Pe­li­gra el bien co­mún

Notitarde - - Tangente -

“Es gran­de la ten­ta­ción de re­cha­zar con la vio­len­cia las gra­ves in­ju­rias con­tra la dig­ni­dad hu­ma­na”, di­ce Po­pu­lo­rum Pro­gres­sio en “si­tua­cio­nes cu­ya in­jus­ti­cia cla­ma al cie­lo”.

De la car­ta de Pa­blo VI están pró­xi­mos a cum­plir­se cin­cuen­ta años a co­mien­zos de ve­ni­de­ro 2017. Ella fue, en nues­tros años ju­ve­ni­les, un lla­ma­do al compromiso so­cial “El desa­rro­llo es el. nue­vo nom­bre de la paz”. Es­te de­be ser “de to­do el hom­bre y de to­dos los hom­bres” y con­sis­te en el pa­so de un ni­vel me­nos hu­ma no a un ni­vel más hu­mano de vi­da.

En el pen­sa­mien­to de San­to To­más de Aquino, la re­sis­ten­cia a la ti­ra­nía no es se­di­ción, por­que el po­der se jus­ti­fi­ca en su ser­vi­cio al bien co­mún y ti­rano es aquel que des­pre­cia el bien com ún y bus­ca el bien pri­va­do. En su lí­nea de ra­zo­na­mien­to, se ubi­ca el pon­tí­fi­ce al tra­tar el te­ma en es­ta en­cí­cli­ca. Por lo tan­to, ¿Cuán­do es lí­ci­ta la in­su­rrec­ción? So­lo “en el ca­so de ti­ra­nía evi­den­te y pro­lon­ga­da que aten­ta­se gra­ve­men­te a los de­re­chos fun­da­men­ta­les de la per­so­na y da­ña­se pe­li­gro­sa­men­te el bien co­mún del país”.

No te­ner im­pa­cien­cia acon­se­ja Azo­rín al po­lí­ti­co, quien “no de­be de­jar­se arras­trar por el im­pul­so ge­ne­ral”. La pru­den­cia es con­se­je­ra sa­bia y útil. En ella se fun­da­men­ta la pre­ven­ción de la en­cí­cli­ca ci­ta­da, pues co­mo pue­de leer­se mil ve­ces en la historia de la hu­ma­ni­dad, la vio­len­cia “en­gen­dra nue­vas in­jus­ti­cias, in­tro­du­ce nue­vos des­equi­li­brios y pro­vo­ca nue­vas rui­nas”, por­que “No se pue­de com­ba­tir un mal real al pre­cio de un mal ma­yor”.

No es me­ra­men­te doc­tri­na­rio mi in­te­rés en re­cor­dar­lo. So­mos ve­ne­zo­la­nos de es­ta ho­ra de an­gus­tia, in­cer­ti­dum­bre y de­fi­ni­cio­nes. En ca­da quien pe­san más las res­pon­sa­bi­li­da­des. En quie­nes go­bier­nan, los rum­bos mar­ca­dos por sus ac­cio­nes u omi­sio­nes. En quie­nes as­pi­ran cam­biar las co­sas y go­ber­nar, y cu­yos hom­bros no es que lle­ven car­ga más li­via na.

Los tiem­pos que vi­ve Ve­ne­zue­la son di­fí­ci­les, y los que vie­ne en lo serán más. Es lo pro­pio de los tiem­pos de­ci­si­vos. El am­bien­te, pa­ra de­cir­lo en el len­gua­je deportivo pro­pio de la tem­po­ra­da, de la no­ve­na en­tra­da. La fi-nal. Aque­lla don­de ca­da ju­ga­da, ca­da lan­ce, ca­da de­ci­sión ofen­si­va o de­fen­si­va, están re­ves­ti­das de ten­sión y dra­ma. Una que no so­lo es­tá con­di­cio­na­da por el co­rrer del re­loj ¿Has­ta cuán­do? Que tie­ne ho­ra im­pre­ci­sa, por­que el jue­go, ya lo de­cía Be­rra no se ter­mi­na has­ta que no se aca­ba.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.