Dic­ta­do­res ci­vi­les

Notitarde - - Opinion - Pe­ter Al­bers pe­ter­kal­bers@yahoo.com @pe­ter­kal­bers

Ya cuan­do, en tono de por­dio­se­ro, le men­di­ga­ba a la Asam­blea “un mi­llar­di­to, por el amor de Dios” o al­go así, pe­ro que so­na­ba co­mo una or­den, co­men­zó a mos­trar su ta­lan­te dic­ta­to­rial. Pe­ro cuan­do, vo­ci­fe­ran­te, le or­de­nó 30 años de cár­cel pa­ra la juez Af­fiu­ni a un po­der ju­di­cial su­pues­ta­men­te au­tó­no­mo, se des­cu­brió co­mo un dic­ta­dor del siglo 21. Re­fren­da­ría lue­go con los “ex­pró­pie­se” que iba vo­mi­tan­do, ba­jo los aplau­sos de sus ras­tre­ros acó­li­tos, mien­tras se pa­sea­ba por los al­re­de­do­res de la Pla­za Bo­lí­var de Ca­ra­cas.

Los ve­ne­zo­la­nos es­tá­ba­mos acos­tum­bra­dos a las dic­ta­du­ras mi­li­ta­res. Sin me­ter­nos en el siglo 19, bas­ta con men­cio­nar a Gó­mez, a Pé­rez Ji­mé­nez y a Chá­vez; pe­ro nun­ca ha­bía­mos te­ni­do uno ci­vil. Es cier­to que du­ran­te la dic­ta­du­ra de Gó­mez ha­bía­mos te­ni­do un “pre­si­den­te” que “El Benemérito” co­lo­có co­mo tí­te­re, pa­ra ha­cer ver su su­pues­to ape­go a una cons­ti­tu­ción he­cha a su me­di­da: Juan Bau­tis­ta Pé­rez, abo­ga­do y ma­gis­tra­do, quien fue Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca en­tre 1929 y 1931. De tal si­tua­ción, la chis­pa po­pu­lar crio­lla de­cía: “Aquí vi­ve el pre­si­den­te; y el que man­da vi­ve en fren­te”. Ig­no­ro si Gó­mez y Pé­rez eran ve­ci­nos, en Ca­ra­cas o en Ma­ra­cay, ca­lle de por me­dio. Pe­ro no ha­bien­do si­do Pé­rez real­men­te un pre­si­den­te con au­to­ri­dad pro­pia, po­de­mos de­cir que nues­tros dic­ta­do­res han si­do siem­pre mi­li­ta­res, así co­mo en el res­to de nues­tro con­ti­nen­te.

Ci­te­mos co­mo ex­cep­ción a Al­ber­to Fu­ji­mo­ri de Pe­rú, in­ge­nie­ro agró­no­mo. Fu­ji­mo­ri era pe­ruano, hi­jo de in­mi­gran­tes ja­po­ne­ses, y du­ran­te su man­da­to se sos­pe­chó su do­ble na­cio­na­li­dad, por lo cual su bio­gra­fía lo des­cri­be co­mo pe­ruano y ja­po­nés. De­bió re­nun­ciar a la pre­si­den­cia de Pe­rú tras va­rios pe­río­dos pa­ra los cua­les era elec­to con am­plia ma­yo­ría, de­bi­do a la es­can­da­lo­sa co­rrup­ción que in­fes­tó a su go­bierno. Su hom­bre de con­fian­za y ase­sor prin­ci­pal, Vla­di­mi­ro Mon­te­si­nos, fue cap­ta­do en un vi­deo don­de en­tre­ga­ba una grue­sa su­ma de di­ne­ro a un dipu­tado.

Nu­me­ro­sas pre­sio­nes se ejer­cie­ron so­bre Fu­ji­mo­ri has­ta pro­vo­car su re­nun­cia a la Pre­si­den­cia de Pe­rú y su pos­te­rior exi­lio en su otra pa­tria, Ja­pón. Du­ran­te un sor­pre­si­vo re­gre­so, el ex­pre­si­den­te pe­ruano fue de­te­ni­do en Chi­le y lle­va­do a Li­ma, don­de fue juz­ga­do y en­car­ce­la­do. No te­nien­do un ejér­ci­to que apo­ya­ra sus abu­sos, Al­ber­to Fu­ji­mo­ri tu­vo al me­nos la de­cen­cia de re­nun­ciar a su car­go en vis­ta de las gra­ves acu­sa­cio­nes en su con­tra, sin bus­car inú­ti­les diá­lo­gos que le die­ran un sal­vo­con­duc­to pa­ra pre­ser­var su mal ha­bi­da for­tu­na.

En su ta­lan­te dic­ta­to­rial, el su­ce­sor de Chá­vez no se que­dó atrás. Aún más, lo ha su­pe­ra­do con cre­ces. Co­mo Fu­ji­mo­ri, se tie­ne el con­ven­ci­mien­to de que es, no ja­po­nés, sino co­lom­biano, y so­bre su en­torno abun­dan las acu­sa­cio­nes de co­rrup­ción, trá­fi­co de dro­gas, vio­la­cio­nes a los de­re­chos humanos y, a di­fe­ren­cia del Pe­rú de Fu­ji­mo­ri, prós­pe­ro y con una eco­no­mía fuer­te, se ca­rac­te­ri­za el go­bierno de Maduro por ha­ber lle­va­do al país a la rui­na, en­tre otras co­sas, me­dian­te la con­ti­nua­da ex­trac­ción, no de pe­tró­leo, sino de los fon­dos de PDVSA, que aho­ra se en­cuen­tra a pun­to de que­brar, e in­ca­paz de pa­gar in­men­sas deu­das.

Con un des­ver­gon­za­do y re­pu­dia­ble apo­yo de la cú­pu­la mi­li­tar, tal vez Maduro no ten­drá la de­cen­cia que tu­vo Fu­ji­mo­ri al re­nun­ciar, y tra­ta­rá de con­ti­nuar des­tru­yen­do al país “co­mo sea”. Oja­lá sea el úl­ti­mo dic­ta­dor ci­vil que ten­ga Venezuela en to­da su tris­te his­to­ria de dic­ta­du­ras, la ma­yo­ría am­pa­ra­das por un ejér­ci­to cóm­pli­ce y por le­yes he­chas a su me­di­da pa­ra apo­yar su dis­fru­te de las ri­que­zas del país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.