Fran­kens­tein

Notitarde - - Ciudad - Gio­van­ni Na­ni

Co­mien­za una nue­va eta­pa de diá­lo­go en­tre el go­bierno y la opo­si­ción, la cual es­pe­ra­mos rin­da re­sul­ta­dos con­cre­tos que se tra­duz­can en la es­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca de nues­tro país. La­men­ta­ble­men­te, co­mo ha ve­ni­do su­ce­dien­do con fre­cuen­cia, hay un sec­tor de la de­re­cha in­tere­sa­do en que las so­lu­cio­nes no sean

pa­cí­fi­cas y que la con­fron­ta­ción se con­vier­ta en es­ta­lli­do, no fal­tan­do los ti­mo­ra­tos que usan ca­li­fi­ca­ti­vos co­mo “pre­diá­lo­go” o “reunión ex­plo­ra­to­ria” pa­ra es­cu­dar­se de los ata­ques de los ra­di­ca­les opo­si­cio­nis­tas, cre­yen­tes que la úni­ca so­lu­ción al con­flic­to po­lí­ti­co es la vio­len­cia. Es­ta re­la­ción de amor/ odio en­tre la MUD y sus ra­di­ca­les evo­ca a Fran­kens­tein, la fa­mo­sa fá­bu­la de Mary She­lley. No de­be­mos ol­vi­dar nun­ca que si exis­te un sec­tor opo­si­tor vio­len­to, és­te no se for­mó es­pon­tá­nea­men­te, mu­chos di­ri­gen­tes de la MUD han he­cho el pa­pel de Víctor

Fran­kens­tein cons­tru­yen­do des­de ha­ce años un mons­truo, que al igual que en la no­ve­la, cuan­do la cria­tu­ra se sa­le de con­trol y co­mien­za a cau­sar caos, es re­cha­za­da por su crea­dor, tal y co­mo ocu­rre cuan­do la opo­si­ción se des­lin­da de los

ac­tos van­dá­li­cos del ala de su mi­li­tan­cia que no desapro­ve- cha nin­gu­na opor­tu­ni­dad pa­ra ge­ne­rar vio­len­cia. Los Víctor

Fran­kens­tein de nues­tro país los co­no­ce­mos per­fec­ta­men­te, son due­ños de me­dios, mu­chos de ellos hoy pró­fu­gos de la jus­ti­cia, son lí­de­res de par­ti­dos po­lí­ti­cos de ul­tra­de­re­cha que se dis­fra­zan de de­mó­cra­tas, son los que di­cen que no asis­ten a un diá­lo­go por­que no es­tán da­das las con­di­cio­nes, en fin, son to­dos aque­llos que de una for­ma u otra han he­cho sa­ber que la vio­len­cia es su úni­ca ar­ma po­lí­ti­ca. La cria­tu­ra crea­da por Fran­kens­tein es el re­fle­jo de un gru­po so­cial que se ali­men­ta de la ven­gan­za, del re­van­chis­mo, la que co­lo­ca las fo­tos de los ma­gis­tra­dos del TSJ en afi­ches y ata­ca a las Rec­to­ras del CNE por su con­di­ción de mu­je­res, en fin, los que sin pu­dor ni re­ca­to quie­ren que la san­gre lle­gue al río. To­dos sa­be­mos co­mo ter­mi­na la no­ve­la, al fi­nal, Víctor Fran

kens­tein es víc­ti­ma de su crea­ción, la co­di­cia y el an­sia de po­der que lo lle­va­ron a crear ese es­pan­to­so ex­pe­ri­men­to ge­ne­ra­ron un fa­tí­di­co desen­la­ce cuan­do su obra, al sen­tir que el cien­tí­fi­co no po­día sa­tis­fa­cer sus exi­gen­cias, ju­ra ven­gan­za, por lo que de­ci­de aca­bar con él y con to­dos sus se­res que­ri­dos. Ten­drán en­ton­ces los lí­de­res de la opo­si­ción ve­ne­zo­la­na que asu­mir las con­se­cuen­cias de ha­ber crea­do una cria­tu­ra a la que ali­men­ta­ron con odio y ex­pec­ta­ti­vas que ja­más po

drán cum­plir y que más tem­prano que tar­de se vol­ca­rá con­tra ellos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.