GPS una op­cion fa­vo­ra­ble an­te al­tos pre­cios de po­li­zas

El dis­po­si­ti­vo cues­ta Bs. 65 mil, mien­tras que la pri­ma anual al­can­za el mi­llón

Notitarde - - Ciudad -

Va­len­cia, oc­tu­bre 31 ( Ca­ro­li­na Cam­pos).- En Ve­ne­zue­la pa­gar una pó­li­za de se­gu­ros pa­ra vehícu­los ya no es ren­ta­ble. Co­mo con­se­cuen­cia de la in­fla­ción, la pri­ma anual de cual­quier com­pa­ñía ase­gu­ra­do­ra su­pera los 700 mil bo­lí­va­res, eso sin con­tar que prác­ti­ca­men­te son es­ca­sos los mer­ca­dos au­to­mo­vi­lís­ti­cos que pue­den cu­brir la de­man­da. La ma­yo­ría de los ve­ne­zo­la­nos re­nun­cian a su pó­li­za por no te­ner có­mo cos­tear­la y re­cu­rren a la fi­gu­ra de Res­pon­sa­bi­li­dad Ci­vil Vehi­cu­lar (RCV) so­bre ter­ce­ros, só­lo por­que lo exi­ge la ley. El res­to de la po­bla­ción pue­de que in­clu­so acuer­de con su ase­sor un nue­vo plan de pa­go que se ajus­te más a su pre­su­pues­to. No obs­tan­te, exis­ten em­pre­sas de­di­ca­das a la co­mer­cia­li­za­ción, ins­ta­la­ción y ras­treo de vehícu­los au­to­mo­to­res que me­dian­te un sis­te­ma de po­si­cio­na­mien­to glo­bal, co­no­ci­do por sus si­glas en in­glés co­mo (GPS), pa­re­cen ser vis­tas por los usua­rios co­mo la op­ción más ren­ta­ble. Acor­de a los ex­per­tos, es un sis­te­ma que per­mi­te co­no­cer la po­si­ción de un ob­je­to gra­cias a la re­cep­ción de se­ña­les emi­ti­das por una red de sa­té­li­tes. Las fir­mas que ofre­cen es­te ser­vi­cio pro­por­cio­nan a su clien­te la ubi­ca­ción, el ki­lo­me­tra­je y el tiem­po de re­co­rri­do de su vehícu­lo a tra­vés de un men­sa­je de tex­to, una apli­ca­ción an­droi­de o una pá­gi­na web. Por me­di­das de pro­tec­ción y se­gu­ri­dad, el apa­ra­to elec­tró­ni­co es ins­ta­la­do en una par­te es­tra­té­gi­ca del vehícu­lo que in­clu­so des­co­no­ce su pro­pie­ta­rio, así en ca­so de hur­to o ro­bo el de­lin­cuen­te dis­pon­dría de me­nor tiem­po pa­ra re­ti­rar­lo, in­clu­so si és­te qui­ta­se la ba­te­ría del ca­rro, el GPS se man­ten­dría en­cen­di­do por 15 ho­ras más.

Je­sús Oli­vo, asis­ten­te ad­mi­nis­tra­ti­vo de una empresa de­di­ca­da al sec­tor au­to­mo­tor, ase­gu­ra que es­te “plus de se­gu­ri­dad” ha per­mi­ti­do a “más de uno” re­cu­pe­rar su vehícu­lo. De he­cho, de­ta­lló que las ven­tas y los con­tra­tos por ins­ta­la­ción de GPS au­men­ta­ron con­si­de­ra­ble­men­te es­te 2016, en com­pa­ra­ción al año pa­sa­do. “En el 2015 ins­ta­lá­ba­mos uno o dos apa­ra­tos se­ma­na­les, y aho­ra son 5 o 6 los que se mon­tan”.

Sin em­bar­go, ca­da ne­go­cio ofre­ce el ser­vi­cio co­mo me­jor le con­ven­ga. Don­de la­bo­ra, por ejem­plo, se ven­den e ins­ta­lan los dis­po­si­ti­vos por un pre­cio que os­ci­la en­tre los 55 mil y 65 mil bo­lí­va­res. Una vez pa­ga­dos, el clien­te só­lo paga a la ope­ra­do­ra te­le­fó­ni­ca a la que es­tá afi­lia­do una cuo­ta men­sual pa­ra re­ci­bir los da­tos que ne­ce­si­te vía men­sa­je de tex­to.

“Así no tie­ne la res­pon­sa­bi­li­dad de pa­gar­le men­sual­men­te a la empresa por el ser­vi­cio, co­mo ge­ne­ral­men­te ocu­rre con las ase­gu­ra­do­ras. La con­ti­nui­dad del ser­vi­cio de­pen­de­rá so­la­men­te de él”, ex­pli­có.

Pa­ra au­xi­liar de for­ma más am­plia al con­duc­tor, Oli­vo de­ta­lló que ade­más del pun­to de co­ne­xión, se le aña­de un bo­tón de ayu­da de­ba­jo de su asien­to pa­ra que en ca­so de se­cues­tro pue­da no­ti­fi­car a un ter­ce­ro la ubi­ca­ción del vehícu­lo.

