“El buen con­se­je­ro de la Me­sa”

Ven­ta­na

Notitarde - - Entrevista - Ca­ro­li­na Cam­pos

Nos sa­lu­da­mos co­mo de cos­tum­bre, con ese en­tu­sias­mo y ca­ri­ño que el pe­rio­dis­mo per­mi­tió sem­brar en no­so­tros. Sin em­bar­go, no­ta­ba al­go di­fe­ren­te en él que se­gun­dos des­pués no tar­dó en ma­ni­fes­tar: “Es­toy ner­vio­so mi ni­ña, és­tos son tiem­pos di­fí­ci­les”. Aún así na­da lo de­tu­vo, co­mo quien de­ja los pro­ble­mas en ca­sa pa­ra ir­se a tra­ba­jar, Carlos San­ta­fé mos­tró la sim­pa­tía que lo ca­rac­te­ri­za y se ar­mó de va­lor pa­ra res­pon­der­le al pa­nel las pre­gun­tas que, an­sio­sa­men­te aguar­da­ban su lle­ga­da.

No te­me ex­pre­sar lo que pien­sa, sa­be muy bien qué le con­vie­ne a la Me­sa de la Uni­dad De­mo­crá­ti­ca (MUD) aun­que és­ta pue­da re­pro­char su ac­ti­tud pa­cí­fi­ca y con­ci­lia­do­ra. “Un error de la Me­sa es no coor­di­nar acer­ta­da­men­te, si di­ri­gir a un par­ti­do es di­fí­cil 15 es un ar­te muy com­pli­ca­do y ca­si im­po­si­ble. Lle­gan mo­men­tos en los que tie­nes que to­mar de­ci­sio­nes que pue­den o no es­tor­bar­le a al­guien o no to­mar nin­gu­na, las dos son di­fi­cul­to­sas y te pue­des equi­vo­car, pe­ro exi­mir­se de al­gu­na es una irres­pon­sa­bi­li­dad to­tal”, ex­pli­có.

La au­to­ri­dad mo­ral pa­ra afir- mar es­tas co­sas San­ta­fé -di­jo- te­ner­la, por­que ac­túa con ho­nes­ti­dad in­te­lec­tual y política. “No me es­toy aco­mo­dan­do a nin­gún ran­go de po­pu­la­ri­dad, no soy go­ber­na­dor ni can­di­da­to a al­cal­de, quie­ro que en Ve­ne­zue­la per­ma­nez­ca la de­mo­cra­cia. To­do lo que pon­go en la Me­sa es pro­duc­to de la re­fle­xión y no de la im­pe­tuo­si­dad, ten­go bas­tan­tes años pa­ra ha­ber su­pe­ra­do esa ma­ne­ra de ra­zo­nar”.

En Ve­ne­zue­la pa­re­cie­ra que to­do es­tá des­trui­do y que nun­ca ha­brá pun­tos de coin­ci­den­cia en­tre la opo­si­ción y el Go­bierno, cuan­do no es del to­do así. Coor­di­nar la MUD en Ca­ra­bo­bo, le ha per­mi­ti­do opi­nar con pro­pie­dad so­bre ello. Cual­quier ac­tor po­lí­ti­co pue­de con­du­cir a la des­gra­cia de mu­chos se­res hu­ma­nos, pe­ro también hay for­mas de evi­tar­la. Si se quie­re des­tro­nar el to­ta­li­ta­ris­mo es ne­ce­sa­rio ser cau­te­lo­so, un so­lo error po­dría ha­cer que se re­pi­ta la historia.

El su­fra­gio es la clave pa­ra di­ri­mir las di­fe­ren­cias en­tre am­bos sec­to­res; no obs­tan­te, ha­cer­le en­ten­der es­to a quie­nes están en el po­der le ha re­sul­ta­do di­fi­cul­to­so a la di­ri­gen­cia opo­si­to­ra, pe­ro la gue­rra no es la so­lu­ción. Al me­nos pa­ra el res­pon­sa­ble re­gio­nal, las dispu­tas ac­tua­les no de­ben arras­trar a los ve­ne­zo­la­nos a una ba­ta­lla cam­pal. “El ma­xi­ma­lis­mo no es buen con­se­je­ro, no se pue­de tra­tar de aplas­tar a na­die por­que pien­se dis­tin­to a mí (...) ese ra­zo­na­mien­to no es con­ve­nien­te, sino con­tra­pro­du­cen­te”.

To­das aque­llas or­ga­ni­za­cio­nes po­lí­ti­cas que se dispu­tan el fu­tu­ro del país de­ben apos­tar al diá­lo­go; se­ría irres­pon­sa­ble y aven­tu­re­ro re­cu­rrir a la vio­len­cia pa­ra lo­grar lo que ca­da una quie­re y eso jus­ta­men­te ha tra­ta­do de evi­tar la Uni­dad. El su­fra­gio es la úni­ca sa­li­da que ha plan­tea­do y por eso su in­sis­ten­cia en que se ce­le­bre es­te año el re­fe­ren­do re­vo­ca­to­rio, pe­ro el pa­no­ra­ma se ha vuel­to tan con­fu­so que el te­mor es que no ha­ya cam­po elec­to­ral.

“Hoy la opo­si­ción no re­co­no­ce al Pre­si­den­te, él no re­co­no­ce a la Asam­blea Na­cio­nal; no fue po­si­ble el re­fe­ren­do por un atro­pe­llo fla­gran­te y eso tie­ne in­dig­na­do a mi­llo­nes de ve­ne­zo­la­nos (...) te­ne­mos que cui­dar que to­dos los ma­les cau­sa­dos por la ad­mi­nis­tra­ción no si­gan en­san­gren­ta­do las ca­lles. No creo que el fin jus­ti­fi­que los me­dios, mi re­co­men­da­ción es pro­tes­ta pa­cí­fi­ca de ca­lle y diá­lo­go, son dos co­sas que de­ben ca­mi­nar jun­tas”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.