La Opo­si­to­ra Vio­len­cia y sus Se­ve­ros De­trac­to­res

Notitarde - - Ciudad - César Bur­gue­ra

Sen­ten­cia y obli­ga­cio­nes

Co­rrían los con­vul­sos tiem­pos en que el ins­tru­men­to po­lí­ti­co e ideo­ló­gi­co de al­gu­nos sec­to­res de la opo­si­ción, co­mo en la ac­tua­li­dad, era la de pro­mo­ver la vio­len­cia a tra­vés de con­ta­mi­na­das mar­chas, acom­pa­ña­da del ejer­ci­cio de la Gua­rim­ba, en su frus­tra­da pre­ten­sión por crear caos y anar­quía. Era el ini­cio del año 2014 y an­te la cons­pi­ra­do­ra ac­ción acu­día al TSJ, el al­cal­de del mu­ni­ci­pio Gua­ca­ra, Ge­rar­do Sán­chez, asis­ti­do por el cons­ti­tu­yen­te Her­mánn Es­ca­rrá pa­ra in­tro­du­cir un re­cur­so de in­ter­pre­ta­ción an­te la Sa­la Cons­ti­tu­cio­nal que orien­ta­ra el sen­ti­do y al­can­ce de las nor­mas le­ga­les que es­ta­ban sien­do vul­ne­ra­das por los sec­to­res del des­or­den y la vio­len­cia, que lle­ga­ban in­clu­si­ve a des­co­no­cer la obli­ga­ción de pe­dir el res­pec­ti­vo per­mi­so a las au­to­ri­da­des ci­vi­les de la ju­ris­dic­ción don­de aco­me­te­rían sus des­ma­nes y ex­ce­sos. El pro­nun­cia­mien­to del Má­xi­mo Tri­bu­nal de la Re­pú­bli­ca vino de la mano del Ma­gis­tra­do Ar­ca­dio Del­ga­do Rosales, de in­cues­tio­na­ble se­rie­dad y tra­yec­to­ria ju­rí­di­ca, trans­mi­ti­da por vía ge­né­ti­ca por su pa­dre, el ilus­tre ve­ne­zo­lano y maes­tro Je­sús Del­ga­do Ocan­do. En la de­ci­sión se vier­ten con­si­de­ra­cio­nes que sir­vie­ron de só­li­da ba­se pa­ra cer­ce­nar las in­ten­cio­nes de tran­si­tar se­di­cio­sos sen­de­ros con­tra­rios a nues­tra Cons­ti­tu­ción. El Ma­gis­tra­do Del­ga­do nos in­di­ca que el de­re­cho a la ma­ni­fes­ta­ción no es un de­re­cho ab­so­lu­to y que ad­mi­te vá­li­da­men­te res­tric­cio­nes pa­ra su ejer­ci­cio, co­mo lo re­co­no­ció el cons­ti­tu­yen­te de 1999 y que igual­men­te es­ta­ba con­sa­gra­do en la Cons­ti­tu­ción de 1961 que es­ta­ble­cía ri­gu­ro­sos lí­mi­tes. De esa ma­ne­ra se fue­ron pro­du­cien­do ins­tru­men­tos le­ga­les y sus dis­po­si­cio­nes co­mo lo re­pre­sen­ta el Ca­pí­tu­lo “De las reunio­nes pú­bli­cas y ma­ni­fes­ta­cio­nes”, con­te­ni­do en la Ley de Par­ti­dos Pú­bli­cos, Reunio­nes Pú­bli­cas y Ma­ni­fes­ta­cio­nes, don­de ex­pre­sa­men­te se es­ta­ble­cen nor­mas de obli­ga­to­rio cum­pli­mien­to, no so­lo por par­te de los or­ga­ni­za­do­res que son los di­rec­tos res­pon­sa­bles, sino tam­bién pa­ra to­dos los ciu­da­da­nos, cuan­do es­tos de­ci­dan efec­tuar reunio­nes pú­bli­cas o con­cen­tra­cio­nes. Sen­ten­cia el Ma­gis­tra­do “la au­to­ri­za­ción ema­na­da por la pri­me­ra au­to­ri­dad ci­vil de la ju­ris­dic­ción cons­ti­tu­ye un re­qui­si­to de ca­rác­ter le­gal, cu­yo in­cum­pli­mien­to li­mi­ta de ma­ne­ra ab­so­lu­ta el de­re­cho a la ma­ni­fes­ta­ción pa­cí­fi­ca”, por lo tan­to cual­quier reunión pú­bli­ca que no cuen­te con la au­to­ri­za­ción de la res­pec­ti­va au­to­ri­dad com­pe­ten­te o se que­bran­te su pa­cí­fi­co ob­je­ti­vo, po­drá dar lu­gar a que los cuer­pos po­li­cia­les y de se­gu­ri­dad en res­guar­do de los de­re­chos cons­ti­tu­cio­na­les co­mo el de­re­cho a la vi­da e in­te­gri­dad fí­si­ca, ac­túen dis­per­san­do di­chas con­cen­tra­cio­nes. Es de­cir que tan­to los al­cal­des co­mo sus res­pec­ti-

