23 fa­mi­lias dam­ni­fi­ca­das de sec­tor En­ma­nuel pi­den al Al­cal­de su re­ubi­ca­ción

Ha­cen un lla­ma­do a la Go­ber­na­ción

Notitarde - - Libertador -

To­cu­yi­to, oc­tu­bre 31 ( Angie Ran­gel L.).- Ha­bi­tan­tes del sec­tor En­ma­nuel de To­cu­yi­to so­li­ci­tan al al­cal­de de Li­ber­ta­dor, Juan Pe­ro­zo, y al go­ber­na­dor de Ca­ra­bo­bo, Fran­cis­co Ame­liach, apo­yo pa­ra agi­li­zar su re­ubi­ca­ción de­bi­do a que tras el pa­so del hu­ra­cán Mat­hew 23 fa­mi­lias que­da­ron dam­ni­fi­ca­das.

Frank Ar­güe­llo, vo­ce­ro prin­ci­pal de Há­bi­tat y Vi­vien­da y par­la­men­ta­rio de la Co­mu­na Pa­tria en Re­vo­lu­ción, in­for­mó que tan­to el Al­cal­de de la ju­ris­dic­ción co­mo el Go­ber­na­dor tie­nen co­no­ci­mien­to de la si­tua­ción y es­tán tra­ba­jan­do con­jun­ta­men­te pa­ra brin­dar­les asis­ten­cia.

No obs­tan­te, las con­di­cio­nes de in­sa­lu­bri­dad que hay en la zo­na a con­se­cuen­cia de las cons­tan­tes inun­da­cio­nes, los obli­ga a ace­le­rar la bús­que­da de so­lu­cio­nes, pues en la co­mu­ni­dad hay 44 ni­ños y ni­ñas afec­ta­dos así co­mo tres mu­je­res em­ba­ra­za­das.

Una de ellas es Fran­ce­lis Ga­ma­rra, quien con seis me­ses de ges­ta­ción ha te­ni­do que car­gar a sus dos hi­jas pa­ra lle­var­las a la es­cue­la.

“Soy una de las afec­ta­das aquí. Con esa inun­da­ción del pa­tio, se me lle­nó to­da la ca­sa. Ten­go dos ni­ñas pe­que­ñas, es­toy em­ba­ra­za­da. Una la ten­go de un año y la otra de sie­te; ten­go 6 me­ses de em­ba­ra­zo. Pri­me­ra vez que se me lle­na así la ca­sa, ho­rri­ble. Me sa­lió san­gui­jue­las, zan­cu­dos. Yo por lo me­nos sa­lía en bo­tas con mis hi­jas al­za­das pa­ra lle­var a la gran­de a la es­cue­la”.

Ta­tia­na Ro­jas es qui­zás una de las más afec­ta­das. Vi­ve con sus hi­jas y nie­tos en un pe­que­ño es­pa­cio im­pro­vi­sa­do en don­de tie­ne lo que pu­do sal­var de su vi­vien­da, la cual fue arra­sa­da por las pre­ci­pi­ta­cio­nes.

Tan­to ella co­mo sus hi­jas y nie­tos es­tán en­fer­mos de la piel ya que son los pri­me­ros en re­ci­bir el agua de la la­gu­na.

“Por la ro­di­lla nos lle­ga­ba el agua y así te­nía­mos que sa­lir a la es­cue­la con los ni­ños y, bueno, ten­go mis nie­tos. Tam­bién es­tán en­fer­mos de la piel, o sea, no­so­tros mis­mos, pues en la piel te­ne­mos erup­cio­nes”, se­ña­ló la ve­ci­na afec­ta­da.

Ve­ci­nos de­nun­cia­ron que hay ba­bas en la la­gu­na

Au­na­do a es­to tie­nen un fac­tor de ries­go adi­cio­nal y es que en la la­gu­na ha­bi­ta una fa­mi­lia de ba­bas que in­gre­san al sec­tor con ca­da inun­da­ción.

“Son va­rias ba­bas las que es­tán aquí, en es­ta la­gu­na. Cuan­do llue­ve bas­tan­te, ellas se vie­nen pa­ra es­tos la­res y aquí mis­mo se han vis­to esas ba­bas por­que el agua nos lle­ga más arri­ba de las ro­di­llas; en­ton­ces, cón­cha­le, por aquí hay mu­chos ni­ños, pon­te tú a ver si vie­ne una ba­ba y aga­rra a un ni­ño, se lo lle­va y has­ta se lo co­me”, afir­mó Jo­sé Luis Sil­va, afec­ta­do de la co­mu­ni­dad.

Por es­ta si­tua­ción so­li­ci­tan el apo­yo de las au­to­ri­da­des com­pe­ten­tes.

Los ve­ci­nos vi­ven en zo­zo­bra an­te la lle­ga­da de la llu­via.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.