César Bae­na fi­na­li­zó cuar­to en Lon­dres

Notitarde - - Deportivo Del Lunes -

Ca­ra­cas, oc­tu­bre 30 (Es­pe­cial).- Un des­afor­tu­na­do accidente, al pre­sen­tar­se una co­li­sión con unos com­pe­ti­do­res re­za­ga­dos, en el mar­co de las cua­tro ho­ras de Lon­dres de ski­roll, im­pi­dió que César Bae­na cum­plie­ra su mi­sión de su­pe­rar su mar­ca en es­te even­to, en el cual ha­bía con­se­gui­do el se­gun­do lu­gar ha­ce tres años, en la edi­ción pre­via.

“Yo li­de­ra­ba al pe­lo­tón. Es­ta­ba evi­tan­do cho­car con uno de los re­za­ga­dos pe­ro hu­bo un tras­piés y caí al as­fal­to. En con­se­cuen­cia, pa­sé del pri­mer lu­gar al cuar­to. Ha­go lo po­si­ble por man­te­ner­me a to­pe. Es­te cuar­to lu­gar me lle­na de emo­ción y ale­gría aun­que es­toy cons­cien­te que he po­di­do dar más de mí”. ex­pli­có el es­quia­dor des­de el Reino Uni­do. El ca­ra­que­ño hi­zo 59 vuel­tas du­ran­te las cua­tro ho­ras en el cir­cui­to de Hi­lling­don Cy­cle en Ha­yes, cer­ca de Lon­dres, “Cuan­do ocu­rrió el accidente ba­jé has­ta la oc­ta­va po­si­ción”, con­tó el au­tor del Ré­cord Guin­ness en es­ta es­pe­cia­li­dad

*No nos ire­mos por sus ocu­pa­cio­nes an­tes que se em­bu­tie­ra co­mo an­sio­so no­vi­lle­ro lar­gan­do mu­le­ta­zos de esperanzas en las tra­di­cio­na­les co­lea­de­ras, don­de era un de­sin­te­re­sa­do co­la­bo­ra­dor; lue­go, pa­só al re­gi­mien­to de la in­fan­te­ría de pla­ta co­lo­ca­do con fa­mo­sos es­pa­das co­mo lo ha­ce cons­tar la car­te­le­ría dor­mi­da en ma­de­ra.

Des­de cons­truc­tor de pla­zas has­ta…

*CON un río de humor con­ta­gia­do por su her­mano del al­ma El Lo­co Mu­ñoz, qui­jo­tes­cos a mil por mi­llón, siem­pre te­nía un sue­ño pa­ra ex­pan­dir la vigencia de la Fies­ta du­ran­te mu­cho más de me­dio si­glo. No hu­bo mu­ni­ci­pio ca­ra­bo­be­ño o has­ta más allá, don­de, Pe­dro­za, jun­to a su her­mano Nino, cla­va­ran el an­da­mia­je de ma­de­ra pa­ra ir “ar­te­sa­nan­do” el rue­do pa­ra “dar to­ros”; obra con­jun­ta­da jun­to a su lar­ga cua­dri­lla de ami­gos. To­do, con esa ex­tra­ña lo­cu­ra.

* EM­PRE­SA­RIO, des­ta­can­do en Are­nas de Va­len­cia y La Pla- ci­ta Es­cue­la Alí Gómez, sin, ob­viar, re­pe­ti­mos, en las de­más pa­go­das co­mo la de To­cu­yi­to:Ju­lio Men­do­za. En oca­sio­nes, par­tió pla­za co­mo Al­gua­cil; al tiem­po, en­chi­que­ra­dor, To­ri­le­ro en tan­tas pla­zas sien­do ti­tu­lar en la Mo­nu­men­tal. “Dio to­ros” has­ta en Co­ro obli­gan­do la re­pe­ti­ción del es­pec­tácu­lo.

*NO fue­ron con­ta­das las tar­des don­de, Pe­dro­za Oli­ve­ros, hu­bo de to­mar la pun­ti­lla atro­na­do­ra.

