de po­de­res.

A quie­nes to­da­vía no en­tien­den qué sig­ni­fi­ca es­to, se los ex­pli­co en for­ma prác­ti­ca: us­ted vi­ve en un país don­de no puede pen­sar dis­tin­to a los je­rar­cas del go­bierno, pues ellos dan ór­de­nes pú­bli­cas y des­ca­ra­das al po­der ju­di­cial, para que le “pon­gan los gan­chos” y lo me­tan en un ca­la­bo­zo has­ta que les de la ga­na. En el pe­río­do de Ma­du­ro ve­ge­tan en nues­tras cár­ce­les más de 100 pre­sos po­lí­ti­cos, sin jui­cio o con jui­cios ama­ña­dos, sin que la jus­ti­cia per­mi­ta la le­gí­ti­ma de­fen­sa o se res­pe­ten los lap­sos pro­ce­sa­les. Sig­ni­fi­ca que su ca­sa puede ser alla­na­da si sos­pe­chan que us­ted ma­ne­ja al­gu­na in­for­ma­ción li­ga­da a la opo­si­ción; sig­ni­fi­ca que el ma­lan­dro que lo atra­có o que ma­tó a al­guien de su fa­mi­lia, go­za de im­pu­ni­dad, por­que a es­te go­bierno le in­tere­sa que us­ted vi­va muer­to de mie­do en­tre las cua­tro pa­re­des de su ca­sa; sig­ni­fi­ca que por más que es­tu­die, tra­ba­je, se des­ta­que en lo que ha­ce, de na­da va­le es­to si no tie­ne un car­net ro­jo y ba­ja el lo­mo ante cual­quier ig­no­ran­te, pe­ro fiel ser­vi­dor del “pro­ce­so”; sig­ni­fi­ca que los ciu­da­da­nos no tie­nen más de­re­chos que los otor­ga­dos por un es­ta­do to­ta­li­ta­rio que di­vi­de a sus go­ber­na­dos en dos cla­ses: los re­vo­lu­cio­na­rios que le si­guen y tie­nen de­re­cho has­ta a de­lin­quir y la de­mos­tra­da ma­yo­ría del país que no apo­ya a un ré­gi­men inep­to, bár­ba­ro e in­ci­vi­li­za­do y por tan­to, es un bur­gués, oli­gar­ca, la­ca­yo del im­pe­rio, es­cuá­li­do, sin de­re­cho ni a vi­vir.

Las pro­fun­das ca­ren­cias de los ve­ne­zo­la­nos no son re­co­no­ci­das por un go­bierno que nie­ga una cri­sis hu­ma­ni­ta­ria que ha lle­va­do a Ve­ne­zue­la a los úl­ti­mos lu­ga­res en cual­quier ran­king mun­dial de se­gu­ri­dad, edu­ca­ción, sa­lud o in­ver­sión. El de­te­rio­ro se ve has­ta en las per­so­nas, que pa­san ham­bre y ne­ce­si­da­des, que mue­ren sin me­di­ci­nas o tra­ta­mien­tos, que co­rren pe­li­gros in­só­li­tos co­mo con­traer pa­lu­dis­mo o dif­te­ria, en­fer­me­da­des que ha­bían si­do erra­di­ca­das ha­ce dé­ca­das. Aquí la gen­te re­za fer­vo­ro­sa­men­te para que no se ac­ci­den­te el ca­rro, para que no le dé una gri­pe, o para que no lo atra­quen en la bu­se­ta.

El ré­gi­men de los pra­nes está ins­ta­la­do a to­do ni­vel, des­de el pro­gra­ma del ma­zo o la al­cal­día de Ca­ra­cas has­ta los barrios más hu­mil­des, los ve­ne­zo­la­nos se ven ame­na­za­dos por gen­te sin pie­dad, que les arre­ba­ta has­ta el sim­ple de­re­cho de vi­vir en paz y no es­cu­cha el cla­mor po­pu­lar de ¿has­ta cuán­do?

La mal­dad to­có te­cho en la pa­cien- cia de los ve­ne­zo­la­nos con la sus­pen­sión del re­fe­ren­do re­vo­ca­to­rio, el pro­ce­so elec­to­ral por el cual te­nían la es­pe­ran­za de sa­lir en for­ma in­cruen­ta de la pe­sa­di­lla ro­ja. La ex­pec­ta­ti­va de que la Asam­blea Na­cio­nal a pun­ta de le­yes pro­tec­to­ras de las li­ber­ta­des lo­gra­ría me­jo­rar las con­di­cio­nes de vi­da, han si­do ex­tin­gui­das bru­tal­men­te por un TSJ su­pra­cons­ti­tu­cio­nal que ha anu­la­do una tras otra, las 30 le­yes y acuer­dos emi­ti­dos por los dipu­tados. 30 de­ci­sio­nes que ca­da uno de los in­te­gran­tes del car­tel de las to­gas pa­ga­rá en su mo­men­to ante una ver­da­de­ra jus­ti­cia.

