¿La di­plo­ma­cia va­ti­ca­na oxi­ge­na al Go­bierno?

Brú­ju­la di­plo­má­ti­ca

Notitarde - - Opinión - Mi­los Al­ca­lay

An­te los reite­ra­dos atro­pe­llos y la ma­ni­pu­la­ción per­ma­nen­te del Go­bierno en con­tra de la Cons­ti­tu­ción, los ve­ne­zo­la­nos de­mó­cra­tas re­cha­za­ron de ma­ne­ra con­tun­den­te “la go­ta que de­rra­mó el va­so” con la in­só­li­ta anu­la­ción del Re­fe­ren­dum Re­vo­ca­to­rio con lo que se ins­tau­ra una DIC­TA­DU­RA en el país. Por ello la Asam­blea Na­cio­nal apo­ya­da por la so­cie­dad ci­vil, los tra­ba­ja­do­res, los em­pre­sa­rios, los uni­ver­si­ta­rios y los par­ti­dos po­lí­ti­cos adop­tó una po­si­ción fir­me al con­vo­car pa­ra el 1 de No­viem­bre a un Jui­cio Po­lí­ti­co al Je­fe de Es­ta­do por in­cum­plir las re­glas de la De­mo­cra­cia y de la Cons­ti­tu­ción.

An­te es­te ru­gir de la opo­si­ción, el Go­ber­nan­te que se veía aco­rra­la­do, in­ten­tó es­cu­dar­se pro­po­nien­do un FAL­SO DIÁ­LO­GO en el que ni cree, ni es­tá dis­pues­to a ce­der en na­da. Es un “cam­bio” a la Ga­to Par­do: Pa­ra que to­do si­ga igual ya que ac­túa co­mo pres­ti­di­gi­ta­dor que no quie­re en­ten­der que lle­gó su fin, y que de­be res­pe­tar la Cons­ti­tu­ción y cum­plir con sus pre­cep­tos

Tal co­mo lo vi­sua­li­za­ba Geor­ge Or­well en su obra 1984, el Gran Her­mano Obre­ro ha­bla de AMOR , pe­ro des­ti­la ODIO con­tra los opo­si­to­res que lla­ma men­ti­ro­sos, gol­pis­tas, per­ver­sos, al igual que in­sul­ta a cual­quier otro Go­ber­nan­te que no sea in­con­di­cio­nal co­mo en el ca­so de Go­bier­nos de la re­gión. Ha­bla de PAZ pe­ro la mi­li­ta­ri­za­ción y re­pre­sión con­tra los ciu­da­da­nos lle­va a sus mi­li­ta­res a la GUE­RRA con­tra otros ve­ne­zo­la­nos a quie­nes lla­ma apá­tri­das, mien­tras que pro­mue­ve la to­ma vio­len­ta de la Asam­blea Na­cio­nal por las hor­das ma­ni­pu­la­das por el Al­cal­de Jor­ge Rodríguez y sus ata­ques con­tra los dipu­tados an­te la mi­ra­da com­pla­cien­te de la Guar­dia Na­cio­nal Bo­li­va­ria­na. Ha­blan de ABUN­DAN­CIA, mien­tras exis­te una CRI­SIS HU­MA­NI­TA­RIA en ali­men­tos, me­di­ci­nas, hos­pi­ta­les co­lap­sa­dos, y ade­más im­pi­de la ayu­da in­ter­na­cio­nal. Ha­blan de DIÁ­LO­GO, pe­ro lla­man a la Asam­blea Na­cio­nal un cir­co inú­til y ma­lo, in­sul­ta a sus prin­ci­pa­les vo­ce­ros y aplau­de al pue­blo son­rien­te que irrum­pió en la Asam­blea, “lis­to pa­ra de­fen­der la re­vo­lu­ción” Vio­la el Re­fe­rén­dum Re­vo­ca­to­rio uti­li­zan­do el CNE, Tri­bu­na­les Pe­na­les re­gio­na­les, un Tri­bu­nal Su­pre­mos de Jus­ti- cia ideo­lo­gi­za­do pe­ro di­ce de­fen­der la Cons­ti­tu­ción.

Los ve­ne­zo­la­nos veía­mos con mu­cha es­pe­ran­za las ges­tio­nes de la Di­plo­ma­cia Va­ti­ca­na pa­ra pre­ve­nir un con­flic­to gra­ve. Pe­ro los pri­me­ros pa­sos no han si­do muy es­ti­mu­lan­tes. La reunión de Ma­du­ro con el Pa­pa fue ma­ni­pu­la­da por el Mi­nis­tro de In­for­ma­ción al dis­tri­buir una fo­to del año 2013 en el que el Pa­pa ben­di­ce a Ma­du­ro, sin que los res­pon­sa­bles de la pren­sa va­ti­ca­na de­nun­cien es­ta bur­da ma­ni­pu­la­ción. A su vez, en ese mis­mo mo­men­to el en­via­do de la Di­plo­ma­cia Va­ti­ca­na, en vez de en­rum­bar una nue­va vía di­plo­má­ti­ca so­li­ci­ta­da en con­jun­to por el Go­bierno y por la Opo­si­ción (he­cho acer­ta­do), ini­cia su ac­tua­ción con me­ca­nis­mos fra­ca­sa­dos al in­cor­po­rar en el “diá­lo­go” a los tres ex Pre­si­den­tes que han si­do re­cha­za­dos por bue­na par­te de los sec­to­res de la opo­si­ción, en vez de pro­cu­rar una nue­va vía pa­ra pre­ve­nir el con­flic­to co­mo los pro­pues­tos por el Pre­si­den­te del Pe­rú o por la mis­ma OEA. La­men­ta­ble­men­te, ello ha si­do vis­to co­mo una for­ma de oxi­ge­nar al Go­bierno. Lo cier­to es que la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal Ve­ne­zo­la­na ha es­ta­do muy acer­ta­da en su aná­li­sis, que de­be­ría ser es­cu­cha­da por la Di­plo­ma­cia Va­ti­ca­na. Oja­lá lo ha­ga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.