San Die­go, el Ca­ra­bo­bo que que­re­mos

Notitarde - - Naguanagua-La Entrada-San Diego - Ro­sa de Sca­rano @ro­sa­bran­do­ni­sio

Na­da ex­tra­ño vi­nien­do de quie­nes no creen en la de­mo­cra­cia. Los efec­tos de lo no desea­do, re­sul­tan con­tra­rios a la pre­ten­sión de sus au­to­res, iden­ti­fi­ca­dos para la his­to­ria co­mo los su­je­tos que le te­men a la vo­lun­tad po­pu­lar, hu­yen y se en­ca­ra­man en de­ci­sio­nes in­cons­ti­tu­cio­na­les en lu­gar de ac­tuar res­pon­sa­ble­men­te y de­di­car sus es­fuer­zos a con­ju­rar la cri­sis que ya les re­vien­ta en la ca­ra, pro­vo­ca­da sin di­si­mu­lo y agra­va­da por sus eje­cu­to­rias au­to­ri­ta­rias. Le di­cen no al vo­to y con­fir­man la de­rro­ta que tie­nen pin­ta­da en sus ros­tros y que el mun­do per­ci­be con cer­te­za.

De ese vo­to -ar­ma pa­cí­fi­ca­se arro­pa­ron para ani­mar sus can­tos de si­re­na a un pue­blo bueno e ilu­sio­na­do para ins­ta­lar­se en el po­der. Aho­ra le di­cen no al res­pe­to a la Cons­ti­tu­ción a la que han pi­so­tea­do y arras­tra­do sin ce­sar. Se con­fie­san cul­pa­bles y no hay ne­ce­si­dad de arri­bar prue­bas por­que to­do se de­ri­va con me­ri­dia­na cla­ri­dad de los re­sul­ta­dos de ta­les ac­cio­nes. Más ham­bre, in­se­gu­ri­dad, des­ca­pi­ta­li­za­ción de la “ga­lli­na de los hue­vos de dó­la­res”, irres­pe­to a los De­re­chos Hu­ma­nos, cam­pan­te co­rrup­ción que arri­ma enor­mes ri­que­zas en pa­raí­sos fis­ca­les de par­te de go­ber­nan­tes y cóm­pli­ces, des­truc­ción del apa­ra­to pro­duc­ti­vo na­cio­nal, per­se­cu­ción po­lí­ti­ca, cri­sis hu­ma­ni­ta­ria que asom­bra al mun­do, con­de­na in­ter­na­cio­nal; to­do es es­ta siem­bra abo­na­da con odios y di­vi­sión so­cial con pér­di­da de va­lo­res y frac­tu­ra de las fa­mi­lias. Es lla­ga que no puede es­con­der­se; ollas ras­pa­das al in­fi­ni­to, el no que­rer a Ve­ne­zue­la ni a su gen­te, in­clu­si­ve a la mis­ma que quie­ren so­me­ter con bol­sas de co­mi­da y pro­me­sas que no pue­den cum­plir, por­que se les ago­tó el tiem­po e hi­cie­ron fies­ta de los re­cur­sos del país.

To­do lo so­bre­ve­ni­do por ac­ción y omi­sión de quie­nes no creen en la li­ber­tad y la paz, la re­con­ci­lia­ción y el de­seo de las ma­yo­rías de al­can­zar un cam­bio en las lí­neas po­lí­ti­cas y eco­nó­mi­cas con­du­cen­te a una ma­yor y dis­fru­ta­da vi­da en co­mún, con res­pe­to al pen­sa­mien­to de ca­da quien, es­ta­ba es­cri­to en el ma­nual pro­ce­den­te de otro país, que nos quie­re ver en la rui­na. Pe­ro se equi­vo­can los que man­dan y los man­da­dos, en ca­da co­ra­zón ve­ne­zo­lano hay bri­llo de es­pe­ran­za y só­li­da fe.

Se re­pi­te en SAN DIE­GO, DON­DE SE CONSTRUYE EL CA­RA­BO­BO Y LA VE­NE­ZUE­LA QUE TO­DOS QUE­RE­MOS Y QUE PRON­TO, UNI­DOS Y CON SCA­RANO, LO LOGRAREMOS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.