Re­edi­tar las gua­rim­bas se­ría ca­tas­tró­fi­co pa­ra Ve­ne­zue­la

San­ta­fé ana­li­zó di­co­to­mía en­tre ca­lle y diá­lo­go de la MUD:

Notitarde - - Ciudad - Ri­car­do Ma­rín

Sin dis­tin­guir en­tre cha­vis­mo y opo­si­ción, el se­cre­ta­rio eje­cu­ti­vo de la MUD en Ca­ra­bo­bo, Carlos San­ta­fé, cri­ti­có que al­gu­nos “lí­de­res” pre­ten­dan sa­car pro­ve­cho elec­to­ral de si­tua­cio­nes con­flic­ti­vas que son real- men­te crí­ti­cas, “es­pe­cial­men­te cuan­do es­tá de por me­dio la vi­da de mi­llo­nes de ve­ne­zo­la­nos y la paz de una na­ción en­te­ra”. Nues­tro en­tre­vis­ta­do, en eva­lua­ción del es­ta­do de con­flic­ti­vi­dad, di­jo que la vo­ca­ción pa­cí­fi­ca no tie­ne na­da que ver con la ca­pi­tu­la­ción, “ni la ren­di­ción, sino con el sen­ti­do his­tó­ri­co en el que ab­so­lu­ta­men­te na­da de­be es­tar por en­ci­ma de la sa­lud de la Re­pú­bli­ca”.

La jor­na­da del pa­sa­do 26 de oc­tu­bre en la que la opo­si­ción y sus sim­pa­ti­zan­tes hi­cie­ron efec­ti­va la “To­ma de Ve­ne­zue­la”, ge­ne­ró -co­mo es na­tu­ral e inevi­ta­ble en la política- un nue­vo es­ce­na­rio en el ya com­ple­jo y ca­si in­des­ci­fra­ble pa­no­ra­ma po­lí­ti­co ve­ne­zo­lano.

Mien­tras la opi­nión pú­bli­ca mi­ra­ba la es­pec­ta­cu­lar con­cen­tra­ción na­cio­nal y los vo­ce­ros del blo­que di­si­den­te ce­le­bra­ban la fuer­za que lo­gra­ron de­mos­trar en un día de ca­lle, otros del mis­mo ban­do, que no se de­ja­ron ven­cer por la emo­ción, plan­tea­ban des­de ya en la me­sa la com­ple­ji­dad de una si­tua­ción en la que la can­ti­dad na­da tie­ne que ver con la vic­to­ria y en la que la nue­va co­yun­tu­ra ser­vía más pa­ra nue­vas dis­yun­ti­vas que pa­ra so­lu­cio­nes de­fi­ni­ti­vas.

El nue­vo es­ce­na­rio, fo­co de re­fle­xión de los ana­lis­tas opo­si­to­res, era la apa­ren­te vo­lun­tad de au­to­no­mía (y al­gu­nos ca­sos anar­quía) que ma­ni­fes­ta­ron los mar­chis­tas del 26 de oc­tu­bre, quie­nes a la par de ex­pre­sar su ani­mad­ver­sión al Go­bierno, de­ja­ban sa­lir sus que­jas con­tra la Me­sa de la Uni­dad De­mo­crá­ti­ca (MUD), a quie­nes acu­sa­ban de ne­go­ciar so­lu­cio­nes po­lí­ti­cas con el Eje­cu­ti­vo, mien­tras “la ma­yo­ría” exi­gía so­lu­cio­nes in­me­dia­tas, de­fi­ni­ti­vas y drás­ti­cas. El re­sul­ta­do fue una ma­sa in­con­te­ni­ble que de­vino en va­rios fo­cos vio­len­tos en dis­tin­tos es­ta­do del país.

In­clu­so, 24 ho­ras an­tes de las ac­ti­vi­da­des del 26 de oc­tu­bre, va­rios di­ri­gen­tes pe­sa­dos de la opo­si­ción, co­mo Hen­ri­que Ca­pri­les Ra­dons­ki y Ma­ría Co­ri­na Ma­cha­do, de­ja­ban ver en su su­pues­ta ig­no­ran­cia so­bre los he­chos que es­ta­ban en desacuer­do con que el se­cre­ta­rio eje­cu­ti­vo de la MUD, Je­sús “Chúo” To­rreal­ba, asis­tie­ra a una reunión con un en­via­do del Vaticano pa­ra ex­plo­rar un po­si­ble diá­lo­go na­cio­nal que se an­te­pon­ga a cual­quier cua­dro vio­len­to.

