Si­llas va­cías se vie­ron en el Jo­sé Bernardo Pérez

Po­ca asis­ten­cia en los pri­me­ros jue­gos

Notitarde - - Deportes -

Va­len­cia, oc­tu­bre 31 (Nel­son Me­di­na Ar­nías).La au­sen­cia de los fa­ná­ti­cos en el es­ta­dio Jo­sé Bernardo Pérez de Va­len­cia fue no­to­ria des­de el pri­mer día de la tem­po­ra­da. Un to­tal de 2.843 asien­tos no fue­ron ocu­pa­dos, en com­pa­ra­ción a la tem­po­ra­da 2015-2016 don­de 9.474 per­so­nas asis­tie­ron al en­cuen­tro inau­gu­ral de los Na­ve­gan­tes del Ma­ga­lla­nes.

Tan so­lo 6.631 afi­cio­na­ron pa­ga­ron sus en­tra­das pa­ra in­gre­sar al “co­so de La Mi­che­le­na” en el pri­mer ca­reo, una can­ti­dad ba­ja, si se to­ma en cuen­ta que el to­tal de pues­tos es de 14.850 y ade­más que el pro­me­dio de la za­fra an­te­rior fue de 9.681 al­mas, por jue­go. En el mes de oc­tu­bre 72.377 fa­ná­ti­cos (con un jue­go an­te Leo­nes in­clui­do) dis­fru­ta­ron los nue­ve com­pro­mi­sos del Ma­ga­lla­nes en Va­len­cia, una ci­fra po­co re­le­van­te si se lle­va y se cal­cu­la con la za­fra an­te­rior, don­de 77.191 mor­ta­les asis­tie­ron. Pa­ra la fe­cha del no­veno compromiso aún no se ha­bía en­fren­ta­do a su eterno ri­val.

Sin em­bar­go, la di­rec­ti­va tur­ca no des­can­sa y me­dian­te pro­mo­cio­nes (2x1, mu­je­res en­tran gra­tis o los adul­tos ma­yo­res no pa­gan), bus­can re­ver­tir es­tas ci­fras e in­cen­ti­var al se­gui­dor del con­jun­to tur­co a asis­tir a los jue­gos de pe­lo­ta.

El bol­si­llo pe­ga

El al­to cos­to que aca­rrea ir a un jue­go de pe­lo­ta ha ale­ja­do al pú­bli­co en ge­ne­ral. Co­mer e in­ge­rir al­gu­na be­bi­da den­tro de las ins­ta­la­cio­nes es real­men­te un lu­jo que no to­dos pue­den dar­se. El pre­cio pro­me­dio de una ham­bur­gue­sa en el es­ta­dio Jo­sé Bernardo Pérez es de 3.500 bo­lí­va­res, al igual que el lla­ma­do “pe­pi­to”. Un re­fres­co “Bom­bi­ta” tie­ne un va­lor de 1.300 bo­lí­va­res, mien­tras que dis­fru­tar de unas cru­jien­tes co­tu­fas equi­va­len a des­em­bol­si­llar un to­tal de 1.500 bo­lí­va­res.

La economía del ve­ne­zo­lano se ha vis­to afec­ta­da en los úl­ti­mos tiem­pos y aun­que el ver­da­de­ro sa­cri­fi­co es que­dar­se en ca­sa, an­tes de ir al es­ta­dio co­mo una me­di­da de no gas­tar di­ne­ro, la me­to­do­lo­gía ha cam­bia­do y aho­ra se pla­ni­fi­ca una “ida” a un jue­go de pe­lo­ta.

Fa­ná­ti­cos tur­cos lu­chan con­tra el al­to cos­to que re­pre­sen­ta ir a un jue­go de pe­lo­ta en es­tos tiem­pos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.