El ajus­te ma­du­ris­ta ajus­ta a cual­quie­ra

Notitarde - - Tangente -

El ajus­te eco­nó­mi­co y so­cial apli­ca­do por el go­bierno de Ni­co­lás Ma­du­ro ha si­do el más fe­roz que se co­noz­ca en Ve­ne­zue­la, sin ha­ber si­do pla­ni­fi­ca­do de for­ma cons­cien­te por nin­gu­na au­to­ri­dad ofi­cial. Sim­ple­men­te ha ve­ni­do ocu­rrien­do, de ma­ne­ra im­pro­vi­sa­da y caó­ti­ca,co­mo su­ce­den la ma­yo­ría de los pro­ce­sos des­de 1999.

Te­ne­mos la in­fla­ción más al­ta del mun­do, a pe­sar del con­trol de pre­cios, por cuar­to año con­se­cu­ti­vo, lo cual dis­pa­ró la po­bre­za co­yun­tu­ral, me­di­da en tér­mi­nos del in­gre­so mo­ne­ta­rio, a 80%. Te­ne­mos uno de los sa­la­rios mí­ni­mos más ba­jos Amé­ri­ca La­ti­na, si­mi­lar al de Cu­ba y Hai­tí, los otros dos paí­ses de la re­gión que com­pi­ten con no­so­tros en de­te­rio­ro. El dó­lar de Di­com se ha des­li­za­do has­ta acer­car­se al dó­lar pa­ra­le­lo. Los pre­cios de nu­me­ro­sos pro­duc­tos de con­su­mo ma­si­vo –le­che, acei­te, ca­fé, gra­nos, ha­ri­na pan, pa­pel hi­gié­ni­co, en­tre mu­cho otros- son si­mi­la­res en el mer­ca­do pa­ra­le­lo, que es don­de se con­si­guen, a los de paí­ses en los cua­les no hay con­trol de cam­bio, y los tra­ba­ja­do­res ga­nan sa­la­rios cin­co o seis ve­ces su­pe­rio­res a los nues­tros. Las im­por­ta­cio­nes de ali­men­tos, ma­te­rias pri­mas e in­su­mos pa­ra la in­dus­tria, re­tro­ce­die­ron en­tre 50% y 70%, de­pen­dien- do del ru­bro, lo cual com­bi­na­do con la caí­da de la pro­duc­ción na­cio­nal, eyec­tó la es­ca­sez y el des­abas­te­ci­mien­to. De acuer­do con cifras de Co­nin­dus­tria, las po­cas fá­bri­cas que aún que­dan en el país tra­ba­jan a me­nos de 50% de su ca­pa­ci­dad ins­ta­la­da por fal­ta de in­su­mos y ma­te­rias pri­mas. To­das las em­pre­sas ex­pro­pia­das por el ré­gi­men arro­jan per­di­das. La fal­ta de me­di­ca­men­tos su­pera 80%. Des­apa­re­ció el dó­lar via­je­ro y a los pen­sio­na­dos y ju­bi­la­dos en el ex­te­rior no se les pa­ga.

Los cha­vis­ta han eje­cu­ta­do un ajus­te que tri­tu­ra a la in­men­sa ma­yo­ría de los ve­ne­zo­la­nos. Los in­for­mes de Da­ta­na­li­sis y otras en­cues­ta­do­ras mues­tran que cer­ca de 50% de la po­bla­ción co­me me­nos de tres ve­ces al día, y que la ca­li­dad de las dos co­mi­das que se con­su­men re­sul­ta muy ba­ja. Los tra­ba­jos so­bre po­bre­za se­ña­lan que los ni­ños están na­cien­do con me­nos ta­lla y pe­so, por el es­ca­so con­su­mo de ali­men­tos de sus ma­dres. El dé­fi­cit de aten­ción de los ni­ños y jó­ve­nes en edad es­co­lar ha au­men­ta­do, de­bi­do a que la ca­pa­ci­dad de con­cen­trar­se y apren­der es­tá aso­cia­da a la ca­li­dad de la ali­men­ta­ción.