Des­pués del 20 de oc­tu­bre, la si­tua­ción de in­de­fen­sión ante un ré­gi­men de fac­to se ha acen­tua­do, la res­pues­ta de la AN fue una se­sión ex­traor­di­na­ria don­de se to­ma­ron de­ci­sio­nes para re­gre­sar al or­den cons­ti­tu­cio­nal a las ins­ti­tu­cio­nes. Por eso acor­da­ron es­co­ger, ape­ga­dos a la cons­ti­tu­ción, a los ma­gis­tra­dos del TSJ que fue­ron nom­bra­dos en for­ma irre­gu­lar y sin cum­plir las con­di­cio­nes para ejer­cer tan al­tos car­gos, co­mo lo es­tán de­mos­tran­do; tam­bién ele­gir a nue­vos rec­to­res del CNE, cu­yo tris­te pa­pel de si­ca­rios de la vo­lun­tad po­pu­lar ha sem­bra­do do­lor y frus­tra­ción en las es­pe­ran­zas de to­do un pue­blo.

La AN tam­bién hi­zo un lla­ma­do a la FANB, para que cum­pla con su pa­pel de de­fen­sa de la cons­ti­tu­ción. La res­pues­ta del mi­nis­tro Pa­drino y su man­do mi­li­tar fue re­ma­tar la rue­da de pren­sa don­de ra­ti­fi­ca­ron su leal­tad a Ma­du­ro con la ex­cla­ma­ción –ofen­si­va para el 83% de los ve­ne­zo­la­nos– “¡Chá­vez vi­ve, pa­tria o so­cia­lis­mo, Vi­vi­re­mos y Ven­ce­re­mos!”. Qué pe­na da ver a es­tos si­ca­rios de la ins­ti­tu­cio­na­li­dad de la ex glo­rio­sa Fuer­za Ar­ma­da.

En la se­sión ex­traor­di­na­ria del mar­tes 25, la AN dio luz ver­de a la aper­tu­ra de un jui­cio po­lí­ti­co al pre­si­den­te Ni­co­lás Ma­du­ro, un pro­ce­so di­fe­ren­te al que se le hi­zo a Car­los An­drés Pé­rez, a quien vía con­tra­lo­ría se le es­ta­ble­ció res­pon­sa­bi­li­dad ad­mi­nis­tra­ti­va y fue juz­ga­do fi­nal­men­te por la en­ton­ces Cor­te Su­pre­ma. Sin em­bar­go, el jui­cio po­lí­ti­co de la Asam­blea Na­cio­nal, to­tal­men­te cons- ti­tu­cio­nal, puede con­lle­var la des­ti­tu­ción del fun­cio­na­rio.

El fan­tas­ma del diá­lo­go ha he­cho nue­va­men­te su apa­ri­ción, lo cual no es ma­lo si se lle­va a ca­bo ba­jo con­di­cio­nes y fi­na­li­da­des es­pe­cí­fi­cas. Des­pués de un pri­mer al­bo­ro­to, ya la MUD ex­pli­có que eso no pa­ra­rá la ca­lle y que so­lo dia­lo­ga­rá para li­be­rar pre­sos po­lí­ti­cos, res­ti­tuir la ins­ti­tu­cio­na­li­dad y rea­li­zar el re­vo­ca­to­rio.

Así es­ta­rá la co­sa, que el Pa­pa ac­ce­dió a una en­tre­vis­ta pri­va­da, to­tal­men­te fue­ra de agen­da (por eso no hay fotos y Vi­lle­gui­tas, ro­lo e’ vi­vo, uso las del año 2013), para de­cir­le lo que re­ve­la la no­ta de pren­sa del Va­ti­cano: que de­be “enfrentar con co­ra­je el diá­lo­go sin­ce­ro y cons­truc­ti­vo, para ali­viar el su­fri­mien­to de la gen­te, de los po­bres en pri­mer lu­gar y pro­mo­ver un cli­ma de re­no­va­da cohe­sión so­cial”. Pe­se a que Su San­ti­dad le ha­bló en es­pa­ñol, al pa­re­cer Ma­du­ro no com­pren­dió na­da, por lo que apre­cia­mos en su dis­cur­so al lle­gar. Si­gue em­pe­ña­do en ex­ter­mi­nar la Asam­blea y a los opo­si­to­res. Los si­ca­rios de la de­mo­cra­cia no en­tien­den que la vo­lun­tad del pue­blo es tam­bién la vo­lun­tad de Dios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.