Ro­sa Morillo 80 años de­di­ca­da a can­tar en el co­ro de la igle­sia de Belén

Notitarde - - Carlos Arvelo -

Belén, oc­tu­bre 27 (Yoha­na Guz­mán Blan­co).- Des­de los nue­ve años la se­ño­ra Ro­sa Morillo se de­di­có a can­tar en el co­ro de la igle­sia de su pa­rro­quia Belén, en el mu­ni­ci­pio Car­los Ar­ve­lo, pues con el ta­len­to mu­si­cal que he­re­dó de su pa­dre, jun­to al don de apren­der a to­car va­rios ins­tru­men­tos, le fa­ci­li­ta­ron la re­cep­ción en el gru­po que ad­mi­ra­ba des­de muy ni­ña.

“Yo iba a la igle­sia a es­cu­char el so­ni­do de los ins­tru­men­tos, eso me lla­ma­ba mu­cho la aten­ción, me emo­cio­na­ba y siem­pre qui­se ser par­te de ese equi­po. Has­ta que una tía es­ta­ba ha­blan­do con el pa­dre Sal­va­dor Mar­tí, quien se acer­có a la co­mu­ni­dad a in­vi­tar­nos a acu­dir a la igle­sia y cuan­do me vio y me pre­gun­tó: ¿qué có­mo es­ta­ba? Le di­je que bien y apro­ve­ché la opor­tu­ni­dad de co­men­tar­le que me gus­ta­ría es­tar en el co­ro, a lo que él res­pon­dió: va­ya por la ca­sa pa­rro­quial”. De ahí en ade­lan­te -la en­ton­ces ni­ña- fe­liz y emo­cio­na­da por la in­vi­ta­ción de apren­der mú­si­ca, se en­fo­có en ca­da cla­se que le im­par­tían en la igle­sia.

Na­rró que el pa­dre le en­se­ñó de mú­si­ca con una guía y al ir a la mi­tad del li­bro, la ex­hor­tó a rea­li­zar una eva­lua­ción y can­tar en pú­bli­co.

A lo cual ella se ne­ga­ba por pe­na. Pe­ro lue­go ac­ce­dió y en­to­nó al­gu­nas no­tas mu­si­ca­les que de­ja­ron ató­ni­tos a los pre­sen­tes, pe­ro que ella du­dó que ha­ya si­do una bue­na pre­sen­ta­ción, por lo que co­mo siem­pre in­ves­ti­ga­ba, co­mo es­tu­vo; a lo que el ins­truc­tor siem­pre res­pon­día ex­ce­len­te.

Des­de ahí y por unos 80 años, Ro­sa se de­di­có a can­tar en la pa­rro­quia, de­lei­tan­do a to­dos los que la es­cu­cha­ban, con lo que lo­gró la ad­mi­ra­ción de la co­mu­ni­dad que le otor­gó un re­co­no­ci­mien­to por su en­tre­ga a co­la­bo­rar siem­pre en la igle­sia.

“Yo to­do el tiem­po me dis­pu­se a ayu­dar en la ca­sa de Dios, los pá­rro­cos que pres­ta­ron ser­vi­cio en la pa­rro­quia siem­pre de­cían que yo una o dos ve­ces má­xi­mo fue lo que fal­té a una mi­sa o a al­gu­na ac­ti­vi­dad ecle­siás­ti­ca”, co­men­tó.

De­lei­tan­do con su voz

La se­ño­ra Ro­sa con­tó que en­tre las anéc­do­tas más re­cien­tes que más re­cuer­da, ha si­do el día que fue in­vi­ta­da a una bo­da pa­ra can­tar du­ran­te la ce­re­mo­nia. Y de­ta­lló que co­mo siem­pre in­se­gu­ra de su ta­len­to es­ta­ba preo­cu­pa­da de que los asis­ten­tes no les gus­ta­ra su pre­sen­ta­ción.

Pe­ro llegó el mo­men­to y con mu­cho ner­vio­sis­mo can­tó co­mo siem­pre lo ha he­cho, lo cual de­lei­tó a los asis­ten­tes, quie­nes con­fir­ma­ron su apro­ba­ción con sus aplau­sos.

Ta­len­to in­na­to

Asi­mis­mo, ex­pli­có que siem­pre con su in­quie­tud por la mú­si­ca, fo­men­tó su ta­len­to in­na­to por los ins­tru­men­tos y re­ve­ló ha­ber apren­di­do so­la a to­car, cua­tro, gui­ta­rra, acor­deón, ade­más de la flau­ta y que su amor por la cul­tu­ra es he­re­di­ta­rio, ya que aho­ra se los tras­mi­tió a su hi­jo Or­lan­do Mo­reno, quien es pro­fe­sor de mú­si­ca en la ca­sa de la Cul­tu­ra de Güi­güe, lo cual la enor­gu­lle­ce, ya que sa­be que el ar­te se­rá fo­men­ta­do por mu­chos años más en su lo­ca­li­dad.

Ro­sa Morillo he­re­dó el amor por la mú­si­ca de su pa­dre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.