vas po­li­cías mu­ni­ci­pa­les tie­nen atri­bu­cio­nes de or­den pú­bli­co y me­ca­nis­mos pa­ra su in­me­dia­to res­ta­ble­ci­mien­to cuan­do ha­ya la pre­me­di­ta­da in­ten­ción de des­vir­tuar los no­bles pro­pó­si­tos de la con­ce­di­da au­to­ri­za­ción.

Res­pon­sa­bi­li­dad

El pa­sa­do 26O, la MUD re­gio­nal a car­go de Carlos San­ta­fé reali­zó una mar­cha, de­bi­da­men­te au­to­ri­za­da. El Gor­do, con el vo­raz ape­ti­to y su ham­bre a cues­tas,

anun­cia­ba en ho­ras del me­dio día la cul­mi­na­ción de la jor­na­da; sin em­bar­go, esa cí­vi­ca de­cla­ra­ción no exi­mía a San­ta­fé de ase­gu­rar que real­men­te ha­bía fi­na­li­za­do y esa dis­trac­ción del gor­do que dis­fru­ta­ba con otros co­men­sa­les el es­pe­ra­do al­muer­zo, fue uti­li­za­da por ra­di­ca­les sec­to­res pa­ra de ma­ne­ra van­dá­li­ca des­vir­tuar el ob­je­ti­vo del even­to y se de­di­ca­ran a la to­zu­da ac­ti­tud de to­mar ar­te­rias via­les. Los or­ga­ni­za­do­res son res­pon­sa­bles y una es­cue­ta de­cla­ra-

ción no los libra de las san­cio­nes pe­na­les por vul­ne­rar la nor­ma­ti­va le­gal. Tal vez por ello es que se pro­du­jo el día an­te­rior un fuer­te al­ter­ca­do en­tre San­ta­fé y tres de sus ato­lon­dra­dos di­ri­gen­tes, cuan­do se dis­cu­tía el ca­rác­ter de la mar­cha, los in­sen­sa­tos se­ña­la­ban que era ne­ce­sa­rio asu­mir pos­tu­ras de con­fron­ta­ción y vio­len­cia, co­mo en efec­to ocu­rrió en ves­per­ti­nas ho­ras del 26O, a lo que San­ta­fé re­pli­có con una du­ra re­pri­men­da, ya que no te­nía la in- ten­ción de asu­mir las con­se­cuen­cias por los in­sen­sa­tos ac­tos. Con la ca­ra en­ro­je­ci­da, con las pal­pi­ta­cio­nes en au­men­to, des­po­ján­do­se de sus ga­fas, in­gi­rió de ma­ne­ra in­me­dia­ta sus pre­ven­ti­vos me­di­ca­men­tos y con la vá­li­da mo­les­tia se­ña­ló que no iba a caer en el chan­ta­je de los vio­len­tos y que no iba a en­ga­ñar a Ca­ra­bo­bo y mu­cho me­nos so­me­ter a los opo­si­to­res a ex­po­ner sus pro­pias vi­das. “No ha­ce fal­ta pa­sar por la gue­rra pa­ra ha­cer la paz” cul­mi­na­ba un agi­ta­do, pe­ro re­fle­xi­vo gor­do.

