do­ble play

Notitarde - - Ciudad - Do­ble­pla­y_llg@gmail.com @Lui­sLeo­nGue­rra

Ju­lio Cas­ti­llo

A ries­go de ser fas­ti­dio­so con el cuen­ti­co y ex­po­nién­do­me a otra chan­za que mi que­ri­do ami­go An­to­nio Eca­rri me ha­ce ca­da vez que lo cuen­to, voy a vol­ver a re­la­tar có­mo fue que ocu­rrió la To­ma del Pa­la­cio de In­vierno que se­lló el co­mien­zo de la Re­vo­lu­ción de Oc­tu­bre (no la de aquí que so­lo cam­bió el rum­bo de Ve­ne­zue­la, sino la Ru­sa que pu­do cam­biar el rum­bo del mun­do).

Pues bien, se­sio­na­ba el So­viet de Pe­tro­gra­do con la pre­sen­cia de los más al­tos di­ri­gen­tes bol­che­vi­ques, la si­tua­ción era ten­sa con sol­da­dos al­za­dos en las ca­lles y el pa­la­cio im­pe­rial ase­dia­do por obre­ros re­vo­lu­cio­na­rios ar­ma­dos. Una de­le­ga­ción de es­tos úl­ti­mos fue en­via­da a ha­blar en la ma­ña­na con los má­xi­mos je­fes bol­che­vi­ques que co­mo bue­nos po­lí­ti­cos, dis­cu­tían to­da la no­che que ha­cer en aque­llos mo­men­tos iné­di­tos.

De­sig­nan una co­mi­sión a re­ci­bir a los de­le­ga­dos de obre­ros y sol­da­dos que ase­dia­ban al Pa­la­cio. Es­tos les ha­blan de su in­ten­ción de asal­tar­lo, pues­to que ha­bían re­pa­ra­do que la de­fen­sa era pe­que­ña y el gol­pe ten­dría un éxi­to se­gu­ro. In­me­dia­ta­men­te fue­ron in­cre­pa­dos, acu­sa­dos de agen­tes del za­ris­mo, de pro­vo­ca­do­res y les hi­cie­ron re­gre­sar a es­pe­rar ór­de­nes de la di­rec­ción po­lí­ti­ca que se­guía dis­cu­tien­do in­ter­mi­na­ble­men­te qué ha­cer. Se retiran re­ga­ña­dos los obre­ros, pe­ro re­gre­san en la tar­de al sa­lón de se­sio­nes del so­viet don­de los má­xi­mos lí­de­res con­ti­nua­ban de­va­nán­do­se los se­sos so­bre los pa­sos que a dar.

De nue­vo les re­ci­ben y les lan­zan la mis­ma pe­ro­ra­ta de la pru­den­cia y de la ne­ce­si­dad de es­pe­rar ór­de­nes. Sin em­bar­go, aque­llos so­la­dos y obre­ros no ve­nían a bus­car ór­de­nes, ve­nían es­ta vez a de­cir­les que ya ha­bían to­ma­do el Pa­la­cio de In­vierno prác­ti­ca­men­te sin re­sis­ten­cia al­gu­na. Así co­men­zó la Re­vo­lu­ción Ru­sa de 1917.

De ma­ne­ra pa­re­ci­da ca­yó el Mu­ro de Ber- lín. Una or­den mal in­ter­pre­ta­da de un guar­dia que co­men­zó a de­jar pa­sar gen­te al la­do oc­ci­den­tal pro­vo­có un tu­mul­to que nin­gu­na ame­tra­lla­do­ra se atre­vió a pa­rar. Así ca­yo Cea­ceus­cu ase­dia­do por una ma­ni­fes­ta­ción de sus pro­pios par­ti­da­rios.

Es de­cir, una co­sa pien­sa el bu­rro y otra quien lo arrea.

Nues­tra si­tua­ción po­lí­ti­ca es com­ple­ja, iné­di­ta. Un re­por­ta­je de Tal Cual re­la­ta­ba las va­ci­la­cio­nes y las du­das de nues­tra di­ri­gen­cia po­lí­ti­ca en la ta­ri­ma de la in­men­sa ma­ni­fes­ta­ción del 26 la se­ma­na pa­sa­da. Los más ve­te­ra­nos y los más jó­ve­nes se pre­gun­ta­ban que ha­cer fren­te a la mul­ti­tud. Es nor­ma, no hay que aver­gon­zar­se. No hay ma­nual que di­ga qué es lo que hay que ha­cer en es­tos ca­sos.

