El en­cuen­tro de Je­sús con Za­queo (Lc.19, 1-10)

“Ca­mi­nan­do con Cris­to”

Notitarde - - Ciudad - Pbro. Lic. Joel de Je­sús Nú­ñez Flau­tes

El do­min­go pa­sa­do hi­ci­mos la des­crip­ción de lo que era un fa­ri­seo y un pu­bli­cano; de és­te úl­ti­mo de­cía­mos que era con­si­de­ra­do pe­ca­dor pú­bli­co, la­drón, co­rrup­to, era re­cha­za­do y has­ta odia­do por sus con­tem­po­rá­neos por el tra­ba­jo de re­cau­da­dor de im­pues­tos de sus com­pa­trio­tas pa­ra dár­se­los a los ro­ma­nos. Pues bien, el per­so­na­je que San Lu­cas nos pre­sen­ta en es­te do­min­go es Za­queo, “je­fe de pu­bli­ca­nos”, que es­ta­ba de­seo­so de co­no­cer a Je­sús y por eso al sa­ber que pa­sa­ba por su pue­blo y an­te la mul­ti­tud que lo se­guía se sube a un ár­bol pa­ra po­der ver al Se­ñor y es allí don­de se da el en­cuen­tro.

Ima­gi­ne­mos la fa­ma ne­ga­ti­va que te­nía es­te hom­bre al ser je­fe de los re­cau­da­do­res de im­pues­tos y el re­cha­zo del que era ob­je­to por par­te de su pue­blo; de he­cho di­ce el evan­ge­lio que la gen­te cri­ti­ca­ba que Je­sús fue­ra “a hos­pe­dar­se en la ca­sa de un hom­bre pe­ca­dor”.

En­tre los que ha­cían es­tas crí­ti­cas es­ta­ban los fa­ri­seos y es­cri­bas, es­tos úl­ti­mos eran co­no­ci­dos también co­mo doc­to­res y maes­tros; eran los ju­díos es­pe­cia­li­za­dos en la ley o la To­rá (El An­ti­guo Tes­ta­men­to). Je­sús cri­ti­có siem­pre su pro­ce­der le­ga­lis­ta e hi­pó­cri­ta, al igual que el de los fa­ri­seos.

Lo más im­por­tan­te de la es­ce­na que nos pre­sen­ta el evan­ge­lio es lo que su­ce­de en la ca­sa de Za­queo, cuan­do és­te es­tan­do fren­te a Je­sús; só­lo bas­to, según de­ja ver el evan­ge­lio, es­tar con Je­sús pa­ra que aquel hom­bre di­je­ra: “la mi­tad de mis bie­nes se la da­ré a los po­bres; y si de al­guno me he apro­ve­cha­do, le res­ti­tui­ré cua­tro ve­ces más”.

Es­ta ex­pre­sión de Za­queo se­ría mag­ní­fi­ca que mu­chos de los co­rrup­tos de nues­tros días la apli­ca­ran o la me­di­ta­ran, por­que se aca­ba­rían mu­chos de los pro­ble­mas ac­tua­les. Za­queo re­co­no­ce an­te Je­sús su pe­ca­do, su mal pro­ce­der has­ta aho­ra, y da un pa­so ha­cia la con­ver­sión y Je­sús lo­gra aquel cam­bio ra­di­cal. Quien se acer­ca a Cris­to re­nue­va y trans­for­ma su vi­da. To­dos so­mos pe­ca­do­res.

IDA Y RE­TORNO: Si­ga­mos en ora­ción y ac­ción por Ve­ne­zue­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.