Cien­tí­fi­cos ha­llan cir­cui­to neu­ro­nal que in­ter­pre­ta el mo­vi­mien­to

Neu­ro­cien­tí­fi­cos de la Fun­da­ción Cham­pa­li­maud en Ar­gen­ti­na

Notitarde - - Internacional -

Lis­boa, oc­tu­bre 31 (EFE).- Un equi­po de neu­ro­cien­tí­fi­cos de la Fun­da­ción Cham­pa­li­maud lu­sa, li­de­ra­dos por la ar­gen­ti­na Eu­ge­nia Chiap­pe, han des­cu­bier­to un cir­cui­to neu­ro­nal que per­mi­te al ser hu­mano interpretar el mo­vi­mien­to y sa­ber ha­cia dón­de se di­ri­ge en ca­da mo­men­to.

El es­tu­dio pu­bli­ca­do en Na­tu­re Neu­ros­cien­ce fue rea­li­za­do con mos­cas, pe­ro es vá­li­do pa­ra otros animales, in­clui­dos los se­res hu­ma­nos, se­gún un co­mu­ni­ca­do del cen­tro de in­ves­ti­ga­ción.

El es­tu­dio bus­ca ex­pli­car por qué cuan­do un ser hu­mano via­ja en tren es cons­cien­te de que es él quien es­tá en mo­vi­mien­to y no el pai­sa­je que ve des­fi­lar por la ven­ta­ni­lla, y des­ci­frar así de qué for­ma ac­túa el ce­re­bro pa­ra no ser en­ga­ña­do por las apa­rien­cias.

La ex­pli­ca­ción se en­cuen­tra en el cir­cui­to neu­ro­nal ha­lla­do en el ce­re­bro de la mos­ca, que crea una re­pre­sen­ta­ción in­ter­na fia­ble de la di­rec­ción y ve­lo­ci­dad de mo­vi- mien­to del in­sec­to, lo que le per­mi­te per­ci­bir ha­cia dón­de se di­ri­ge en ca­da mo­men­to.

“Es a par­tir de la ac­ti­vi­dad de las cé­lu­las HS (Ho­ri­zon­tal Sys­tem Cells) que el ce­re­bro de la mos­ca cal­cu­la su ver­da­de­ra ve­lo­ci­dad fí­si­ca, li­neal y an­gu­lar”, ex­pli­có la ar­gen­ti­na Chiap­pe en la no­ta.

En otras pa­la­bras, “la com­bi­na­ción de se­ña­les vi­sua­les y no vi­sua­les per­mi­te ca­li­brar la in­for­ma­ción vi­sual, re­pre­sen­tan­do más fiel­men­te la ve­lo­ci­dad de la mos­ca”.

Las cé­lu­las HS tam­bién exis­ten en el ce­re­bro de los pri­ma­tes y no so­lo re­ci­ben in­for­ma­ción vi­sual re­la­ti­va a los mo­vi­mien­tos ocu­la­res y de la ca­be­za, sino tam­bién no vi­sual.

Por lo tan­to, se­ría de es­pe­rar que es­tas neu­ro­nas tam­bién re­ci­bie­ran in­for­ma­ción no vi­sual re­la­ti­va a los mo­vi­mien­tos de lo­co­mo­ción, “al­go que no ha­bía si­do pro­ba­do”, di­ce Chiap­pe.

El equi­po de neu­ro­cien­tí­fi­cos tra­tó de ave­ri­guar có­mo di­fe­ren­cia el ce­re­bro los des­pla­za­mien­tos apa­ren­tes de los ob­je­tos que ve­mos a nues­tro al­re­de­dor cuan­do nos mo­ve­mos de aque­llos que son fí­si­ca­men­te reales, co­mo po­dría su­ce­der du­ran­te un te­rre­mo­to.

De ahí la im­por­tan­cia de las cé­lu­las HS, pues “for­man par­te de un sis­te­ma de mo­ni­to­ri­za­ción que le di­ce al ce­re­bro de la mos­ca que fue ella la que se mo­vió”, ex­pli­ca la di­rec­to­ra del es­tu­dio.

Pa­ra con­fir­mar la con­tri­bu­ción de las se­ña­les no vi­sua­les de la ac­ti­vi­dad de las cé­lu­las HS de la mos­ca, los cien­tí­fi­cos “apa­ga­ron las lu­ces, lo que de­mos­tró que in­clu­so en la os­cu­ri­dad las cé­lu­las HS con­ti­núan mo­ni­to­ri­zan­do los mo­vi­mien­tos cor­po­ra­les a tra­vés de se­ña­les no vi­sua­les”.

El pró­xi­mo pa­so de la in­ves­ti­ga­ción se­rá sa­ber cuá­les son las se­ña­les no vi­sua­les im­pli­ca­das, lo que po­dría in­cluir el co­no­ci­do co­mo “sex­to sen­ti­do”, ca­pa­ci­dad que nos per­mi­te co­no­cer en ca­da mo­men­to la po­si­ción en el es­pa­cio de las di­ver­sas par­tes de nues­tro cuer­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.