Con­ver­sa­ción ima­gi­na­ria con un bu­ró­cra­ta real

Notitarde - - Tangente - Ra­fael Vic­to­rino Mu­ñoz

B uró­cra­ta (tra­tan­do de pa­re­cer co­rrec­to o se­ve­ro, o am­bas): ¿Tra­jo los re­qui­si­tos? Ciu­da­dano (tra­tan­do de pa­re­cer des­preo­cu­pa­do o se­gu­ro): Sí, aquí están to­dos, los que pe­dían según la pá­gi­na.

Bu­ró­cra­ta (ale­grán­do­se de ver que no están com­ple­tos): Fal­tó la par­ti­da de na­ci­mien­to.

Ciu­da­dano (con­fun­di­do o per­ple­jo): ¿La par­ti­da de na­ci­mien­to?

Bu­ró­cra­ta (po­nien­do ex­pre­sión tí­pi­ca de bu­ró­cra­ta an­te ciu­da­dano inep­to): Sí, la par­ti­da de na­ci­mien­to.

Ciu­da­dano (po­nien­do ex­pre­sión tí­pi­ca de ciu­da­dano que dis­cu­te con bu­ró­cra­ta inep­to): Pe­ro ahí no de­cía exac­ta­men­te eso.

Bu­ró­cra­ta (con ai­res de su­fi­cien­cia): La par­ti­da de na­ci­mien­to es un re­qui­si­to pa­ra to­do.

Ciu­da­dano (tra­tan­do de con­tem­po­ri­zar): ¿Y pa­ra qué pi­den la par­ti­da de na­ci­mien­to si ya yo soy ma­yor de edad y ten­go cé­du­la?

Bu­ró­cra­ta (co­mo en una le­ta­nía): Es un re­qui­si­to.

Ciu­da­dano (con tono un po­co más ín­ti­mo): Sí, pe­ro pre­gun­to, na­da más co­mo cu­rio­si­dad, ¿qué in­for­ma­ción ven en mi par­ti­da de na­ci­mien­to o qué ne­ce­si­tan ver?

Bu­ró­cra­ta (cru­zan­do los bra­zos): Es un re­qui­si­to.

Ciu­da­dano (tra­tan­do de no im­pa­cien­tar­se): Sí, ya me lo di­jo. Pe­ro, apar­te de de­mos­trar que na­cí y en qué fe­cha, lo cual pue­de no­tar­se a sim­ple vis­ta y leer­se en mi cé­du­la, res­pec­ti­va­men­te, no hay otra co­sa que pue­dan ver en mi par­ti­da de na­ci­mien­to. Ex­cep­to el nom­bre de mis pa­dres.

Bu­ró­cra­ta (tra­tan­do de no im­pa­cien­tar­se): Sí, eso.

Ciu­da­dano (pen­san­do que ha en­con­tra­do un es­pa­cio por don­de co­lar­se): ¿Y pa­ra qué ha­ce fal­ta que se­pan el nom­bre de mis pa­dres?

Bu­ró­cra­ta (sor­pren­di­do): No sé. Es un re­qui­si­to.

Ciu­da­dano (tra­tan­do de no ser iró­ni­co): ¿Es que aca­so van a in­cluir a mis pa­dres en mi se­gu­ro?

Bu­ró­cra­ta (tra­tan­do de ser des­pec­ti­vo): No, eso no es pa­ra los con­tra­ta­dos.

Ciu­da­dano (su­bien­do li­ge­ra­men­te el tono): En­ton­ces, ¿pa­ra qué les ha­ce fal­ta?

Bu­ró­cra­ta ( su­bien­do más el tono): ¿Tra­jo o no tra­jo la par­ti­da de na­ci­mien­to?

Ciu­da­dano (res­pi­ran­do pro­fun­da­men­te): No, no la tra­je; ya le di­je que no sa­bía.

Bu­ró­cra­ta (mi­ran­do su te­lé­fono ce­lu­lar): No se pue­de sin ese re­qui­si­to.

Ciu­da­dano (es­pe­ran­do que el otro ter­mi­ne de es­cri­bir un men­sa­je en el ce­lu­lar): ¿Y us­ted no pue­de pro­ce­sar mis da­tos y des­pués se la trai­go?

Bu­ró­cra­ta (fin­gien­do que lo la­men­ta): No, ha­ce fal­ta ese re­qui­si­to.

Ciu­da­dano (elo­cuen­te): Pe­ro si yo ten­go ra­to aquí en la co­la, veo que us­ted lo que ha­ce es aga­rrar la car­pe­ta, re­vi­sar que están los re­qui­si­tos; me­te la car­pe­ta en esa ca­ja y des­pués se po­ne a ha­cer el pro­ce­so en la compu­tado­ra; in­clu­so les pre­gun­ta los da­tos a las per­so­nas sin ver los do­cu­men­tos. O sea, no pa­re­ce tan in­dis­pen­sa­ble.

Bu­ró­cra­ta (mo­nó­tono): Cla­ro que sí, es un re­qui­si­to.

Ciu­da­dano (su­pli­can­te): Por fa­vor, va­ya agi­li­zán­do­me el pro­ce­so, pa­ra que pue­da co­brar a fin de mes.

Bu­ró­cra­ta (con la son­ri­sa triun­fal del que tie­ne el po­der de pi­sar a una cu­ca­ra­cha): No se pue­de sin ese re­qui­si­to.

Ciu­da­dano (con­fi­den­cial): Una pre­gun­ta, ha­blan­do con fran­que­za, no se lo voy a de­cir a na­die: ¿al­gu­na vez ha he­cho el pro­ce­so sin to­dos los re­qui­si­tos y des­pués se los han traí­do? ¿Se pue­de? No sé, al­gún ami­go; al­guien que le dé un re­ga­li­to.

Bu­ró­cra­ta (mos­trán­do­se in­tere­sa­do): Sí se pue­de.

Ciu­da­dano (cre­yen­do que ha ga­na­do la ba­ta­lla): ¿Ve? En­ton­ces no es que no se pue­de sin los da­tos de la par­ti­da de na­ci­mien­to. Ni si­quie­ra son in­dis­pen­sa­bles.

Bu­ró­cra­ta (ce­rran­do la ven­ta­ni­lla): Es la ho­ra de ce­rrar. Vuel­va ma­ña­na.

Ciu­da­dano (to­tal­men­te con­fun­di­do, tar­ta­mu­dean­do): Pe­ro, si ni si­quie­ra son las do­ce.

Bu­ró­cra­ta (se­ña­lan­do con el de­do al re­loj de la pa­red): Según ese re­loj sí.

Ciu­da­dano (vol­tean­do ha­cia la pa­red): pe­ro…

Bu­ró­cra­ta (se ha ido y ha de­ja­do, en la pe­que­ña ven­ta­ni­lla de la ta­qui­lla, un tris­te si­len­cio). El ciu­da­dano es­tá a pun­to de llo­rar. Otros ciu­da­da­nos en la co­la lo mi­ran con odio por ha­ber pa­sa­do tan­to tiem­po dis­cu­tien­do.

Un vi­gi­lan­te, en la en­tra­da, se ajus­ta el cin­tu­rón en la grue­sa pan­za, jun­ta los ta­lo­nes, sa­ca pe­cho (den­tro de lo que ca­be), es­bo­za una son­ri­sa de­ba­jo de su bi­go­te de león ma­rino y se ocu­pa a su vez de dar­le vuel­ta al le­tre­ri­to en la puer­ta: “se­rra

do as­ta las dos de la tar­de”.TE­LÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.