El pun­to de vis­ta de un miem­bro de AA

Notitarde - - Ciudad - Cecilia (*) Hoy no be­bo, hoy soy li­bre *Ex­trac­to del fo­lle­to EL PUN­TO DE VIS­TA DE UN MIEM­BRO DE A.A. So­bre la co­mu­ni­dad Telf: 0414-4294258, 04244613473

En una reunión de A.A. nun­ca soy cons­cien­te de que es­toy sen­ta­do al la­do de otro hom­bre blan­co, otro ca­tó­li­co, otro ame­ri­cano, o un fran­cés, un ale­mán, un mu­sul­mán, un hin­dú, un hom­bre ne­gro o ro­jo. Soy úni­ca­men­te cons­cien­te de que es­toy sen­ta­do al la­do de otro al­cohó­li­co. Y me pa­re­ce de al­ta sig­ni­fi­ca­ción que es­te sen­ti­mien­to de hu­ma­ni­dad co­mún lo he lo­gra­do a cos­ta de mu­cho do­lor y su­fri­mien­to. En las igle­sias de mu­chos de no­so­tros, se lee esa par­te del evan­ge­lio de San Ma­teo que cuen­ta có­mo Juan Bau­tis­ta, con­su­mién­do­se en pri­sión, al oír de las obras de Je­sús, en­vió a dos de sus dis­cí­pu­los a pre­gun­tar­le: “¿Eres tú el que ha de ve­nir, o de­be­mos es­pe­rar a otro?” Y Cris­to hi­zo lo que a me­nu­do ha­cía. No les dio una res­pues­ta di­rec­ta, por­que que­ría que Juan de­ci­die­ra por sí mis­mo. Y en­ton­ces les di­jo a los dis­cí­pu­los: “Vuel­van a Juan y dí­gan­le lo que han oí­do y lo que han vis­to: los cie­gos ven; los co­jos ca­mi­nan; los le­pro­sos es­tán lim­pios; los sor­dos oyen; los muer­tos se le­van­tan y a los po­bres se les pre­di­ca el evan­ge­lio”. Es­tu­dian­do el ca­te­cis­mo, me en­se­ña­ron que los “po­bres” no eran úni­ca­men­te los po­bres en el sen­ti­do ma­te­rial, sino tam­bién los “po­bres de es­pí­ri­tu”, que sen­tían una ar­dien­te ham­bre y sed in­ter­nas; y que la pa­la­bra “evan­ge­lio” sig­ni­fi­ca­ba li­te­ral­men­te la “bue­na nue­va”.

Ha­ce 16 años, cua­tro hom­bres, mi je­fe, mi mé­di­co, mi pas­tor y el úni­co ami­go que me que­da­ba —tra­ba­jan­do con­jun­ta­men­te— se las arre­gla­ron pa­ra di­ri­gir­me a A.A.

Es­ta no­che, si me hi­cie­ran la pre­gun­ta: “Di­nos, ¿qué es lo que has en­con­tra­do?”, les di­ría:

“No pue­do de­cir­les sino lo que he oí­do y vis­to: Pa­re­ce que en reali­dad los cie­gos ven, los co­jos ca­mi­nan, los le­pro­sos es­tán lim­pios, los sor­dos oyen, los muer­tos se le­van­tan y un sin­nú­me­ro de ve­ces, en me­dio del día más largo o de la no­che más os­cu­ra, a los po­bres de es­pí­ri­tu se les di­ce la bue­na nue­va”. Que Dios quie­ra que sea siem­pre así.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.