Es­ta apa­ren­te di­co­to­mía en­tre la ca­lle y el diá­lo­go es la que vino a ana­li­zar el se­cre­ta­rio eje­cu­ti­vo de la Me­sa de la Uni­dad De­mo­crá­ti­ca (MUD) en Ca­ra­bo­bo, Carlos San­ta­fé, en el fo­ro Desa­yuno en la Re­dac­ción. En es­ta opor­tu­ni­dad es­tu­vo acom­pa­ña­do por su ase­sor Ar­tu­ro Ro­jas y su hi­jo Mi­guel San­ta­fé.

Por el la­do de la ca­sa, es­tu­vo el di­rec­tor de No­ti­tar­de, Gus­ta­vo Ríz­quez; Jor­ge Chá­vez, sub­di­rec­tor; Hum­ber­to To­rres, edi­tor je­fe; Ka­rín Ri­ve­ro, edi­to­ra de cie­rre; Va­nes­sa Ca­rre­ño; edi­to­ra diur­na; las pe­rio­dis­tas En­milyn Arau­jo y Ca­ro­li­na Cam­pos; la re­por­te­ra grá­fi­ca Jen­ni­fer Anaís In­fan­te; y quien escribe en es­ta opor­tu­ni­dad, Ri­car­do Ma­rín.

La paz co­mo va­lor in­va­lua­ble

San­ta­fé no va­ci­ló en cul­par al Go­bierno Na­cio­nal de ge­ne­rar, a tra­vés de su­pues­tas ar­bi­tra­rie­da­des ins­ti­tu­cio­na­les y de po­der, la si­tua­ción caó­ti­ca en la que pu­die­ra de­ve­nir el país, es­pe­cial­men­te cuan­do exis­te -según San­ta­fé- un mu­tuo des­co­no­ci­mien­to en­tre los con­tra­rios. “La opo­si­ción no re­co­no­ce al pre­si­den­te Ma­du­ro y el Go­bierno no re­co­no­ce a la AN; y, por si fue­ra po­co, el Go­bierno de­ci­de su­pri­mir la op­ción de un re­fe­rén­dum re­vo­ca­to­rio. Eso pue­de ser muy pe­li­gro­so”.

Por eso, San­ta­fé ex­pli­có que lo pri­me­ro que de­be es­ta­ble­cer­se en un pro­ce­so de diá­lo­go es el re­co­no­ci­mien­to de los con­tra­rios, acep­tan­do que en­tre las di­fe­ren­cias pue­den exis­tir con­sen­sos y que los an­ta­go­nis­mos so­lo pue­den ser di­ri­mi­dos an­te el vo­to, que es la ex­pre­sión más su­bli­me y ele­va­da de un sis­te­ma de­mo­crá­ti­co. Pues a jui­cio del también so­ció­lo­go, la “in­dig­na­ción” de cier­tos di­si­den­tes, an­te lo que con­si­de­ran “in­jus­ti­cias”, pue­de so­bre­pa­sar la ca­pa­ci­dad de di­rec­ción de los lí­de­res co­mo en la jor­na­da del 26 de oc­tu­bre.

“To­dos te­ne­mos que cui­dar que es­to no ter­mi­ne con las ca­lles lle­nas de san­gre. Ni si­quie­ra por los ob­je­ti­vos más jus­tos yo acom­pa­ña­ría que los ve­ne­zo­la­nos nos ma­te­mos los unos a los otros. Los di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos de­ben en­ten­der­se en una me­sa de diá­lo­go”, sos­tu­vo.

Pa­ra San­ta­fé, quien ade­más os­ten­ta el car­go de coor­di­na­dor ad­jun­to de Pri­me­ro Jus­ti­cia (PJ), el en­cuen­tro a rea­li­zar­se en los pró­xi­mos días en Mar­ga­ri­ta, de­be ser un ob­je­ti­vo po­lí­ti­co de to­dos “an­tes que se des­en­ca­de­ne un con­flic­to de ma­yor mon­ta, que des­pués no po­da­mos re­co­ger”.