Mien­tras es­to es­cri­bi­mos se de­be­ría rea­li­zar una reunión con la pre­sen­cia de me­dia­do­res, en­tre ellos el de la San­ta Se­de, so­li­ci­ta­do por la opo­si­ción. Un gru­po de par­ti­dos ha pro­pues­to que asis­ta so­lo “Chúo” To­rreal­ba. En lo per­so­nal me pa­re­ce una po­si­ción ra­zo­na­ble. Mien­tras no se desa­rro­lle la te­le­pa­tía en ni­ve­les acep­ta­bles, al­guien de­be ir a de­cir­le a los sá­tra­pas del go­bierno cuá­les son las con­di­cio­nes de la opo­si­ción pa­ra sen­tar­se a dia­lo­gar.

Lo im­por­tan­te es man­te­ner la uni­dad. Si se lle­ga a la ma­ni­fes­ta­ción a Mi­ra­flo­res se­ría sui­ci­da no ha­cer­lo uni­dos. Se­ría igual­men­te sui­ci­da man­te­ner el in­mo­vi­lis­mo, re­nun­ciar a la mo­vi­li­za­ción so­cial y co­men­zar a ne­go­ciar se­cre­ta­men­te. To­do de­be ha­cer­se en la ma­yor trans­pa­ren­cia.

Ca­be­za fría y co­ra­zón ar­dien­te. In­te­li­gen­cia pa­ra re­sol­ver rá­pi­da­men­te. Mien­tras to­do es­to es­tá pa­san­do, el pue­blo si­gue pa­de­cien­do y su­frien­do. El com­pro­mi­so es in­men­so. Es­ta se­ma­na es im­por­tan­tí­si­ma. Que Dios re­par­ta co­ra­je y sa­bi­du­ría.

Luis León Gue­rra

¡TIEM­PO VEN­CI­DO! En su em­pe­ci­na­do es­fuer­zo por atrin­che­rar­se en el po­der, el pre­si­den­te Ni­co­lás Ma­du­ro vuel­ve a des­em­pol­var la can­ta­le­ta del “gol­pe de Es­ta­do” pa­ra tra­tar de se­guir res­pi­ran­do de­ba­jo del agua. Pre­si­den­te, no es la MUD ni los par­ti­dos los que tie­nen la fuer­za su­fi­cien­te pa­ra re­vo­car­lo; es más del 80% de los ve­ne­zo­la­nos can­sa­dos, de­ses­pe­ra­dos, obs­ti­na­dos y ya en el bor­de de la lo­cu­ra, quie­nes he­mos es­pe­ra­do pa­cien­te­men­te pa­ra cam­biar cons­ti­tu­cio­nal­men­te es­te dis­pa­ra­ta­do sis­te­ma po­lí­ti­co.

Só­lo los que ma­ne­jan es­te ré­gi­men pue­den ser ig­no­ran­tes a es­te es­ta­do ca­la­mi­to­so, por­que pa­re­cie­ran es­tar le­yen­do una no­ve­la fan­ta­sio­sa en un fu­ne­ral. Lo que sí sa­ben ha­cer bien es dis­fru­tar de sus tram­pas elec­to­ra­les y bur­lar­se de las ma­ni­fes­ta­cio­nes ciu­da­da­nas. Co­mo due­ños del ca­jón di­na­mi­te­ro si­guen co­lo­can­do ex­plo­si­vos a la es­pe­ran­za del pue­blo so­be­rano, pe­ro no ex­plo­tan por­que le ha­ce­mos pis la pól­vo­ra.

Pa­ra es­te jue­ves 3 de no­viem­bre es­tá pau­ta­do ir a vi­si­tar a Ma­du­ro en Mi­ra­flo­res, pa­ra en­tre­gar­le per­so­nal­men­te su re­pro­ba­ción po­lí­ti­ca. No es una des­ti­tu­ción co­mo pre­si­den­te ni una ex­pul­sión co­mo dis­cu­ti­do ex­tran­je­ro, por el da­ño oca­sio­na­do a la na­ción, sino co­mo mal alumno de la de­mo­cra­cia; con una ob­ser­va­ción en la bo­le­ta: Re­cor­dar­le su éxi­to co­mo obre­ro del trans­por­te.

