¿De es­ta cri­sis na­ce­rá al­go nue­vo?

La política es así

Notitarde - - Opinión - Nel­son Acos­ta Es­pi­no­za

La se­ma­na pa­sa ha si­do ri­ca en su­ce­sos de na­tu­ra­le­za política. Es­tos acon­te­ci­mien­tos han re­ve­la­do el lí­mi­te fi­nal del so­cia­lis­mo del si­glo XXI y, en cier­ta for­ma, han di­bu­ja­do los pri­me­ros tra­zos que des­cri­ben el ini­cio de una nue­va eta­pa política en el país.

Voy a in­ten­tar re­su­mir es­tos su­ce­sos con sus im­pli­ca­cio­nes. En pri­mer lu­gar, se de­be ano­tar la sus­pen­sión del re­fe­rén­dum re­vo­ca­to­rio me­dian­te de­ci­sión de tri­bu­na­les pe­na­les aca­ta­da por CNE. Es­ta me­di­da, sin la me­nor du­da, im­pli­ca un gol­pe de es­ta­do y po­ne en en­tre­di­cho la le­ga­li­dad cons­ti­tu­cio­nal del po­der eje­cu­ti­vo.

En res­pues­ta a es­ta sus­pen­sión de RR en el país, la Asam­blea Na­cio­nal enun­cio la rup­tu­ra del hi­lo cons­ti­tu­cio­nal e ini­cio ges­tio­nes con la fi­na­li­dad de lle­var a ca­bo un jui­cio de res­pon­sa­bi­li­dad política con­tra el pre­si­den­te Ni­co­lás Ma­du­ro. A tono con es­ta de­cla­ra­ción se lle­vó a ca­bo la “To­ma de Ve­ne­zue­la” y se anun­ció un pa­ro ge­ne­ral de 12 ho­ras en to­do el país. Ac­ción que se reali­zó exi­to­sa­men­te el pa­sa­do 28 de oc­tu­bre.

Pa­ra el 3 de no­viem­bre, Hen­ri­que Ca­pri­les, con­vo­ca a una mar­cha ha­cia el Pa­la­cio de Mi­ra­flo­res. Lo úni­co que evi­ta­ría es­ta ac­ción, según el go­ber­na­dor de Mi­ran­da, “es que el Con­se­jo Na­cio­nal Elec­to­ral anun­cie la fe­cha de la re­co­lec­ción del 20% de la vo­lun­ta­des a fa­vor de Re­fe­ren­do Re­vo­ca­to­rio an­tes del do­min­go 30 de oc­tu­bre”.

Es­tos he­chos y sus im­pli­ca­cio­nes po­lí­ti­cas des­cri­ben un pa­no­ra­ma al­ta­men­te pe­li­gro­so pa­ra la con­vi­ven­cia de­mo­crá­ti­ca. En cier­to sen­ti­do, pa­re­cie­ra que nos es­ta­mos acer­can­do a una cri­sis de na­tu­ra­le­za or­gá­ni­ca, ¿Qué sig­ni­fi­ca es­te con­cep­to? O, ex­pre­sa­do en otros tér­mi­nos, ¿es­ta­mos en pre­sen­cia del fi­nal de una épo­ca? ¿La re­so­lu­ción del con­flic­to abri­ría las com­puer­tas pa­ra el ini­cio de un nue­vo ci­clo po­lí­ti­co en el país? En fin, ¿qué ha en­tra­do en cri­sis en la so­cie­dad ve­ne­zo­la­na?

En prin­ci­pio, pa­re­ce sa­bio re­cal­car que la sus­pen­sión del RR tie­ne im­pli­ca­cio­nes sus­tan­ti­vas pa­ra am­bos ban­dos en pug­na, Por un la­do, el go­bierno se ve­rá an­te la dis­yun­ti­va de pro­fun­di­zar el ses­go au­to­ri­ta­rio del ré­gi­men en or­den de po­der so­bre­vi­vir. Es­ta úl­ti­ma afir­ma­ción de­be­mos en­ten­der­la co­mo la ne­ce­si­dad de ahon­dar el ca­rác­ter mi­li­tar del ré­gi­men y re­nun­ciar de­fi­ni­ti­va­men­te al apo­yo po­pu­lar que lo de­fi­nió en sus ini­cios. La opo­si­ción, por su par­te, de­be­rá re­de­fi­nir su es­tra­te­gia. Ya no se­rá de na­tu­ra­le­za elec­to­ral (los de- mó­cra­tas son ma­yo­ría). To­do in­di­ca que los pa­sos a se­guir se orien­tan ha­cia una re­be­lión de na­tu­ra­le­za cí­vi­ca.

En otras pa­la­bras, los de­mó­cra­tas están an­te una si­tua­ción que les pue­de per­mi­tir, no tan so­lo ins­tru­men­tar una sa­li­da a la ac­tual co­yun­tu­ra (res­que­bra­jar el fren­te ofi­cia­lis­ta y obli­gar a la res­tau­ra­ción de la gobernabilidad de­mo­crá­ti­ca) sino, igual­men­te, plan­tear­se una re­es­truc­tu­ra­ción del sis­te­ma de po­der que pon­ga fin a to­da una épo­ca política en el país. Lo que in­ten­to re­cal­car es lo si­guien­te: es­ta­mos an­te la opor­tu­ni­dad his­tó­ri­ca de en­sa­yar la pues­ta en es­ce­nas de iné­di­tos pro­yec­tos po­lí­ti­cos que ha­gan avan­zar a to­da la so­cie­dad so­bre pa­rá­me­tros to­tal­men­te dis­tin­tos a los que pre­va­le­cie­ron en el pa­sa­do.

He se­ña­la­do que la cri­sis es de na­tu­ra­le­za or­gá­ni­ca por­que abar­ca a ca­si to­dos los pa­rá­me­tros de nues­tra or­ga­ni­za­ción so­cial (eco­no­mía, cul­tu­ra, me­ca­nis­mos de dis­tri­bu­ción de po­der, etc.).Tie­ne ese ca­rác­ter, igual­men­te, por­que cuestiona los es­que­mas na­rra­ti­vos con­ven­cio­na­les a tra­vés de los cua­les la cla­se política tra­di­cio­nal­men­te ha in­ter­pre­ta­do la reali­dad na­cio­nal.

En otras pa­la­bras, hay que es­tar aten­to en re­la­ción a los in­ten­tos de res­tau­rar lo ya vi­vi­do. Es vi­tal blo­quear es­ta ame­na­za. Sa­lir del cha­vis­mo es fun­da­men­tal, Es un ini­cio. Pe­ro más im­por­tan­te, es la for­mu­la­ción de una nue­va na­rra­ti­va que re­em­pla­ce a las que fue­ron he­ge­mó­ni­cas en el pa­sa­do.

El ca­rác­ter or­gá­ni­co de la cri­sis ra­di­ca pre­ci­sa­men­te en que la vie­ja for­ma de en­ten­der el país ago­ni­za y un nue­vo re­la­to po­lí­ti­co no ter­mi­na de na­cer.

En fin, los nue­vos ac­to­res po­lí­ti­cos tie­nen una do­ble res­pon­sa­bi­li­dad. Pri­me­ro, em­pi­nar­se so­bre los re­tos que de­man­da la co­yun­tu­ra política y, se­gun­da, po­sar sus mi­ra­das en los desafíos de na­tu­ra­le­za es­tra­té­gi­ca que ofre­ce es­ta nue­va opor­tu­ni­dad his­tó­ri­ca en el país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.