Re­co­no­ció la im­por­tan­cia his­tó­ri­ca que re­vis­te al Vaticano co­mo ins­ti­tu­ción in­ter­na­cio­nal de la paz, y su in­fluen­cia en con­flic­tos de ma­yor en­ver­ga­du­ra y de es­ta­dís­ti­cas real­men­te trá­gi­cas pa­ra los paí­ses, por lo que reite­ró que es­pe­ra que la pre­sen­cia del nun­cio apos­tó­li­co de Ar­gen­ti­na, Emil Paul Ts­che­rrig, sea de ver­da­de­ro pro­ve­cho pa­ra evi­tar cual­quier de­rra­ma­mien­to de san­gre en el país.

“No ha­ce fal­ta pa­sar por la gue­rra pa­ra ha­cer la paz. Es ne­ce­sa­rio evi­tar la gue­rra; es más ba­ra­to y mu­cho más sen­ci­llo ha­cer la paz an­tes y es mu­cho me­nos do­lo­ro­so pa­ra mu­chí­si­mos se­res hu­ma­nos”, sen­ten­ció.

Carlos San­ta­fé ma­ni­fes­tó que un lí­der po­lí­ti­co tie­ne que te­ner un cla­ro sen­ti­do de res­pon­sa­bi­li­dad, en cuan­to a las con­se­cuen­cias y sus ac­cio­nes, es­pe­cial­men­te cuan­do un gru­po de per­so­nas es­tá dis­pues­to a se­guir­lo y de­jar que sea su guía en la ac­ción política. “Un di­ri­gen­te de­be com­pren­der que sus de­ci­sio­nes y sus ac­tos pue­den con­du­cir a la des­gra­cia de mu­chos se­res hu­ma­nos”.

Sin dis­tin­guir en­tre cha­vis­mo y opo­si­ción, cri­ti­có que al­gu­nos “lí­de­res” pre­ten­dan sa­car pro­ve­cho elec­to­ral de si­tua­cio­nes con­flic­ti­vas que son real­men­te crí­ti­cas, es­pe­cial­men­te cuan­do es­tá de por me­dio la vi­da de mi­llo­nes de ve­ne­zo­la­nos y la paz de una na­ción en­te­ra.

“Cuan­do los ex­tre­mos pre­va­le­cen en la política es cuan­do la gue­rra es inevi­ta­ble. Si no­so­tros lo­gra­mos con­ci­liar o lo­gra­mos po­ner en una mi­no­ría ais­la­da los ra­di­ca­lis­mos, po­de­mos ven­cer. El diá­lo­go po­dría te­ner en Ve­ne­zue­la un es­pa­cio”, di­jo.

Pre­ci­sa­men­te por esa ra­zón fus­ti­gó las te­sis en al­gu­nos sec­to­res ra­di­ca­les del “aho­ra o nun­ca”, o a aqué­llos que pre­ten­den ha­cer creer que las ma­yo­rías des­con­ten­tas con la Re­vo­lu­ción Bo­li­va­ria­na desean una sa­li­da in­me­dia­ta y vio­len­ta del ac­tual Go­bierno. “El mo­men­to fi­nal de los pue­blos no exis­te nun­ca, por­que los pue­blos ja­más se aca­ban”.

“Quie­nes se apro­ve­chen de las pro­tes­tas de­mo­crá­ti­cas y pa­cí­fi­cas de la MUD pa­ra ins­tru­men­ta­li­zar­las pa­ra la vio­len­cia, es un ab­so­lu­to irres­pon­sa­ble que no tie­nen un plan cla­ro de po­der. La MUD es­tá ab­so­lu­ta­men­te des­mar­ca­da de ese ti­po de con­vo­ca­to­rias. La re­edi­ción de una gua­rim­ba ma­si­va se­ría una ca­tás­tro­fe, no so­lo pa­ra la opo­si­ción, sino pa­ra Ve­ne­zue­la en­te­ra”, se­ña­ló.

De­ta­lló San­ta­fé que con­tra­rio a lo que es­pi­ra la ma­yo­ría de los ve­ne­zo­la­nos, ese es­ce­na­rio vio­len­to de la gua­rim­ba se­ría un ate­nuan­te de la cri­sis, que con­tri­bui­rá a su agu­di­za­ción y ma­yor asi­de­ro en la des­me­jo­ra de la ca­li­dad de vi­da de los ciu­da­da­nos.

