Im­pu­ni­dad

Notitarde - - Ciudad - Max Ma­cias

El Pa­dre de la Pa­tria Si­món Bo­lí­var ex­pre­so: “La im­pu­ni­dad de los de­li­tos ha­ce que es­tos se co­me­tan con más fre­cuen­cia, y al fin lle­ga el ca­so de que el cas­ti­go no bas­ta pa­ra re­pri­mir­lo” ¿Qué es la im­pu­ni­dad? El con­se­cuen­te ami­go de es­ta co­lum­na “El Dic­cio­na­rio En­ci­clo­pé­di­co de De­re­cho Usual” del Dr. Gui­ller­mo Ca­ba­ne­llas nos de­fi­ne el tér­mino de la si­guien­te ma­ne­ra: “Es­ta­do por el cual que­da un de­li­to o fal­ta sin cas­ti­go, que por ley le co­rres­pon­de”.

La so­cie­dad ve­ne­zo­la­na ha ex­pe­ri­men­ta­do un in­cre­men­to alar­man­te del ín­di­ce de cri­mi­na­li­dad, sien­do los de­li­tos de ma­yor re­in­ci­den­cia el ro­bo, hur­to, el ho­mi­ci­dio y el se­cues­tro en sus di­fe­ren­tes ma­ni­fes­ta­cio­nes. El fac­tor de­ter­mi­nan­te que ha ace­le­ra­do es­tos ni­ve­les es la im­pu­ni­dad, en­ten­di­da co­mo la fal­ta de san­ción o cas­ti­go en con­tra de una per­so­na que ha per­pe­tra­do un de­li­to.

En Venezuela prin­ci­pal­men­te se ori­gi­na por la cri­sis de ins­ti­tu­cio­na­li­dad en la cual se en­cuen­tran los di­fe­ren­tes ór­ga­nos que in­te­gran la ad­mi­nis­tra­ción de jus­ti­cia pe­nal. Los or­ga­nis­mos po­li­cia­les son fuen­te de ile­ga­li­da­des por cuan­to no rea­li­zan su tra­ba­jo in­ves­ti­ga­ti­vo con es­me­ro. Mu­chas ve­ces se de­ja que evi- den­cias con­tun­den­tes pa­ra pro­bar el de­li­to se pier­dan, al­gu­nas con in­ten­sión, lo que aca­rrea que el de­lin­cuen­te no pue­da ser impu­tado.

Los Tri­bu­na­les pe­na­les en sus di­ver­sas fun­cio­nes no im­po­nen san­cio­nes se­ve­ras, aca­rrean­do que en la po­bla­ción se ge­ne­re una vi­sión erra­da de que se pue­de de­lin­quir, por cuan­to no se­rán san­cio­na­dos. Es­ta si­tua­ción se con­vier­te en un fac­tor mul­ti­pli­ca­dor del de­li­to.

En los ciu­da­da­nos exis­te un al­to gra­do de in­cre­di­bi­li­dad ha­cia los ór­ga­nos de la ad­mi­nis­tra­ción de jus­ti­cia, ellos no con­fían ni creen en los po­li­cías, mi­li­ta­res, fis­ca­les, jue­ces. Con­si­de­ran que al de­nun­ciar un de­li­to es­tán per­dien­do el tiem­po, que no se va a pro­ce­sar a las per­so­nas se­ña­la­das y mu­chas ve­ces el de­nun­cian­te se con­vier­te en impu­tado. Ex­po­nién­do­se a re­pre­sa­lias por par­te de alle­ga­dos del de­lin­cuen­te. Ge­ne­ral­men­te por es­ta ra­zón no se de­nun­cian los de­li­tos de los cua­les son víc­ti­mas los ha­bi­tan­tes de nues­tras co­mu­ni­da­des.

Un ca­so que de­jó per­ple­ja a la po­bla­ción fue la li­be­ra­ción por in­dul­to pre­si­den­cial a los “Pis­to­le­ros de Puen­te Lla­guno”, mu­chos ve­ne­zo­la­nos los vie­ron dis­pa­rar re­pe­ti­das ve­ces en con­tra de una ma­ni­fes­ta­ción po­lí­ti­ca. Ma­la lec­ción a los vio­len­tos de es­te país.

OjO pe­la’o. Un ca­so de im­pu­ni­dad pa­ra ser es­tu­dia­do por las uni­ver­si­da­des na­cio­na­les. Has­ta el pró­xi­mo vier­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.