La ex­cep­cio­na­li­dad o el via­duc­to de La Ca­bre­ra

Notitarde - - Tangente - Je­sús Puer­ta

Ha­ce un par de dé­ca­das, to­da­vía cuan­do Cal­de­ra, es­cu­ché la po­nen­cia de un equi­po de in­ge­nie­ros que lo­gró po­ner­le la piel de ga­lli­na al au­di­to­rio, an­te la in­mi­nen­cia del de­rrum­be del via­duc­to de la Ca­bre­ra, ese her­mano me­nor del que co­mu­ni­ca a Ca­ra­cas y la Guai­ra. Ellos ex­pli­ca­ban que ya ha­bían pa­sa­do años des­de que se ha­bían so­bre­pa­sa­do to­dos los lí­mi­tes en cuan­to a pe­so y vo­lu­men de cir­cu­la­ción por la vía. Nos lla­ma­ban la aten­ción, con lu­jo de da­tos téc­ni­cos, acer­ca de la ca­tás­tro­fe que se ave­ci­na­ba, de to­das las con­se­cuen­cias que ello trae­ría, pues­to que la Ca­bre­ra co­nec­ta a la ca­pi­tal y to­da la zo­na cen­tral del país con el se­gun­do puer­to del país, Puer­to Ca­be­llo.

Ha­cia 2012 par­ti­ci­pé en un even­to de dis­cu­sión don­de también par­ti­ci­pó un in­ge­nie­ro ci­vil, de una gran tra­yec­to­ria en su pro­fe­sión, quien también des­ple­gó el mis­mo cua­dro es­pe­luz­nan­te del via­duc­to de la Ca­bre­ra. El pro­nós­ti­co, también, era re­ser­va­do. El via­duc­to es­ta­ba con­de­na­do. Lo in­creí­ble es que, a pe­sar de es­tas alar­mas de to­dos los in­ge­nie­ros ci­vi­les de es­te país, el di­no­sau­rio (de la épo­ca del pe­rez­ji­me­nis­mo) aún si­gue allí, lleno de hue­cos y te­rro­rí­fi­cos tem­blo­res pro­du­ci­dos por las gan­do­las que se mue­ven so­bre él.

Es la fuer­za de la ex­cep­cio­na­li­dad y la pro­vi­sio­na­li­dad. Es­te es un país don­de lo pro­vi­sio­nal pa­re­ce con­ver­tir­se en per­ma­nen­te, co­mo lo ilus­tró aquel fa­mo­so puen­te que co­mu­ni­ca­ba el es­ta­do Mi­ran­da con la vía al orien­te del país, pa­san­do por Bo­ca de Uchi­re. Esas es­truc­tu­ras aguan­tan y aguan­tan. Nos arran­can un co­men­ta­rio acer­ca de la ca­li­dad de los in­ge­nie­ros pe­rez­ji­me­nis­tas. Pe­ro el he­cho es que, sí aguan­tan, pe­ro al fi­nal se caen. Co­mo el de la Guai­ra. Co­mo el puen­te cer­ca de Bo­ca de Uchi­re. Co­mo los pe­chos de Pa­me­la An­der­son. La gra­ve­dad exis­te.

Se me an­to­ja que la ac­tual estabilidad política y apa­ren­te “paz so­cial” que hay en el país, es si­mi­lar a esa per­sis­ten­cia de lo pro­vi­sio­nal que ca­si es nues­tra se­ñal de iden­ti­dad na­cio­nal, en lo que a obras de in­ge­nie­ría ci­vil se re­fie­re, es­pe­cial­men­te con las cons­truc­cio­nes go­me­cis­tas y pe­rez­ji­me­nis­tas. El asom­bro vie­ne de la in­con­gruen­cia en­tre la evi­den­cia de su fra­gi­li­dad y la ter­que­dad de su re­sis­ten­cia.

Es real­men­te sor­pren­den­te, por ejem­plo, la inep­ti­tud de la opo­si­ción. Aun­que un ejer­ci­cio de com­pa­ra­ción con la historia de la iz­quier­da pue­de ayu­dar a en­ten­der. Hay de­rro­tas his­tó­ri­cas que du­ran dé­ca­das pa­ra com­ple­tar su tra­ba­jo de ma­tar. El desas­tre de la lu­cha ar­ma­da, por la cual to­da­vía hay por ahí quie­nes sus­pi­ran, fue esa muer­te lar­ga­men­te efi­caz. Así co­mo la iz­quier­da du­ró más de 30 años (en­tre 1963 y 1998, por lo me­nos) frag­men­ta­da, sin brú­ju­la, sin pers­pec­ti­vas, sub­sis­tien­do a ba­se de unas ilu­sio­nes de­fen­di­das con más ter­que­dad que ra­zo­nes, has­ta que, en el col­mo del sin­sen­ti­do, se afe­rró a Cal­de­ra pa­ra, por lo me­nos, ejer­cer un car­gui­to; así nues­tra opo­si­ción, des­pués de los fra­ca­sos que se su­ce­die­ron des­de 1998, 2002, 2004, etc., si­gue afe­rra­da a los de­li­rios de una gua­rim­ba po­li­cla­sis­ta que una a los ba­rrios po­pu­la­res y las ur­ba­ni­za­cio­nes cla­se me­dia pa­ra de­rro­car al Par­ti­do-go­bierno-FA, o sue­ña con un gol­pe mi­li­tar que al fin cum­pla con sus sue­ños de re­van­cha con­tra los otros mi­li­ta­res que hoy están en el po­der, o sus­pi­ra por una in­va­sión nor­te­ame­ri­ca­na, co­mo la de Irak, que bom­bar­dee a esos ba­rrios don­de aún sub­sis­ti­rían al­gu­nos ma­lan­dros cha­vis­tas, pe­ro que a las ur­ba­ni­za­cio­nes las de­ja­ran igua­li­tas, pa­ra ga­ran­ti­zar las in­con­te­ni­bles ex­pre­sio­nes fes­ti­vas de ce­le­bra­ción de los in­va­so­res-li­be­ra­do­res.

