El nau­fra­gio

Notitarde - - Tangente - So­le­dad Mo­ri­llo Be­llo­so

En la ten­sa es­pe­ra. El ai­re es­tá tan den­so, tan grue­so, tan car­ga­do, que só­lo po­dría cor­tar­se con una fuer­te sie­rra con fi­lo de dia­man­te. Ma­du­ro es­tu­vo de via­je. Tie­ne nue­vos me­jo­res amigos. Na­da me­nos que Pu­tin y Er­do­gan, dos de los más aca­ba­dos re­pre­sen­tan­tes del fas­cis­mo del si­glo XXI. Fue a guin­dár­se­les. En la bús­que­da de pla­ta y al­go de apo­yo in­ter­na­cio­nal, ha­bi­da cuen­ta que no tie­ne ni lo uno de lo otro. Es­co­ge es­tar afue­ra cuan­do se pro­duz­can los anun­cios del TSJ. Se lle­vó a Pa­drino López, te­mien­do aca­so que se le con­vir­tie­ra en un Juan Vi­cen­te Gómez que lo vie­ra co­mo és­te vio a El Ca­bi­to. De­jó en Ve­ne­zue­la a Aris­tó­bu­lo, a quien ya ni te­men ni res­pe­tan.

Hay que ele­gir las ba­ta­llas. Si uno pre­ten­de ga­nar en mu­chos fren­tes a la vez, au­men­tan las pro­ba­bi­li­da­des de per­der el con­jun­to. Hay que pre­gun­tar­se qué se es­tá dis­pues­to a per­der pa­ra ga­nar. Cues­ta creer que eso no se lo es­té plan­tean­do el ré­gi­men. ¿Qué va­le más? ¿Usar la car­ta del TSJ pa­ra que aprue­be el asun­to del pre­su­pues­to sin la apro­ba­ción de la AN? ¿Ju­gár­se­la pa­ra ma­tar el re­vo­ca­to­rio y, de pa­so, pos­ter­gar has­ta nue­vo avi­so las elec­cio­nes re­gio­na­les y así des­truir el de­re­cho al su­fra­gio? ¿O que el TSJ se con­vier­ta en tri­bu­nal de la In­qui­si­ción y le quite de un zar­pa­zo la in­mu­ni­dad a los par­la­men­ta­rios? In­sis­to. ¿Qué va­le más? Por de pron­to, el TSJ le ob­se­quia a Ma­du­ro el con­trol ab­so­lu­to so­bre el pre­su­pues­to. Eso trae con­se­cuen­cias, in­ter­nas y ex­ter­nas. Pa­ra el país y, también, pa­ra el go­bierno.

San­tos se sien­ta en la me­sa con los fac­to­res del NO. Po­ne su pre­mio No­bel so­bre la ma­de­ra de esa nue­va y ba­rro­ca me­sa de ar­bi­tra­jes. Uri­be y Pas­tra­na, con cor­te­sía pai­sa y ca­cha­ca, le re­cuer­dan que fue de­rro­ta­do en el ple­bis­ci­to.

La es­tra­te­gia pe­tro­le­ra se de­rrum­ba. Fun­cio­na pa­ra los de­más, pe­ro no pa­ra Ve­ne­zue­la, que tum­bó su pro­duc­ción pe­tro­le­ra (gra­cias a la ge­ren­cia de Ra­mí­rez) y de­jó de ser una po­ten­cia im­por­tan­te en el ne­go- cio. De ser un titán, Ve­ne­zue­la pa­só a ser un per­so­na­je me­nor. Del “so­mos” pa­sa­mos al “fui­mos”. A es­to con­du­jo la ge­ren­cia pe­tro­le­ra cha­vis­ta.

Sien­to que es­ta­mos en pre­sen­cia de un nau­fra­gio. Ya ocu­rrió. Por im­pe­ri­cia y tor­pe­za de la tri­pu­la­ción. Los so­bre­vi­vien­tes están ya en una is­la de­sier­ta. Pe­ro los que que­da­ron de la tri­pu­la­ción son unos cuan­tos que o es­ta­ban en­tre los que hi­cie­ron nau­fra­gar el bu­que o son ape­nas ca­ma­re­ros o gru­me­tes ra­sos, con po­co co­no­ci­mien­to pa­ra di­ri­gir la vi­da en la is­la de­sier­ta y con­se­guir la ma­ne­ra de or­ga­ni­zar la for­ma de cons­truir una nue­va em­bar­ca­ción que per­mi­ta sa­lir de la is­la y lle­gar a un puer­to se­gu­ro. Es­tos tri­pu­lan­tes se que­da­ron con las ar­mas que ha­bía en el bu­que y se nie­gan a es­cu­char los con­se­jos de mu­chos pa­sa­je­ros con vas­tos co­no­ci­mien­tos y ca­pi­tal in­te­lec­tual pa­ra en­fren­tar la si­tua­ción. ¿Tie­ne sen­ti­do que en esa is­la de­sier­ta go­bier­nen los me­nos ca­pa­ci­ta­dos y fa­ná­ti­ca­men­te ob­se­sio­na­dos por el po­der? ¿Cuán­to tiem­po pa­sa­rá an­tes un los so­bre­vi­vien­tes pa­sa­je­ros, lue­go de in­ten­tar to­dos los ca­mi­nos de diá­lo­go y ne­go­cia­ción de­ci­dan que no les que­da de otra que la re­be­lión? Una co­sa es­tá cla­ra: en la is­la de­sier­ta no so­bre­vi­vi­rán di­ri­gi­dos por tri­pu­lan­tes in­ca­pa­ces. Y de la is­la no sal­drán mien­tras esos tri­pu­lan­tes es­tén go­ber­nan­do. Co­mo en Es­par­ta, los tri­pu­lan­tes pue­den acep­tar de­ci­dir a tra­vés de una con­sul­ta. O sen­sa­ta­men­te ce­der el man­do. De lo con­tra­rio, tri­pu­lan­tes y pa­sa­je­ros están con­de­na­dos a una lar­ga y do­lo­ro­sa ago­nía en la is­la de­sier­ta y even­tual­men­te a la muer­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.