Ca­pi­tán de Los Lo­cos del Rue­do

*OTRA fa­ce­ta sin par. For­mó par­te de la fa­mo­sa cua­dri­lla có­mi­ca, Los Lo­cos del Rue­do, re­co­rrien­do el país con lau­re­les de ale­gres co­men­ta­rios y un in­fi­ni­to re­per­to­rio de anéc­do­tas que re­gis­tra­do, la ma­yo­ría, que­dó en nues­tra obra Re­cuer­dos del Farol Tau­rino de Va­len­cia, co­pa­tro­ci­na­da por Pa­co Ca­bre­ra en dos to­mos. Gus­ta­vo, pa­ro­dian­do a Char­lot; Mu­ñoz a Can­tin­flas, to­do un gol­pe en im­pro­vi­sa­das es­ce- nas; Do­ña Ramona, era el sim­pá­ti­co Gui­ller­mo Mon­te­ne­gro alias “Mi Ama­nez­co”, y no exen­tos de gra­cia, Pe­ri­cás, co­mo “El Hom­bre Pa­ja”; “Tor­qui­to” co­mo “El Hom­bre Gor­do” y Do­min­go To­rres “Do­min­guín” co­mo “El Cai­mán”; más, otros, co­mo El Ne­gro Ote­lo, es­ce­nas que plas­mó JUAN BE­LLO en su bo­le­tín LA DI­VI­SA. Los Días de Epi­fa­nía, Re­yes Ma­gos, era fi­jo el lle­na­zo en Are­nas; es no­ta des­liar, que, a la mi­tad del es­pec­tácu­lo, se obli­ga­ba a un in­ter­me­dio, pa­ra ri­far, de acuer­do al nú­me­ro que te­nía im­pre­so la en­tra­da, una va­rie­dad de ju­gue­tes do­na­dos por el co­mer­cio va­len­ciano. Em­pre­sa: Pe­dro­za.

La emo­ción to­có el pri­mer avi­so

*QUE­DA de­ma­sia­do por re­la­tar, pe­ro, la gar­gan­ta apre­tu­ja­da, se des­li­za has­ta las ma­nos y el te­cla­do. Tan­tos sa­lu­dos, abra­zos, Pa­tios de Ca­ba­llos, Ga­ra­ge, co­mo sea ya, siem­pre “Ca­cha Flo­ja” o, “Mi Acei­te 40”, es­ta­ba ro­dea­do de tan­ta gen­te en ho­nor a su ad­mi­ra­ción e inigua­la­ble gra­ce­jo…cuen­tos, ter­tu­lias, chan­zas, y con su ca­chu­chi­ta to­re­ra a me­dia ce­ja, sol­ta­ba, en me­nos de lo que res­pi­ra un co­rre­dor de pis­ta, una ines­pe­ra­da sa­li­da que con­ver­tía el es­pa­cio en una bom­ba de car­ca­ja­das. Flo­tan las pa­la­bras y mues­tras de ca­ri­ño por la ca­lle Ros­cio. Su co­lec­ción de fo­tos que amal­ga­ma si­glos es­tá a buen res­guar­do en Ba­rre­ra. Hay ale­gría Gus­ta­vo, mu­cha, por­que, la muer­te es muy se­ria co­mo de­cía el poe­ta Ma­cha­do pa­ra ha­cer­le ca­ran­to­ñas con pe­sa­das tris­te­zas

*(Agra­de­ce­mos a Carlos Luis Fran­co su gen­ti­le­za por la gráfica su­mi­nis­tra­da. Las nues­tras las pu­bli­ca­re­mos en otras edi­cio­nes).

*CO­PLA DEL CIE­RRE:-Con Pe­dro­za y Si­so Gago/se ar­ma­ba un al­to­zano/ por­que eran unos ma­gos/ to­rean­do a una mano/el ca­mión y la cor­ne­ta/ron y trom­pe­ta­zo/un ala­ri­do de bron­ce/Che­ché y sus Mu­cha­chos.

César Dao Co­li­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.