Có­mo ac­tuar an­te un ro­bo

Cri­mi­na­lis­ta Víc­tor Ro­drí­guez: Los es­tu­dian­tes son “pre­sa fá­cil”

Notitarde - - Sucesos -

Va­len­cia, oc­tu­bre 27 ( Ana

M. Ra­mos Ló­pez).- Uno de los ele­men­tos que es­tu­dia el atra­ca­dor an­tes de co­me­ter cual­quier de­li­to es la re­la­ción ries­go-be­ne­fi­cio, ba­jo ese con­tex­to el es­tu­dian­te re­sul­ta ser una víc­ti­ma po­ten­cial. Víc­tor Ro­drí­guez, ex coor­di­na­dor na­cio­nal del Cuer­po de In­ves­ti­ga­cio­nes Pe­na­les y Cri­mi­na­lís­ti­ca (Cicpc), pro­fun­di­zó en las ra­zo­nes que ha­cen del uni­ver­si­ta­rio una “pre­sa fá­cil” y so­bre có­mo se de­be ac­tuar cuan­do se es víc­ti­ma de ro­bo.

El ex­per­to cri­mi­na­lis­ta ex­pli­có que los asal­tan­tes sa­ben que es­ta po­bla­ción es­tá evi­den­te­men­te des­ar­ma­da, es de­cir, no hay ries­gos, y po­seen ob­je­tos de va­lor, lo que se tra­du­ce en be­ne­fi­cio. “Por­tan pren­das u ac­ce­so­rios (ca­de­nas, zar­ci­llos, re­lo­jes), cal­cu­la­do­ras cien­tí­fi­cas, li­bros de tex­to u otros ob­je­tos de va­lor, sin nin­gún ti­po de ele­men­to o ar­ma que les per­mi­ta ha­cer fren­te an­te esa si­tua­ción”.

Hay que man­te­ner la cal­ma

Si se es­tá en una si­tua­ción de ro­bo, el co­mi­sa­rio je­fe acon­se­jó a to­da víc­ti­ma “man­te­ner la cal­ma, ja­más ofre­cer re­sis­ten­cia a me­nos que se es­té ple­na­men­te se­gu­ro de sa­lir ai­ro­so en la ac­ción, ya que las con­se­cuen­cias de no lo­grar evi­tar el he­cho de­lic­ti­vo pue­den ser peo­res”.

De acuer­do con Ro­drí­guez, se de­be to­mar en cuen­ta los si­guien­tes as­pec­tos: “Los de­lin­cuen­tes no tra­ba­jan so­los sino en gru­pos de dos o más in­di­vi­duos, aun­que es­te­mos ob­ser­van­do so- lo a uno per­pe­trar el he­cho, es­tá el ‘cam­pa­ne­ro o ga­ri­te­ro’ (…) quien en la em­bos­ca­da ha­ce el pa­pel de vi­gi­lan­te o ase­gu­ra­dor de la sa­li­da del su­je­to que so­me­te a la víc­ti­ma.

Ade­más, con­si­de­ró per­ti­nen­te sa­ber que los atra­ca­do­res “ac­túan ca­si siem­pre ba­jo los efec­tos de las dro­gas, lo que los ha­ce res­pon­der –aún más- a cual­quier ac­ción o ges­to que pue­da ser con­si­de­ra­do pe­li­gro­so o de re­sis­ten­cia de la víc­ti­ma, por lo que cual­quier mo­vi­mien­to de­be ser pre­via­men­te ad­ver­ti­do y rea­li­za­do con la len­ti­tud que el mis­mo de­lin­cuen­te lo per­mi­ta”.

Aña­dió que “to­do lo ma- te­rial es siem­pre re­cu­pe­ra­ble con el tiem­po, la vi­da no, por lo que no es de per­so­nas sen­sa­tas ha­cer­se he­rir o ma­tar por cual­quier pren­da u ob­je­to, por más va­lor fa­mi­liar o afec­ti­vo que pue­da re­pre­sen­tar, ya que des­pués de ase­si­na­da la víc­ti­ma el de­lin­cuen­te igual­men­te se apo­de­ra­rá del ob­je­to ma­te­rial en cues­tión”.

Co­mo úl­ti­ma con­si­de­ra­ción re­sal­tó que “una vez co­me­ti­do el he­cho se de­be acu­dir de in­me­dia­to al Cuer­po de In­ves­ti­ga­cio­nes Cien­tí­fi­cas, Pe­na­les y Cri­mi­na­lís­ti­cas a rea­li­zar la de­nun­cia, ya que es la úni­ca ma­ne­ra que el de­li­to que­de re­gis­tra­do le­gal­men­te y pue- da ser in­ves­ti­ga­do, pa­ra que, si se rea­li­za el avis­ta­mien­to del o los de­lin­cuen­tes, és­tos pue­dan ser aprehen­di­dos”.

Apro­ve­chó pa­ra acla­rar que “si no exis­te de­nun­cia le­gal­men­te, tam­po­co exis­te de­li­to y na­die pue­de ser de­te­ni­do sino con oca­sión de la co­mi­sión de un de­li­to en fla­gran­cia o por so­li­ci­tud de un tri­bu­nal pe­nal”.

El tam­bién pro­fe­sor de post­gra­do en cri­mi­na­lís­ti­ca, ase­gu­ró que pa­ra dis­mi­nuir el ín­di­ce de­lic­ti­vo en las ca­sas de es­tu­dios su­pe­rio­res del país es ne­ce­sa­rio “ac­ti­var char­las al es­tu­dian­ta­do en ma­te­ria de pre­ven­ción del de­li­to por par­te de ver­da­de­ros es­pe­cia­lis­tas; in­ver­tir en la ins­ta­la­ción de cá­ma­ras de vi­deo­gra­ba­ción de al­ta de­fi­ni­ción en áreas sen­si­bles, con­tra­tar per­so­nal de se­gu­ri­dad idó­neo, ca­pa­ci­ta­do, efec­ti­vo, efi­cien­te y su­fi­cien­te, ade­más de con­tar con ade­cua­dos sis­te­mas de ilu­mi­na­ción y efec­ti­vos con­tro­les de ac­ce­so a las áreas y vías que así lo re­quie­ran”.

Ac­cio­nes pre­ven­ti­vas

El pro­fe­sor Jo­sé Luis Antón, director de la Di­rec­ción de Pre­ven­ción de In­cen­dios, Pro­tec­ción y Se­gu­ri­dad de la Uni­ver­si­dad de Ca­ra­bo­bo, di­jo que una de las re­co­men­da­cio­nes a quie­nes ha­cen vi­da en la ca­sa de es­tu­dios es man­te­ner­se al mar­gen de zo­nas po­co con­cu­rri­das, ca­ren­tes de ilu­mi­na­ción, evi­tar ex­po­ner ar­tícu­los de al­to cos­to y man­te­ner­se aten­to al en­torno que les ro­dea, pa­ra ello es ne­ce­sa­rio des­car­tar prác­ti­cas po­co se­gu­ras, co­mo el uso de au­dí­fo­nos.

Una de las re­co­men­da­cio­nes pa­ra los ciu­da­da­nos es es­tar siem­pre aten­to al en­torno que los ro­dea.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.