Opo­si­ción de­be te­ner ma­yor cla­ri­dad

En ese mis­mo sen­ti­do au­to­crí­ti­co, el coor­di­na­dor re­gio­nal de la coa­li­ción opo­si­to­ra sen­ten­ció que la opo­si­ción ve­ne­zo­la­na ha co­me­ti­do va­rios erro­res po­lí­ti­cos, es­pe­cial­men­te en tres as­pec­tos: La inexac­ti­tud del dis­cur­so, la dis­per­sión de los ob­je­ti­vos y la fal­ta de cla­ri­dad en las pro­pues­tas.

Ar­gu­men­tó que es­tos fenómenos que a ve­ces de­jan mal pa­ra­da a la opo­si­ción -co­mo en el ca­so de la am­bi­güe­dad en el diá­lo­go y la fal­ta de li­de­raz­go en la mar­cha del 26 de oc­tu­bre- tie­ne que ver con la he­te­ro­ge­nei­dad de la coa­li­ción opo­si­to­ra, que a la par de ser una vir­tud plu­ra­lis­ta es también la cau­sa de va­rios de sus des­en­cuen­tros.

“Te­ne­mos de­ma­sia­dos ma­ti­ces en­tre no­so­tros y de­ma­sia­das di­fe­ren­cias (en la MUD) que ade­más cuan­do se co­lo­ca el in­gre­dien­te de la as­pi­ra­ción política, se vuel­ve al­go ca­si in­di­sol­ven­te (…) con­sen­suar un pa­so en la opo­si­ción es de­ma­sia­do di­fí­cil”, ex­pli­có.

In­clu­so, hi­zo una re­la­ción del pe­li­gro de es­tos tres de­fec­tos en la opo­si­ción si eso se lle­ga­se a re­fle­jar en la con­duc­ción política de la mo­vi­li­za­ción de ca­lle, pues es ur­gen­te que las fuer­zas di­si­den­tes ma­ni­fies­ten con cla­ri­dad a sus adep­tos ca­da pa­so tác­ti­co que sea ne­ce­sa­rio dar.

“No ha­ce fal­ta pa­sar por la gue­rra pa­ra ha­cer la paz. Es ne­ce­sa­rio evi­tar la con­fron­ta­ción. Es mu­cho más ba­ra­to y más sen­ci­llo”

“Cuan­do los ex­tre­mos pre­va­le­cen en la política es cuan­do la gue­rra es inevi­ta­ble. Si no­so­tros lo­gra­mos con­ci­liar, po­de­mos ven­cer”

“La MUD tie­ne una al­tí­si­ma res­pon­sa­bi­li­dad en que es­to no se des­ma­dre y no se con­vier­ta en un es­ce­na­rio de con­fron­ta­ción. Un error de con­duc­ción política de los even­tos que va­mos a desa­rro­llar de aho­ra en ade­lan­te pue­de ser ca­tas­tró­fi­co”, ad­vir­tió.

In­di­có que el Go­bierno Na­cio­nal tie­ne también una al­ta res­pon­sa­bi­li­dad de que el río del hu­mor so­cial no se des­bor­de, “por­que son ellos los que tie­nen las ar­mas. Por eso yo les pi­do a to­dos los ac­to­res po­lí­ti­cos que re­cuer­den el 11 de abril”.

El ex­mi­li­tan­te del Mo­vi­mien­to al So­cia­lis­mo (MAS) también des­ta­có que en el seno del ofi­cia­lis­mo tam­po­co rei­na la uni­dad, co­mo en los tiem­pos del li­de­raz­go de Hu­go Chá­vez, pues ase­gu­ró que exis­te un gru­po au­tó­no­mo en las fi­las bo­li­va­ria­nas que no sim­pa­ti­za con el pre­si­den­te Ni­co­lás Ma­du­ro Mo­ros y tie­nen as­pi­ra­cio­nes elec­to­ra­les, al mar­gen del li­de­raz­go del “pre­si­den­te obre­ro”.

