Rei­nal­do Del Pret­te: Las mar­chas de­ben trans­cu­rrir por los ca­na­les pa­cí­fi­cos

Ar­zo­bis­po de Va­len­cia

Notitarde - - Ciudad -

Va­len­cia, oc­tu­bre 27 (Mar­le­ne Pi­ña Acos­ta).- El ar­zo­bis­po de Va­len­cia, Rei­nal­do Del Pret­te Lis­sot, ra­ti­fi­có que su lla­ma­do es a que las mar­chas en el país trans­cu­rran co­mo to­da pro­tes­ta ciu­da­da­na, por los ca­na­les pa­cí­fi­cos, por­que en un país de­mo­crá­ti­co de­be ser siem­pre así.

Mon­se­ñor Del Pret­te ci­tó co­mo ejem­plo que in­ter­na­cio­nal­men­te cuan­do se abren los dia­rios se leen no­ti­cias de cuán­tas pro­tes­tas se rea­li­zan por dis­tin­tos mo­ti­vos en el mun­do en­te­ro.

“Es un re­cur­so que tie­ne la per­so­na pa­ra ma­ni­fes­tar su des­con­ten­to por me­di­das de cual­quier ti­po y en cual­quier gé­ne­ro, pe­ro siem­pre la pro­tes­ta tie­ne que te­ner un ca­nal co­mo es la par­te pa­cí­fi­ca”, des­ta­có el pre­la­do ca­ra­bo­be­ño.

Siem­pre hay ele­men­tos que bus­can per­tur­bar

Mon­se­ñor se re­fi­rió a las úl­ti­mas mo­vi­li­za­cio­nes en el ca­so de Venezuela. “La gran ma­yo­ría de las pro­tes­tas, ocu­rri­das en las úl­ti­mas fe­chas, por lo ge­ne­ral, han si- do bas­tan­tes pa­cí­fi­cas, aun­que siem­pre hay ele­men­tos que se cue­lan que bus­can per­tur­bar, lo que ori­gi­na una con­fron­ta­ción de par­te y par­te co­mo lo he­mos vis­to. Es­ta si­tua­ción se le es­ca­pa a cual­quier lí­der po­lí­ti­co, y la­men­ta­ble­men­te las tur­bas no se pue­den con­tro­lar”.

“En las mar­chas del jue­ves en Ca­ra­bo­bo no hu­bo he­ri­dos, las fuer­zas pú­bli­cas se man­tu­vie­ron a dis­tan­cia, con la pru­den­cia ne­ce­sa­ria, a pe­sar de que hu­bo una tranca en la au­to­pis­ta, que­ma de cau­chos y co­lo­ca­ción de es­com­bros en va­rios pun­tos de es­ta vía. No ocu­rrió así en otras ciu­da­des, don­de hu­bo he­ri­dos. Al pa­dre Pal­mar lo gol­pea­ron, se­gún vi por el Twit­ter”.

El Ar­zo­bis­po con­si­de­ró que con la sus­pen­sión de la re­co­lec­ción de fir­mas pa­ra ac­ti­var el re­vo­ca­to­rio pre­si­den­cial se tran­có el se­rru­cho in­jus­ti­fi­ca­da­men­te, y exa­cer­bó la adre­na­li­na, por­que el Po­der Elec­to­ral, que es el úni­co au­to­ri­za­do, ya te­nía to­do en re­gla pa­ra ini­ciar es­te pro­ce­so con la fi­ja­ción de las fe­chas.

Con­sul­ta­do so­bre sus ex­pec­ta­ti­vas por la ins­ta­la­ción de una me­sa de diá­lo­go pa­ra es­te domingo, con la in­cor­po­ra­ción de un re­pre­sen­tan­te del Va­ti­cano, mon­se­ñor es­pe­ra que se pue­da lle­gar a un en­ten­di­mien­to pa­ra lo cual es fun­da­men­tal que exis­ta su­fi­cien­te aper­tu­ra y fle­xi­bi­li­dad en re­co­no­cer los ar­gu­men­tos que sur­jan so­bre lo que se de­be ha­cer.

“Hay que te­ner to­da la pre­dis­po­si­ción pa­ra que un diá­lo­go pue­da lle­gar real­men­te a al­go tan­gi­ble”.

“To­dos es­ta­mos oran­do pa­ra que real­men­te las men­tes y los co­ra­zo­nes de los que es­tán im­pli­ca­dos en la me­sa de diá­lo­go, tan­to en el Go­bierno co­mo en la opo­si­ción, an­te la si­tua­ción de cri­sis se­ve­ra que es­ta­mos vi­vien­do, bus­quen un de­sen­vol­vi­mien­to por un ca­nal de paz y tran­qui­li­dad, pe­ro ello exi­ge real­men­te de am­bas par­tes una con­ver­sión, pa­ra ha­cer que las co­sas mar­chen ver­da­de­ra­men­te por ese ca­mino de paz”, re­cal­có.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.