Mar­cha opo­si­to­ra cul­mi­nó en vio­len­cia

Notitarde - - Sucesos -

Va­len­cia, oc­tu­bre 26 (Ri­car­do Marín).- Desde el ini­cio de la mar­cha opo­si­to­ra con­vo­ca­da ayer en Va­len­cia, va­rios gru­pos de ma­ni­fes­tan­tes ex­pre­sa­ron en las pri­me­ras ho­ras de la jor­na­da que no se­gui­rían la ru­ta per­mi­sa­da, que se­gún las ins­truc­cio­nes de la di­ri­gen­cia de la Me­sa de la Uni­dad De­mo­crá­ti­ca, iba desde la Ce­de­ño has­ta el Shop­ping Cen­ter de Va­len­cia. “Me voy pa´ la au­to­pis­ta”, gri­ta­ban a co­ro los ca­mi­nan­tes eu­fó­ri­cos. La MUD no pu­do con­te­ner el van­da­lis­mo que reinó va­rias ho­ras des­pués.

El des­vío de la mar­cha ocu­rrió en ple­na ca­lle 137 de la ave­ni­da Bo­lí­var, cuan­do la ma­yo­ría de los mar­chis­tas gri­ta­ban su in­con­for­mi­dad con los lí­de­res de la opo­si­ción y en un ac­to de re­bel­día se des­via­ron en des­ban­da­da has­ta el dis­tri­bui­dor El Tri­gal, don­de se em­pe­za­ron a con­cen­trar quie­nes op­ta­ron por el li­de­raz­go re­bel­de y aban­do­na­ron a la al­tu­ra de El Ti­je­ra­zo a los di­ri­gen­tes de los par­ti­dos, que pa­ra esos mo­men­tos ya ha­bían de­ja­do cla­ro que su man­do y res­pon­sa­bi­li­dad se que­da­ba en la ru­ta ini­cial.

Ho­ras más tarde, los ma­ni­fes­tan­tes ha­bían tran­ca­do ca­si la to­ta­li­dad del trán­si­to vehi­cu­lar de la Au­to­pis­ta del Es­te, pa­ra lue­go di­ri­gir­se ha­cia el dis­tri­bui­dor San Blas, don­de de­ja­ron a su pa­so es­com­bros, pie­dras y cau­chos, mien­tras otro gru­po de van­guar­dia se di­ri­gió a ce­rrar el tra­mo que co­nec­ta la Au­to­pis­ta del Sur, con la Au­to­pis­ta Re­gio­nal del Cen­tro (ARC).

Lue­go del cie­rre de la au­to­pis­ta que co­nec­ta las vías en la que tran­si­tan los vehícu­los que vienen del in­te­rior, y don­de se to­ma la úni­ca ru­ta pa­ra via­jar ha­cia el cen­tro del país (Ma­ra­cay y Ca­ra­cas), un gru­po de en­ca­pu­cha­dos de­ci­dió en­cen­der cau­chos en la Au­to­pis­ta del Sur, lo que ter­mi­nó de co­lap­sar el trá­fi­co y au­men­tar el ner­vio­sis­mo de los con­duc­to­res.

Esa ac­ción co­man­do de un gru­po pe­que­ño de “fa­ci­ne­ro­sos” fue re­cha­za­da por ca­si la ma­yo­ría de los ma­ni­fes­tan­tes, quie­nes ale­ga- ban que ese ti­po de ac­cio­nes so­lo be­ne­fi­cia­rían al sec­tor ofi­cial.

Otro gru­po, pe­ro sin ca­pu­chas, de­ci­dió tam­bién tran­car el trá­fi­co de vehícu­los que se di­ri­gían desde la ave­ni­da La­ra ha­cia la Au­to­pis­ta Re­gio­nal del Cen­tro, con el ar­gu­men­to de estar en re­be­lión con­tra el go­bierno na­cio­nal.

Fa­ci­ne­ro­sos en­fren­ta­ron a cuer­pos de se­gu­ri­dad

Lue­go del cie­rre de la im­por­tan­te vía, una co­mi­sión de la Po­li­cía de Ca- ra­bo­bo, com­pues­ta de dos pa­tru­llas, se di­ri­gió al lu­gar don­de fue re­ci­bi­da a pie­dras por los ma­ni­fes­tan­tes, por lo que tu­vie­ron que des­alo­jar la zo­na.

Pa­ra­le­la­men­te, en la Urb. Pal­ma Real de Ma­ñon­go, una co­mi­sión de or­den pú­bli­co fue a des­pe­jar la vía de es­com­bros y ma­te­rial in­cen­dia­do, pe­ro és­ta en­con­tró re­sis­ten­cia en los ma­ni­fes­tan­tes que res­pon­die­ron con pie­dras y de­más ob­je­tos.

En el lu­gar se re­gis­tró un en­fren­ta­mien­to de ma­yor fuerza, es­pe­cial- men­te por­que Pal­ma Real es un si­tio sim­bó­li­co pa­ra los desadap­ta­dos, pues en la épo­ca de “la gua­rim­ba” , era un lu­gar de­di­ca­do a ese ti­po de van­da­lis­mo po­lí­ti­co.

La MUD, di­ri­gi­da por Car­los San­ta­fé, se des­lin­dó de cual­quier ti­po de ac­to que no es­té ava­la­do por la coa­li­ción opo­si­to­ra. In­clu­so, mi­nu­tos an­tes del arran­que de la mar­cha, en la ave­ni­da Ce­de­ño, ad­vir­tió que no ava­la­ba ac­tos vio­len­tos de nin­gún ti­po, ni de mo­vi­li­za­cio­nes pa­ra­le­las a la con­vo­ca­da.

Sin em­bar­go, los re­bel­des ma­ni­fes­ta­ron estar in­con­for­mes con la ges­tión po­lí­ti­ca de la MUD, por lo que de­ci­die­ron ac­tuar in­de­pen­dien­te­men­te. “No so­mos bo­rre­gos, nos usan so­lo pa­ra ha­cer bul­to”.

La cri­sis de li­de­raz­go que atra­vie­sa la MUD, se vie­ne evi­den­cian­do desde las jor­na­das del 1 de sep­tiem­bre, cuan­do una frac­ción crí­ti­ca de la opo­si­ción, em­pe­zó a cues­tio­nar el li­de­raz­go ac­tual, por no estar a la al­tu­ra de las as­pi­ra­cio­nes po­pu­la­res.

Los ma­ni­fes­tan­tes tran­ca­ron ca­si la to­ta­li­dad del trán­si­to vehi­cu­lar de la Au­to­pis­ta del Es­te, pa­ra lue­go di­ri­gir­se ha­cia el dis­tri­bui­dor San Blas.

En la Urb. Pal­ma Real de Ma­ñon­go, fun­cio­na­rios fue­ron ata­ca­dos con pie­dras y de­más ob­je­tos cuan­do in­ten­ta­ban des­pe­jar la vía de es­com­bros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.