Ejem­plos ho­no­ra­bles de me­dia­ción

San­ta­fé co­men­tó que el diá­lo­go no es una no­ve­dad en la política mun­dial, sino por el con­tra­rio una he­rra­mien­ta ne­ce­sa­ria en los pue­blos pa­ra sol­ven­tar di­fe­ren­cias que en al­gún mo­men­to pa­re­cían irre­con­ci­lia­bles. Pe­ro ad­vir­tió que las la­men­ta­bles di­fe­ren­cias en los ejem­plos his­tó­ri­cos es que al­gu­nas ne­go­cia­cio­nes son de pre­gue­rra y otras de post­gue­rra, cuan­do ya la tra­ge­dia obli­ga a los sec­to­res a sen­tar­se a con­ver­sar. “Es­co­ja­mos la pre­gue­rra”.

Des­ta­có ejem­plos co­mo el de El Sal­va­dor, que lue­go de una cruen­ta gue­rra en­tre en un mo­vi­mien­to gue­rri­lle­ro y una dic­ta­du­ra ar­bi­tra­ria y vo­raz, tu­vo que pre­va­le­cer una me­sa de diá­lo­go pa­ra fre­nar el de­rra­ma­mien­to de san­gre.

O Viet­nam, cuan­do el con­flic­to lle­gó al pun­to en el que fue­ron ase­si­na­dos unos 2 mi­llo­nes de viet­na­mi­tas, y Ha­noi ( ca­pi­tal) se con­vir­tió en una ciu­dad des­trui­da por las bom­bas, ade­más de ha­ber co­mo con­tra­ejem­plo una so­cie­dad nor­te­ame­ri­ca­na que en­vió a sus jó­ve­nes a mo­rir en una gue­rra, cu­ya irre­gu­la­ri­dad no de­ja­ba ver una sa­li­da tem­pra­na. Tu­vie­ron que po­ner­se de acuer­do el Es­ta­do Ma­yor del Ejér­ci­to nor­te­ame­ri­cano y el de los re­bel­des viet­na­mi­tas pa­ra pa­sar de­fi­ni­ti­va­men­te una pá­gi­na de una de las his­to­rias más la­men­ta­bles de la hu­ma­ni­dad.

Pa­ra el Se­cre­ta­rio Re­gio­nal de la MUD, la vo­ca­ción pa­cí­fi­ca no tie­ne na­da que ver con la ca­pi­tu­la­ción, ni la ren­di­ción, sino con el sen­ti­do his­tó­ri­co en el que ab­so­lu­ta­men­te na­da de­be es­tar por en­ci­ma de la sa­lud de la Re­pú­bli­ca. Pa­ra eso -según San­ta­fé- no so­la­men­te es in­dis­pen­sa­ble la sen­sa­tez de la opo­si­ción, sino la cor­du­ra de un cha­vis­mo, que de­be de­jar de te­ner una vi­sión “ma­xi­ma­lis­ta” del po­der y en­ten­der que pue­de exis­tir sin ser Go­bierno.

El su­fra­gio es la úni­ca so­lu­ción

El ex­pe­ri­men­ta­do opo­si­tor hi­zo hin­ca­pié en que la so­lu­ción de una si­tua­ción que pu­die­ra ser la­men­ta­ble en la historia pa­tria, es, jun­to al diá­lo­go y el en­ten­di­mien­to, la aper­tu­ra de las for­mas de­mo­crá­ti­cas de dispu­ta del po­der: El vo­to.

A jui­cio de San­ta­fé, el pun­to crí­ti­co de la con­flic­ti­vi­dad na­cio­nal na­ce, a par­tir de la ne­ga­ción “ar­bi­tra­ria” del de­re­cho a ac­ti­var un re­fe­rén­dum re­vo­ca­to­rio con­tra el pre­si­den­te Ni­co­lás Ma­du­ro, por lo que es ur­gen­te que se res­pe­te el ca­mino elec­to­ral co­mo la úni­ca for­ma del ejer­ci­cio po­lí­ti­co.

“Si un país no tie­ne so­lu­cio­nes elec­to­ra­les ¿ có­mo di­ri­mi­mos nues­tras di­fe­ren­cias po­lí­ti­cas? Hay que aga­rrar­se a la idea del su­fra­gio co­mo so­lu­ción úl­ti­ma de to­do”, re­sal­tó.