¡VE­NE­ZO­LANO POR SEN­TEN­CIA! La sen­ten­cia del TSJ so­bre la na­cio­na­li­dad de Ni­co­lás Ma­du­ro, le­jos de re­sol­ver el te­ma, le ha he­cho un fla­co fa­vor al pre­si­den­te por­que la con­si­de­ran un bo­drio. Por ejem­plo, el ju­ris­ta Vicente González De La Ve­ga con­si­de­ra que: “Es sos­pe­cho­so que, sien­do la Sa­la Cons­ti­tu­cio­nal muy pro­li­ja en ‘ci­tar’ has­ta a @la­pa­ti­lla en sus sen­ten­cias, no trans­cri­ba la par­ti­da de na­ci­mien­to. Omi­te des­ca-

ra­da­men­te ci­tar el con­te­ni­do de la par­ti­da de Ni­co­lás Ma­du­ro, ni si­quie­ra la iden­ti­fi­ca co­rrec­ta­men­te”. Otros abo­ga­dos coin­ci­den que si el TSJ dic­ta­mi­nó aho­ra que la do­ble na­cio­na­li­dad de Ma­du­ro es “le­gal” pa­ra ejer­cer la pre­si­den­cia, tam­bién lo co­lo­ca co­mo al­guien que ha usur­pa­do es­ta fun­ción du­ran­te más de dos años, lo cual au­to­má­ti­ca­men­te lo in­ha­bi­li­ta pa­ra se­guir ejer­cien­do en vio­la­ción a la Cons­ti­tu­ción y crea un va­cío de po­der. La chan­za crio­lla no es­ca­pa de es­ta po­lé­mi­ca y de­jó co­lar es­ta: Aho­ra en es­te país so­mos na­cio­na­les por na­ci­mien­to, por na­cio­na­li­za­ción o por sen­ten­cia, que pe­na… ¡DIÁ­LO­GO + DIÁ­LO­GO = BLA, BLA, BLA! Qué pue­de pro­po­ner el ré­gi­men que lo acep­te la MUD, y vi­ce­ver­sa. Am­bos tie­nen en la Cons­ti­tu­ción sus res­pon­sa­bi­li­da­des, las cua­les de­ben res­pe­tar sin in­je­ren­cia de ter­ce­ros po­de­res. Lo ocu­rri­do en Co­lom­bia en­tre go­bierno y gue­rri­lla es una ex­pe­rien­cia in­tere­san­te; dia­lo­ga­ron cua­tro años, acor­da­ron con­di­cio­nes de paz y en un día el pue­blo les di­jo, ¡así no! En­ton­ces, en Ve­ne­zue­la de­ben co­men­zar por el prin­ci­pio y per­mi­tir que los ve­ne­zo­la­nos de­ci­dan el ca­mino a se­guir… ¡LU­PA ENGAÑOZA! El go­bierno aca­ba de anun­ciar un au­men­to del 40% del sa­la­rio mí­ni­mo, y no es así. El 40% en el in­gre­so glo­bal (suel­do-ces­ta tic­ket) es pa­ra los tra­ba­ja­do­res ac­ti­vos. A los pen­sio­na­dos los de­ja­ron con el 20%. De to­das ma­ne­ras los asa­la­ria­dos son es­pe­ra­dos por la in­fla­ción co­mo cai­mán en bo­ca de ca­ño… ¡EN LA UC NO HAY QUE IN­VEN­TAR! La UC tam­bién es­tá su­mi­da en la cri­sis que vi­ve el país, por lo que el pró­xi­mo jue­ves 3 el gre­mio de pro­fe­so­res, ac­ti­vos y ju­bi­la­dos, pro­cu­ra­rán una re­no­va­ción in­te­gra­do­ra pa­ra de­sig­nar las nue­vas au­to­ri­da­des de la APUC. El vo­to pro­fun­do es­tá con los in­te­gran­tes de la Plan­cha Tres (3) que pre­si­de “El Her­ma­na­zo” Eu­cli­des Que­ra­les… ¡TO­DOS CO­LA­BO­RA­RON! El pa­ro del vier­nes con­vo­ca­do por la opo­si­ción con­tó con la par­ti­ci­pa­ción de par­ti­dos, co­le­gios pro­fe­sio­na­les, es­tu­dian­tes, co­mu­ni­da­des y ciu­da­da­nía en ge­ne­ral; in­clu­si­ve con re­pre­sen­ta­ción de ro­jos ro­ji­tos, quie­nes no asis­tie­ron a sus tra­ba­jos pa­ra es­tar en con­cen­tra­cio­nes de sus lí­de­res co­mo Ma­du­ro y Dios­da­do Cabello. LA SOBERANIA RE­SI­DE EN EL PUE­BLO. (Ho­ra Ce­ro)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.