Es­tos re­pre­sen­tan ape­nas unos po­cos da­tos del ajus­te cha­vis­ta. Leer los in­for­mes de la CE­PAL, Ban­co Mun­dial, BID o cual­quier otro or­ga­nis­mo mul­ti­la­te­ral don­de se com­pa­ran los desem­pe­ños de las eco­no­mías la­ti­noa­me­ri­ca­nas o de otras na­cio­nes, pro­du­ce en el lec­tor na­cio­nal una com­bi­na­ción de ra­bia y ver­güen­za. Ve­ne­zue­la se en­cuen­tra en los úl­ti­mos lu­ga­res en to­dos los in­di­ca­do­res que sir­ven pa­ra me­dir el desa­rro­llo eco­nó­mi­co y la equi­dad so­cial. Só­lo en uno, na­da me­mo­ra­ble, des­pun­ta­mos: la co­rrup­ción. Pa­sa­mos a con­ver­tir­nos en uno de los paí­ses más co­rrup­tos de la Tie­rra. La fuen­te más im­por­tan­te de la po­dre­dum­bre es el con­trol de cam­bio y los de­más con­tro­les y re­qui­si­tos im­pues­tos por el go­bierno pa­ra ob­te­ner cual­quier ti­po de li­cen­cia pa­ra es­ta­ble­cer un ne­go­cio, o im­por­tar o ex­por- tar pro­duc­tos. El lu­gar don­de cam­pea el la­tro­ci­nio es Ca­di­vi y las em­pre­sas es­ta­ti­za­das. Don­de el cha­vis­mo tie­ne me­ti­das sus ma­nos pa­sa a con­ver­tir­se en fo­co de lu­cra­ti­vos ne­go­cios y me­ca­nis­mo de for­ma­ción de sú­bi­tas y obs­ce­nas for­tu­nas. Ca­di­vi ha si­do el ins­tru­men­to de en­ri­que­ci­mien­to más po­de­ro­so al­gu­na vez mon­ta­do en Ve­ne­zue­la. Es­ta reali­dad no in­quie­ta a Aris­tó­bu­lo Is­tú­riz, so­lo preo­cu­pa­do en man­te­ner el con­trol de cam­bio pa­ra que no “tum­ben al go­bierno” y, des­de lue­go, fa­vo­re­cer su círcu­lo ín­ti­mo.

El cha­vis­mo si­túa en El Ca­ra­ca­zo, 27 de febrero de 1989, el ori­gen y jus­ti­fi­ca­ción del gol­pe de Es­ta­do del 4-F. La ira po­pu­lar ha­bría si­do la res­pues­ta le­gí­ti­ma del pue­blo an­te el “ajus­te neo­li­be­ral” im­pues­to por Carlos An­drés Pé­rez, a pe­sar de que es­te só­lo te­nía tres se­ma­nas ejer­cien­do la pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca. Los co­man­dan­tes del 4-F reivin­di­ca­ron a ese pue­blo re­pri­mi­do.

Los cha­vis­tas lle­van ca­si die­ci­ocho años go­ber­nan­do, han dis­fru­ta­do de los in­gre­sos pe­tro­le­ros más al­tos de la historia y, aho­ra, por su inep­ti­tud y co­rrup­ción, apli­can un ajus­te re­gre­si­vo y cri­mi­nal. El ré­gi­men cas­ti­ga al pue­blo, pe­ro no mues­tra nin­gu­na in­ten­ción de mo­de­rar sus gas­tos. Ma­du­ro in­vier­te for­tu­nas en or­ga­ni­zar cum­bres inú­ti­les, via­jar por el mun­do dan­do pe­na, man­te­ner el apo­yo a Cu­ba y com­prar ar­mas pa­ra gue­rras fic­ti­cias. El ajus­te ma­du­ris­ta ajus­ta a cual­quie­ra, so­bre to­do a los po­bres.

Trino Már­quez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.