La aca­dé­mi­ca sen­sa­tez

Ob­ser­va­mos, has­ta con cier­ta sor­pre­sa, las de­cla­ra­cio­nes del ex­rec­tor y otro­ra as­pi­ran­te a la coor­di­na­ción re­gio­nal de la MUD, Ri­car­do Mal­do­na­do, quien de­cla­ra­ba a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción que “to­do de­be ha­cer­se den­tro del hi­lo cons­ti­tu­cio­nal, por­que la vio­len­cia ha­ce que la gen­te se ale­je y no par­ti­ci­pe en la lu­cha”, Mal­do­na­do se dis­tan­cia­ba de quie­nes den­tro del sec­tor opo­si­tor pre­ten­den in­ci­tar agre­si­vas ac­cio­nes que nun­ca con­ta­rán con su aval o res­pal­do. “Yo ca­da vez que sal­go lo ha­go con mi ca­ra des­cu­bier­ta, sin am­bi­güe­da­des y no con­vo­co ma­ni­fes­ta­cio­nes a si­tios que no fue­ran ele­gi­dos por la MUD”. Y es que aún re­tum­ba en la Al­ma Ma­ter la fil­tra­da con­ver­sa­ción en­tre los miem­bros de un se­lec­to gru­po en re­des so­cia­les, in­te­gra­do por au­to­ri­da­des rec­to­ra­les y de­ca­na­les, don­de uno de ellos de­jó des­li­zar su in­ten­ción no so­lo de des­viar la mar­cha del 26O, co­mo lo hi­zo en 2014, sino con des­par­pa­jo re­co­men­dar que “la mar­cha de­bie­ra ser ade­re­za­da con un muer­to pa­ra que ob­tu­vie­ra ma­yor con­no­ta­ción na­cio­nal”. Aguar­da­mos que la po­si­ción asu­mi­da por el ex­rec­tor Mal­do­na­do es­té sig­na­da por la sin­ce­ri­dad, con­se­cuen­cia y com­pro­mi­so con es­te es­ta­do.

Re­ga­ño cle­ri­cal

La má­xi­ma re­fe­ren­cia es­pi­ri­tual de nues­tra re­gión, el ar­zo­bis­po de Va­len­cia, Rei­nal­do Del Pret­te, des­ta­ca­ba en pa­sa­dos días que to­da pro­tes­ta tie­ne que lle­var un irre­nun­cia­ble ca­rác­ter pa­cí­fi­co. Con su in­dis­cu­ti­ble es­ta­tu­ra éti­ca y mo­ral, con su sen­sa­ta voz, si­mi­lar a la que se ele­va des­de el púl­pi­to en cual­quier ho­mi­lía y a ma­ne­ra de re­pri­men­da, des­ta­ca­ba que per­sis­ten los mis­mos ele­men­tos den­tro de la opo­si­ción que no ce­san en su es­fuer­zo de per­tur­bar y que trae co­mo ló­gi­ca con­se­cuen­cia una in­ne­ce­sa­ria con­fron­ta­ción y que es­tos pe­ren­nes agi­ta­do­res de­be­rían cum­plir con una se­ve­ra pe­ni­ten­cia. “Es­ta si­tua­ción se le es­ca­pa a cual­quier di­ri­gen­cia po­lí­ti­ca y que la­men­ta­ble­men­te es­tas tur­bas nun­ca han po­di­do ser con­tro­la­das y son los que cons­tan­te­men­te pro­pi­cian el cie­rre o tran­ca de la au­to­pis­ta, que­ma de cau­chos y co­lo­ca­ción de es­com­bros en va­rios pun­tos de nues­tra ciu­dad” las orien­ta­do­ras pa­la­bras del Ar­zo­bis­po de Va­len­cia tam­bién nos se­ña­la lo que cons­ti­tu­ye el ob­je­ti­vo co­mún de to­dos y ca­da uno de los ve­ne­zo­la­nos, la paz, el or­den y tran­qui­li­dad. Y ésa es la ver­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.