Lo que fra­ca­sa no es el diá­lo­go sino la fal­ta de ob­je­ti­vos cla­ros

Coc­chio­la: Tono de ur­gen­cia de la CEV re­fle­ja hon­da preo­cu­pa­ción

Notitarde - - Ciudad -

Va­len­cia, oc­tu­bre 30.- “He leí­do con de­te­ni­mien­to el co­mu­ni­ca­do de la CEV, el tono im­pe­ra­ti­vo, la ur­gen­cia de exi­gir res­pon­sa­bi­li­dad a las par­tes en el ini­cio del diá­lo­go re­fle­ja una hon­da preo­cu­pa­ción, yo com­par­to esa preo­cu­pa­ción.

El fi­lo­so­fo fran­cés Jac­ques Ma­ri­tain de­cía que -una so­la idea, si es­tá bien, nos aho­rra el tra­ba­jo de una in­fi­ni­dad de ex­pe­rien­cias-, en to­dos los mo­men­tos de con­flic­tos de la hu­ma­ni­dad hu­bo diá­lo­go co­mo me­ca­nis­mo de evo­lu­ción y tran­si­ción ha­cia la paz, así co­mo la su­pera­ción de la di­fi­cul­ta­des por enor­mes que és­tas re­sul­ta­ran.

En cam­bio, allí don­de no hu­bo diá­lo­go, hay una his­to­ria de ho­rro­res y errores cu­yas res­pec­ti­vas ci­vi­li­za­cio­nes la­men­ta­ron y aún la­men­tan, el diá­lo­go es un re­cur­so de la ci­vi­li­za­ción y de­be ser ho­nes­to ja­más en­ga­ño­so”, así se ex­pre­só el al­cal­de de Va­len­cia, Mi­guel Coc­chio­la.

“Nues­tra po­si­ción ha si­do exac­ta­men­te la mis­ma siem­pre, el diá­lo­go no cons­ti­tu­ye la ten­den­cia de turno, el diá­lo­go de­be ser con con­vic­ción y an­cla­do en prin­ci­pios! No es el diá­lo­go el que fra­ca­sa o no fra­ca­sa en la so­lu­ción de un con­flic­to, fra­ca­sa la fal­ta de ob­je­ti­vos cla­ros, es la in­te­li­gen­cia emo­cio­nal y la es­tra­te­gia aque­llo en don­de se de­be po­ner el acen­to, sa­ber lo que que­re­mos ob­te­ner, sa­ber ha­cia dón­de de­be­mos ir y ha­cia dón­de desean ir los in­ter­lo­cu­to­res es la cla­ve. Te­ne­mos pro­fun­das di­fe­ren­cias con el Eje­cu­ti­vo Na­cio­nal, di­fe­ren­cias que tie­nen que ver con la de­fen­sa de la ciu­dad, y aun así creemos en el diá­lo­go”, re­fi­rió Coc­chio­la.

La má­xi­ma au­to­ri­dad del mu­ni­ci­pio tam­bién ofre­ció de­ta­lles de su sa­lud, por cu­ya cau­sa via­jó fue­ra del país pa­ra cum­plir un es­tric­to tra­ta­mien­to mé­di­co.

“Quie­ro anun­ciar, en otro or­den de ideas, que pron­to es­ta­re­mos jun­tos de nue­vo, he re­ci­bi­do jun­to a mi fa­mi­lia la no­ti­cia del doc­tor Mar­co No­va y su equi­po, quien me in­for­mó las me­jo­ras en la sa­lud, a ellos les agra­dez­co tan­to, a sus ora­cio­nes y a nues­tra Vir­gen del So­co­rro. Son mu­chos los sa­cri­fi­cios que he­mos he­cho los ve­ne­zo­la­nos, sa­cri­fi­cios de to­do ti­po, en nues­tro ca­so des­cui­da­mos la sa­lud, y nos en­tre­ga­mos a go­ber­nar la ciu­dad en el me­dio de una cri­sis que no tie­ne pa­ran­gón ni guar­da re­fe­ren­cia con nin­gu­na otra que se ha­ya vi­vi­do. El tra­ta­mien­to lo con­ti­nua­ré es­tan­do en Va­len­cia nues­tros doc­to­res así lo han au­to­ri­za­do”.

El má­xi­mo re­pre­sen­tan­te ci­vil de la ca­pi­tal de Ca­ra­bo­bo con­ti­nuó re­fle­xio­nan­do, “el llamado a evi­tar ac­cio­nes pe­li­gro­sas que pue­dan des­en­ca­de­nar ac­tos de vio­len­cia, el llamado a ser cohe­ren­tes, a res­pe­tar los com­pro­mi­sos fren­te al país y avan­zar en la so­lu­ción de la in­ne­ga­ble cri­sis po­lí­ti­ca, eco­nó­mi­ca y so­cial del país que ha lle­va­do a los ve­ne­zo­la­nos a un pro­fun­do su­fri­mien­to; son los te­mas de fon­do que pro­po­ne la CEV, y eso so­lo se lo­gra con diá­lo­go, hay an­te­ce­den­tes co­mo la tran­si­ción es­pa­ño­la, el ca­so Chi­le e in­clu­so lo que en la ac­tua­li­dad ex­pe­ri­men­tan los pue­blos co­lom­bia­nos y cu­ba­nos, los sa­cri­fi­cios, el des­pren­di­mien­to in­men­so que se de­be dar en mo­men­tos co­mo és­tos son pro­por­cio­na­les a la in­men­si­dad del lo­gro y ése es el cen­tro de to­do si que­re­mos real­men­te avan­zar”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.