Pe­ro igual sor­pren­de y ma­ra­vi­lla esa “estabilidad” en el po­der, de un Par­ti­do-Go­bierno-FA que go­bier­na po­nien­do en sus­pen­so to­da la ins­ti­tu­cio­na­li­dad, los Po­de­res Pú­bli­cos, las elec­cio­nes, la es­truc­tu­ra de los ga­bi­ne­tes. Que, des­pués de no dar pie con bo­la en lo eco­nó­mi­co, se afe­rra a la ilu­sión de que los pre­cios del pe­tró­leo vuel­van a ni­ve­les ta­les que lo­gren di­si­par to­da es­ta pe­sa­di­lla de in­fla­ción y co­las por el des­abas­te­ci­mien­to; que bus­ca un acuer­do con un sec­tor de bur­gue­ses (los “sec­to­res pro­duc­ti­vos”) pa­ra que al fin “reac­ti­ven la eco­no­mía pro­duc­ti­va”, mien­tras res­pon­de a una “gue­rra eco­nó­mi­ca” de par­te de la mis­ma bur­gue­sía, en­tre­gan­do de pa­so la eco­no­mía a los mi­li­ta­res; que ase­gu­ra que el dó­lar se “es­ta­bi­li­za”, ases­tán­do­nos a to­dos un ajus­te por el es­tó­ma­go y el bol­si­llo que pa­sa por pa­gar la deu­da ex­ter­na co­mo sea, re­ne­go­ciar do­lo­ro­sa­men­te con los chi­nos y to­dos nues­tros acree­do­res, dar­le am­plias fa­ci­li­da­des a las com­pa­ñías trans­na­cio­na­les pa­ra que ex­plo­ten la ri­que­za mi­ne­ra del país. Sor­pren­de có­mo se po­ne en ries­go la le­gi­ti­mi­dad de unas ins­ti­tu­cio­nes que na­die con­si­de­ra “in­de­pen­dien­tes”, so­bre to­do to­man­do en cuen­ta que la caí­da de la IV Re­pú­bli­ca se de­bió en gran par­te a la des­le­gi­ti­ma­ción de aque­llas ins­ti­tu­cio­nes por fal­ta de in­de­pen­den­cia. Ma­ra­vi­lla có­mo se fu­sio­na en una so­la alea­ción de po­der un Par­ti­do, una bu­ro­cra­cia es­ta­tal y una je­rar­quía mi­li­tar, que se aso­cia a las trans­na­cio­na­les pa­ra los gran­des ne­go­cios ex­cep­cio­na­les que se están con­fi­gu­ran­do en el Ar­co Mi­ne­ro y más allá, y lo ha­ga con un dis­cur­so in­cen­dia­rio que po­ne igual a Bo­lí­var y a Er­do­gan co­mo mo­de­los.

La ex­pli­ca­ción, que­ri­do ami­go Or­lan­do Za­ba­le­ta, es que qui­zás to­da­vía si­gue vi­gen­te el sueño del Po­der Po­pu­lar, que aho­ra se lla­man CLAP, así co­mo an­tes “círcu­los bo­li­va­ria­nos”, “con­se­jos co­mu­na­les”, “mi­sio­nes”, co­mu­nas, etc. Co­mo bien se­ña­la Nés­tor Fran­cia, eso no tie­ne na­da que ver con la eco­no­mía; sino con la política y has­ta con la poe­sía y el psi­coa­ná­li­sis. Tie­ne que ver con las ilu­sio­nes de unos ac­ti­vis­tas, de una par­te, y, por otra par­te, el buen sen­ti­do ma­si­vo de un pue­blo que sa­be que la opo­si­ción es peor y que na­da gana con una nue­va ex­plo­sión so­cial, con to­do y su mor­tan­dad.

¿Cuál ex­cep­cio­na­li­dad cae­rá pri­me­ro, la Ca­bre­ra o el Par­ti­do-go­bierno-FA? Así co­mo la fuer­za de gra­ve­dad, esa “ra­bia ubé­rri­ma, política” (Va­lle­jo) si­gue ac­tuan­do so­bre las es­truc­tu­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.