El ham­bre y los ne­go­cios

Notitarde - - Ciudad - Vi­cen­te Lo­zano

En el país hay ham­bre, bas­ta ver mu­chas per­so­nas cer­ca­nas co­mo han per­di­do pe­so. Eso se po­dría in­ter­pre­tar co­mo una ima­gen de sa­lud, to­dos sa­be­mos que la gor­du­ra o ex­ce­so de pe­so es da­ñino, pe­ro es el ca­so que esa pér­di­da de pe­so es re­sul­ta­do de una de­fi­cien­te ali­men­ta­ción que ca­da día es más gra­ve. Ese es­ta­do de sa­lud ge­ne­ra una fra­gi­li­dad para re­sis­tir a los vi­rus y bac­te­rias, dan­do pa­so a las en­fer­me­da­des que afec­tan hoy mis­mo a mi­llo­nes de ve­ne­zo­la­nos. Ese es­ce­na­rio que ve­mos en los Cen­tros Am­bu­la­to­rios, Hos­pi­ta­les y Clí­ni­cas a to­do lo lar­go del país, con in­men­sas co­las de ma­dres con ni­ños en sus bra­zos o adul­tos es­pe­ran­do por la me­di­ci­na que ali­vie sus ma­les, se de­be en gran me­di­da a la ma­la nu­tri­ción que hoy su­fre la po­bla­ción ve­ne­zo­la­na. El ham­bre vie­ne por la des­gra­cia de la des­truc­ción de la agri­cul­tu­ra y ga­na­de­ría del país. Des­de sus co­mien­zos el go­bierno ex­pro­pió tie­rras pro­duc­ti­vas y a em­pre­sas pro­ce­sa­do­res, en­tre­gán­do­las a ma­nos inex­per­tas, en ne­go­cios os­cu­ros con di­ne­ros pú­bli­cos. Allí es­tán los re­sul­ta­dos, no hay co­mi­da y una gran par­te de la po­bla­ción se ali­men­ta mal, se en­fer­ma y de­ja el trabajo. Esa es la ima­gen que se ve y la que, co­mo ve­ne­zo­la­nos, nos sen­ti­mos mal, por el mal­tra­to con el pue­blo. Y al­go peor, se ge­ne­ró una des­co­mu­nal co­rrup­ción con las im­por­ta­cio­nes de ali­men­tos, las plan­tas pro­ce­sa­do­ras ce­rra­das o en ma­las con­di­cio­nes, com­pra­das con so­bre­pre­cios en me­dio de una gran co­rrup­ción. Eso no ha si­do la tan ca­carea­da gue­rra eco­nó­mi­ca. Eso es co­rrup­ción. Só­lo tran­si­tar por las ca­rre­te­ras y au­to­pis­tas se puede ver el aban­dono de tie­rras que an­tes es­ta­ban en pro­duc­ción. Aho­ra no te­ne­mos di­vi­sas, no hay su­fi­cien­tes dó­la­res, es­ta­mos co­mo país po­bre pi­dien­do prés­ta­mos en con­di­cio­nes inacep­ta­bles, pe­ro el de­ses­pe­ro es gran­de. La co­rrup­ción nos tra­jo ham­bre, en­fer­me­da­des y pro­fun­dos ma­les en la fa­mi­lia ve­ne­zo­la­na. El año pró­xi­mo no ten­dre­mos di­ne­ro, el pue­blo se­rá la víc­ti­ma, to­dos, me­nos la gen­te del go­bierno, allí hay co­mi­da y me­di­ci­nas. Es­toy se­gu­ro que San Ni­co­lás no ven­drá con su bol­sa lle­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.