Ma­ta­ron a los pa­ja­ri­tos pre­ña­dos

Notitarde - - Tangente - Faus­to Ma­só

Lo s que des­tru­ye­ron la de­mo­cra­cia des­cu­bren que “la ca­nas­ta bá­si­ca se ha vuel­to i m p a g a bl e pa­ra los ve­ne­zo­la­nos”. Se ca­ye­ron de la ma­ta, die­ron un gran sal­to ade­lan­te y ca­ye­ron en pleno pa­sa­do, qui­sie­ron trans­for­mar el país y hoy “los tra­ba­ja­do­res ve­ne­zo­la­nos atra­vie­san la más gra­ve cri­sis eco­nó­mi­ca que ha­yan vi­vi­do, el 90% de ellos ve­ne­zo­la­nos no pue­den ac­ce­der a esa ca­nas­ta bá­si­ca”. Así se ex­pre­sa una an­ti­gua di­ri­gen­te obre­ra “La­men­ta­ble­men­te, las es­pe­ran­zas que ci­fra­mos en ese pro­yec­to re­vo­lu­cio­na­rio fue­ron trai­cio­na­das. Es­te ré­gi­men nos qui­tó el de­re­cho a la li­ber­tad sin­di­cal y a la ne­go­cia­ción co­lec­ti­va, y nos ha es­ta­fa­do con el anun­cio de au­men­tos sa­la­ria­les, co­mo ha­ce aho­ra”. Por cul­pa de es­tos in­ge­nuos y del gran en­ga­ña­dor, Hu­go Chá­vez, el país se hun­dió.

Lle­gó la ho­ra de los que cre­ye­ron en pa­ja­ri­tos pre­ña­dos, con­fia­ron en los mi­li­ta­res, im­pu­sie­ron el so­cia­lis­mo, des­cu­brie­ron el agua ti­bia. En Ve­ne­zue­la co­mo siem­pre el mi­li­ta­ris­mo es hoy si­nó­ni­mo de ham­bre. Por eso afir­man “Re­cha­zar la de­ci­sión del Con­se­jo Na­cio­nal Elec­to­ral de sus­pen­der el pro­ce­di­mien­to del re­fe­ren­do re­vo­ca­to­rio del man­da­to pre­si­den­cial, des­co­no­cien­do con ello la le­gí­ti­ma vo­lun­tad de los ciu­da­da­nos que, de acuer­do con el pro­pio Con­se­jo, lo­gra­ron cum­plir con el re­qui­si­to que exi­gía re­unir al me­nos el uno por cien­to (1%) de las ma­ni­fes­ta­cio­nes de vo­lun­tad de los elec­to­res pa­ra pro­mo­ver el re­fe­ren­do re­vo­ca­to­rio.”

Es­ta re­vo­lu­ción co­mo to­das desem­bo­ca en la mi­se­ria. De los dis­cur­sos no se co­me, el país en ma­nos de ig­no­ran­tes no ha­ce más que arrui­nar­se. Ni­co­lás Ma­du­ro no se di­ri­ge ha­cia nin­gu­na par­te, el so­cia­lis­mo del si­glo XXI es una ré­mo­ra en una épo­ca que nin­gún país si­gue esos can­tos de si­re­na. Cuan­do la Unión So­vié­ti­ca y la mis­ma Chi­na bus­can desa­rro­llar­se gra­cias a la li­bre em­pre­sa, Chá­vez y sus he­re­de­ros se enamo­ra­ron de ideas pro­pias del si­glo XIX.

To­dos pa­ga­mos la ig­no­ran­cia política de los mi­li­ta­res, el país en­ce­gue­ci­do no re­co­no­ció que vi­vía su me­jor épo­ca, se im­pu­so un ré­gi­men tan atra­bi­lia­ria co­mo el que im­pe­ra hoy en Ve­ne­zue­la. No va­mos ha­cia nin­gu­na par­te, no te­ne­mos fu­tu­ro, a me­nos que de nue­vo los ci­vi­les sean los que di­ri­jan la política. Es muy di­fí­cil que los cha­vis­tas re­co­noz­can su enor­me error, que la iz­quier­da com­pren­da su fra­ca­so. Esa es la tra­ge­dia ve­ne­zo­la­na, es­ta­mos atra­pa­dos en ma­nos de ver­da­de­ros ig­no­ran­tes.

En pleno si­glo XXI re­tro­ce­de­mos al si­glo XIX por cul­pa de unos go­ber­nan­tes atra­sa­dos, mal in­for­ma­dos y que ig­no­ran ha­cia don­de mar­chan. Así na­da sa­le bien. Con dis­cur­sos no se co­me. El atra­so y la ig­no­ran­cia se pa­gan. Hay que apren­der de la historia, los mi­li­ta­res ve­ne­zo­la­nos nun­ca han sa­bi­do go­ber­nar. Cuan­do el país ha es­ta­do en sus ma­nos, co­mo en el si­glo XIX y la pri­me­ra par­te del si­glo XX el país ca­yó en el atra­so. La historia se re­pi­te. So­lo los mi­li­ta­res que se dan su lu­gar, per­ma­ne­cen en los cuar­te­les y de­jan go­ber­nar a los ci­vi­les, no traen la mi­se­ria. Los mi­li­ta­res me­siá­ni­cos in­fa­li­ble­men­te lle­van el país a la ca­tás­tro­fe. Lo sa­be­mos y ca­da cier­to tiem­po re­pe­ti­mos el error. Aho­ra nos to­ca ir a pa­ro y sor­pren­den­te­men­te me di­cen que ha si­do un triun­fo. El país se de­tu­vo, Ma­du­ro si­guió ha­blan­do. Ma­du­ro ha­bla que te ha­bla, que fa­ta­li­dad. Cuan­do se ca­lla­rá ese hom­bre y se­re­mos fe­li­ces.

Ma­ta­ron has­ta los pa­ja­ri­tos pre­ña­dos, aca­ba­ron con el país y si­guen ha­blan­do. Ma­du­ro se ha ga­na­do un lu­gar destacado en el jar­dín de la ig­no­ran­cia, la tris­te­za y la pe­sa­dez. Po­bre Ve­ne­zue­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.