An­dan­do en el amor de Je­sús

“El Evan­ge­lio Cam­bia”

Notitarde - - Ciudad - Pas­tor Ja­vier Ber­tuc­ci

Un prin­ci­pio fun­da­men­tal en la vi­da de to­do cre­yen­te en Je­sús, es el amor, es­te es el va­lor más al­to que nos ha­ce vi­vir con es­tán­da­res ma­yo­res a los de es­te sis­te­ma. De ello, el após­tol Pa­blo ex­hor­tó, di­cien­do: “Y an­den en amor, co­mo tam­bién Cris­to nos amó, y se en­tre­gó a sí mis­mo por no­so­tros, ofren­da y sa­cri­fi­cio a Dios en olor fra­gan­te.” Co­mo cre­yen­tes en Je­sús, no po­de­mos an­dar otro ca­mino, sino en el del amor. De es­ta for­ma, co­no­cer ese amor es la prio­ri­dad, y cuan­do lo ha­ce­mos, nos enamo­ra­mos más de Je­sús y so­mos ca­pa­ces de dar y ben­de­cir a otros sin re­ser­vas. ¡La gen­te tie­ne que co­no­cer es­te amor!

Un cam­bio de in­fluen­cia es lo que pue­de re­com­po­ner el corazón del hom­bre. Una per­so­na que cam­bie po­co es ga­ran­tía de que un país pue­da cam­biar mu­cho, pues se con­vier­te en una in­fluen­cia de cam­bio so­bre otros en su en­torno. No po­de­mos ig­no­rar, ni per­mi­tir que las cir­cuns­tan­cias anu­len ese amor, an­tes bien, de­be­mos avan­zar por el amor de mu­chos, en lu­gar de de­te­ner­nos por la trai­ción de uno. La me­jor for­ma de amar es sin con­di­cio­nes. Es­to es amor más allá de la gen­te, y es sa­bi­du­ría, que trae paz y me da la ca­pa­ci­dad de per­do­nar más allá de la trai­ción. ¡Le ani­mo a afe­rrar­se al amor de Je­sús!

Asi­mis­mo, se tra­ta de ser­vir por amor, sa­bien­do que nues­tro país ne­ce­si­ta es­te amor. Je­sús vino a en­se­ñar­nos a vi­vir bien y esa vi­da se ba­sa en el amor. No se afa­ne pa­ra que al­guien ten­ga cas­ti­go o us­ted bus­que ven­gar­se an­te el agra­vio de otro, an­tes bien, afá­ne­se por amar y ser­vir, pues la ple­ni­tud de Dios se ma­ni­fies­ta en nues­tras vidas cuan­do ama­mos. Je­sús mu­rió por no­so­tros por amor. De ma­ne­ra que, la vi­da más al­ta es una vi­da de amor y ser­vi­cio. Es­te es el ver­da­de­ro cris­tia­nis­mo. La prac­ti­ci­dad de es­ta vi­da co­mo cris­tia­nos es an­dar en el amor. Po­de­mos dar es­te amor pues lo te­ne­mos, y lo te­ne­mos por gra­cia, por­que fue de­rra­ma­do en nues­tros co­ra­zo­nes por el Es­pí­ri­tu San­to una vez que co­no­ci­mos a Je­sús y le re­ci­bi­mos. Ne­ce­si­ta­mos co­no­cer el amor de Je­sús, pa­ra lo cual de­be­mos an­dar con Él to­dos los días. En de­fi­ni­ti­va, mi úni­co ca­mino es el del amor, re­cor­dan­do que Je­sús de­jó su glo­ria pa­ra sal­var a la hu­ma­ni­dad, no pa­ra con­de­nar­la; por tan­to, hay que tra­ba­jar por la sal­va­ción de la gen­te por amor. ¡Ame­mos es­te país has­ta las úl­ti­mas con­se­cuen­cias!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.