La lu­cha por un ho­gar: El ca­so de Co­li­nas de Ca­rri­za­les

Notitarde - - Opinión - Julio Cas­te­lla­nos @rocky­po­li­ti­ca / jc­clo­za­da@gmail.com

Pa­ra na­die es un se­cre­to que te­ner una ca­sa, un ho­gar pa­ra la fa­mi­lia ve­ne­zo­la­na, se ha con­ver­ti­do en uno de los de­re­chos so­cia­les más di­fí­ci­les de al­can­zar. La Cons­ti­tu­ción Na­cio­nal ex­pre­sa en su Ar­tícu­lo 82 que “To­da per­so­na tie­ne de­re­cho a una vi­vien­da ade­cua­da, se­gu­ra, có­mo­da, hi­gié­ni­ca, con ser­vi­cios bá­si­cos esen­cia­les que in­clu­yan un há­bi­tat que hu­ma­ni­ce las re­la­cio­nes fa­mi­lia­res, ve­ci­na­les y co­mu­ni­ta­rias. La sa­tis­fac­ción pro­gre­si­va de es­te de­re­cho es obli­ga­ción com­par­ti­da en­tre los ciu­da­da­nos y ciu­da­da­nas y el Es­ta­do en to­dos sus ám­bi­tos. El Es­ta­do da­rá prio­ri­dad a las fa­mi­lias y ga­ran­ti­za­rá los me­dios pa­ra que és­tas, y es­pe­cial­men­te las de es­ca­sos re­cur­sos, pue­dan ac­ce­der a las po­lí­ti­cas so­cia­les y al cré­di­to pa­ra la cons­truc­ción, ad­qui­si­ción o am­plia­ción de vi­vien­das”.

Sin em­bar­go, en Co­li­nas de Ca­rri­za­les, en el mu­ni­ci­pio Li­ber­ta­dor (Ca­ra­bo­bo), se cons­tru­yen, des­de ha­ce 4 años, unas Pe­tro­ca­sas pro­me­ti­das por el go­bierno a mu­chas fa­mi­lias sin te­cho de To­cu­yi­to y a la fe­cha no so­lo no se han cons­trui­do sino que, al es­tar pa­ra­li­za­das las obras, ex­pues­tas y al aban­dono, el ham­pa ha sus­traí­do te­chos, jue­gos de ba­ño, ven­ta­nas y puer­tas. Los ve­ci­nos ya no so­por­tan más tiem­po vi­vien­do arri­ma­dos, ba­jo al­qui­le­res o, in­clu­si­ve, co­mo me co­men­ta­ba una de las afec­ta­das en el lu­gar que es­tá a pun­to de que­dar­se en la ca­lle: “aho­ra na­die quie­re al­qui­lar­le a quie­nes te­ne­mos hi­jos”.

Sin per­der un ápi­ce de es­pe­ran­za, quie­nes de­be­rían ser be­ne­fi­cia­dos por la cons­truc­ción de es­tas vi­vien­das, se han mo­vi­li­za­do, rea­li­zan­do pro­tes­tas y vi­gi­lias en las in­me­dia­cio­nes de esa cons­truc­ción. Las au­to­ri­da­des com­pe­ten­tes se nie­gan a dar­les res­pues­tas, han si­do mal­tra­ta­dos por las fuer­zas de se­gu­ri­dad y, til­da­dos de in­va­so­res, al­gu­nos han si­do ame­na­za­dos con pri­sión. Es­ta­mos ha­blan­do de fa­mi­lias muy hu­mil­des, sin al­ter­na­ti­va, con hi­jos que están pa­san­do mu­cho tra­ba­jo sin un te­cho al cual lla­mar ho­gar. Sor­pren­de el gra­do de in­do­len­cia. Al ca­mi­nar jun­to a ellos por las que de­be­rían ser sus ca­sas pu­de ver el mon­te cre­cien­do en­tre las pa­re­des, la des­truc­ción de los robos que han ocu­rri­do allí y, jus­to al la­do de es­tas obras, una de las ca­sas re­sal­ta por no te­ner nin­gu­na se­ñal de de­te­rio­ro ham­po­nil, una ca­sa ha­bi­li­ta­da co­mo se­de po­li­cial que so­lo ha ser­vi­do pa­ra ser es­pec­ta­dor si­len­te del sa­queo de has­ta de las po­ce­tas que ha­bían si­do ins­ta­la­das en esas ca­sas sin cul­mi­nar.

Es ne­ce­sa­rio re­cor­dar que el ac­ce­so a la vi­vien­da es un de­re­cho hu­mano, re­co­no­ci­do am­plia­men­te por dis­tin­tos tra­ta­dos in­ter­na­cio­na­les sus­cri­tos por Ve­ne­zue­la, co­mo la De­cla­ra­ción Uni­ver­sal de los De­re­chos Hu­ma­nos que re­co­no­ce en su Ar­tícu­lo 25.1 que “To­da per­so­na tie­ne de­re­cho a un ni­vel de vi­da ade­cua­do que le ase­gu­re, así co­mo a su fa­mi­lia, la sa­lud y el bie­nes­tar, y en es­pe­cial la ali­men­ta­ción, el ves­ti­do, la vi­vien­da, la asis­ten­cia mé­di­ca y los ser­vi­cios so­cia­les ne­ce­sa­rios; tie­ne asi­mis­mo de­re­cho a los se­gu­ros en ca­so de des­em­pleo, en­fer­me­dad, in­va­li­dez, viu­dez, ve­jez u otros ca­sos de pér­di­da de sus me­dios de sub­sis­ten­cia por cir­cuns­tan­cias in­de­pen­dien­tes de su vo­lun­tad”. Las au­to­ri­da­des gu­ber­na­men­ta­les que se nie­guen a re­co­no­cer es­tas ga­ran­tías, ade­más de de­mos­trar su ca­rác­ter in­hu­mano y antidemocrático, son pro­cli­ves a ser pro­ce­sa­dos por gra­ves vio­la­cio­nes a los de­re­chos hu­ma­nos de los Li­ber­ta­do­ren­ses. No más in­do­len­cia, ¡Res­pues­tas Ya!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.