Ex­pli­có que pa­ra to­do lo de­más es­tá el diá­lo­go, pa­ra la me­jo­ra de los ser­vi­cios pú­bli­cos y so­lu­cio­nes de con­flic­tos que afec­tan a to­dos, por lo que se con­vier­ten en un pun­to de en­cuen­tro pa­ra los que pug­nan.

Por ello cri­ti­có a los ciu­da­da­nos y vo­ce­ros po­lí­ti­cos que es­tan­do en otro país, en la co­mo­di­dad de al­gún ca­fé o res­tau­ran­te ins­tan a la vio­len­cia a tra­vés de re­des so­cia­les, sin to­mar en cuen­ta el da­ño que les ha­cen a los ve­ne­zo­la­nos y la historia de un país que siem­pre ha te­ni­do vo­ca­ción pa­cí­fi­ca y de en­ten­di­mien­to. Pa­ra San­ta­fé el diá­lo­go es la vía por la que se de­be re­sol­ver en con­flic­to na­cio­nal, in­clu­so, sin que eso sig­ni­fi­que re­nun­ciar a otros mé­to­dos pa­cí­fi­cos y de­mo­crá­ti­cos.

Mar­cha del 3 de no­viem­bre

“És­ta es una opi­nión muy pro­pia, que no es ni de Pri­me­ro Jus­ti­cia, ni de la MUD, pe­ro oja­lá su­ce­da al­go pa­ra que no ha­ga fal­ta la ma­ni­fes­ta­ción del 3 de no­viem­bre, por­que la lo­cu­ra del otro la­do (cha­vis­mo) es­tá pre­pa­ra­da co­mo pa­ra con­ver­tir eso en un he­cho san­grien­to”, re­fle­xio­nó.

A San­ta­fé se le vie­ne a la ca­be­za la ima­gen de los he­chos de Puen­te Lla­guno, en abril de 2002, cuan­do una con­vo­ca­to­ria opo­si­to­ra a mar­char has­ta Mi­ra­flo­res ter­mi­nó en un he­cho san­grien­to, que aún no ha si­do es­cla­re­ci­do, pues am­bos ban­dos po­lí­ti­cos cuen­tan con una ver­sión pro­pia de los su­ce­sos.

La preo­cu­pa­ción de San­ta­fé tie­ne que ver con una ge­ne­ra­ción política, tan­to de opo­si­to­res co­mo de ofi­cia­lis­tas, que tie­ne hoy en sus ma­nos la res­pon­sa­bi­li­dad de usar la emo­ción del pue­blo en sa­li­das cons­truc­ti­vas y pa­cí­fi­cas, que en vez de agu­di­zar la cri­sis so­cial y eco­nó­mi­ca que atra­vie­sa el país, pue­dan ge­ne­rar cam­bios im­por­tan­tes que so­li­di­fi­quen y enal­tez­can la ins­ti­tu­cio­na­li­dad de la na­ción pa­ra la hon­ra y el pro­ve­cho de más de 30 mi­llo­nes de ve­ne­zo­la­nos.

“MUD tie­ne al­tí­si­ma res­pon­sa­bi­li­dad en que es­to no se des­ma­dre y no se con­vier­ta en es­ce­na­rio de con­fron­ta­ción. Un error de con­duc­ción pue­de ser ca­tas­tró­fi­co” “Quien se apro­ve­che de las con­vo­ca­to­rias de­mo­crá­ti­cas pa­ra ins­tru­men­ta­li­zar­las pa­ra la vio­len­cia es un irres­pon­sa­ble”

Carlos San­ta­fé, Ri­car­do Ma­rín, Ka­rín Ri­ve­ro Gon­zá­lez, En­milyn Arau­jo, Va­nes­sa Ca­rre­ño de Ma­chu­ca, Gus­ta­vo Ríz­quez, Hum­ber­to To­rres, Jor­ge Chá­vez Mo­ra­les, Ca­ro­li­na Cam­pos de Sán­chez y Ar­tu­ro Ro­jas.

Pa­ra Carlos San­ta­fé la vo­ca­ción pa­cí­fi­ca no tie­ne na­da que ver con la ca­pi­tu­la­ción, ni la ren­di­ción, sino con el sen­ti­do his­tó­ri­co en el que ab­so­lu­ta­men­te na­da de­be es­tar por en­ci­ma de la sa­lud de la Re­pú­bli­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.