Otras em­pre­sas en cam­bio, pro­mo­cio­nan un ser­vi­cio mu­cho más com­ple­to, que in­clu­ye apo­yo te­le­fó­ni­co las 24 ho­ras del día y mo­ni­to­reo cons­tan­te del dis­po­si­ti­vo, evi­tan­do con ello que el usua­rio se ha­ga car­go del equi­po que fue ins­ta­la­do en su vehícu­lo; siem­pre y cuan­do és­te pa­gue una cuo­ta men­sual.

Mien­tras que al­gu­nos lo­ca­les dis­po­nen de una pla­ta­for­ma de ras­treo que trans­mi­te au­to­má­ti­ca­men­te las coor­de­na­das geo­grá­fi­cas en una pá­gi­na web que pue­de vi­sua­li­zar­se tam­bién en un te­lé­fono in­te­li­gen­te.

La apli­ca­ción en sí ges­tio­na alar­mas, si­tios de in­te­rés e in­for­ma­ción si­mi­lar a la que ofre­cen las ase­gu­ra­do­ras, in­clu­si­ve la empresa ase­so­ra a su clien­te pa­ra que és­te pue­da ma­ne­jar el si­tio web de la me­jor for­ma, aho­ra bien a la ho­ra de hur­to o ro­bo se­gui­rá sien­do res­pon­sa­bi­li­dad de és­te ubi­car y re­cu­pe­rar el vehícu­lo.

¿Qué es el trans­cei­ver?

Re­sul­ta co­mún es­cu­char en­tre los con­duc­to­res el tér­mino “trans­cei­ver” pa­ra re­fe­rir­se a un dis­po­si­ti­vo cor­ta­co­rrien­te, al que real­men­te se le de­no­mi­na “an­ti­atra­co”, un equi­po que al pa­re­cer es el más eco­nó­mi­co del mer­ca­do, pe­ro cu­yo fun­cio­na­mien­to pue­de que sea ries­go­so, en vis­ta que el apa­ra­to se man­tie­ne ac­ti­vo só­lo si el con­duc­tor es­tá cer­ca.

“Us­ted po­see­rá un con­trol en sus bol­si­llos y el ca­rro un mó­du­lo, ese con­trol en­via­rá ca­da seis se­gun­dos una se­ñal al vehícu­lo in­for­mán­do­le que se en­cuen­tra cer­ca de és­te. Asi­mis­mo, cuan­do el mó­du­lo del vehícu­lo no de­tec­te la se­ñal de con­trol pro­ce­de­rá a cor­tar la co­rrien­te del sis­te­ma en un lap­so de 45 se­gun­dos”, se­gún ex­pli­có Johny Páez León, due­ño de un co­mer­cio que por años ha brin­da­do és­te y otros ti­pos de ser­vi­cios.

Su ex­pe­rien­cia le per­mi­te pre­fe­rir el GPS por en­ci­ma de cual­quier otro sis­te­ma de se­gu­ri­dad, por ser és­ta una al­ter­na­ti­va no­ve­do­sa, ac­ce­si­ble y mu­cho más con

fia­ble.

Ven­ta­jas y des­ven­ta­jas

Cual­quier com­pra­dor in­te­li­gen­te an­tes de ad­qui­rir una pren­da u ob­je­to es­tu­dia­rá la excelencia o las con­di­cio­nes fa­vo­ra­bles que tie­ne és­te. El GPS, por men­cio­nar al­guno, cuen­ta con una se­rie de ma­pas y vis­tas sa­te­li­ta­les que le per­mi­ten sa­ber la di­rec­ción exac­ta de su vehícu­lo las ve­ces que sea ne­ce­sa­rio, y en al­gu­nos ca­sos pa­ra fa­ci­li­tar­le di­cha in­for­ma­ción hay em­pre­sas que cuen­tan con un per­so­nal es­pe­cia­li­za­do que lo aten­de­rá an­te cual­quier emer­gen­cia que pre­sen­te. El apa­ra­to no tien­de a da­ñar­se y po­see un soft­wa­re que es fá­cil de usar, ade­más pue­de re­sul­tar un ins­tru­men­to de gran ayu­da an­te el in­cre­men­to de asal­tos y se­cues­tros que se evi­den­cia en el país.

Pe­se a es­to, aún exis­ten al­gu­nos pro­ble­mas en cuan­to a la pre­ci­sión del equi­po. En zo­nas de me­nos co­ber­tu­ra, tú­ne­les o mon­ta­ñas, por ejem­plo, se pier­de la se­ñal y en el ca­so de ha­ber con­tra­ta­do el ser­vi­cio me­dian­te ope­ra­do­ra te­le­fó­ni­ca pue­de que la in­for­ma­ción de és­te tar­de en lle­gar o us­ted no ten­ga sal­do pa­ra ubi­car­lo.

Ade­más, nin­guno de los mé­to­dos pue­de ga­ran­ti­zar­le al con­duc­tor que re­cu­pe­ra­rá su au­to­mó­vil, ser­vi­cio por el que sí res­pon­den las ase­gu­ra­do­ras, pues pa­ra ellas es mu­cho más con­ve­nien­te re­co­brar­lo que pa­gar por él. Se de­be te­ner en cuen­ta tam­bién que un ca­rro es una in­ver­sión y que en ca­so de no te­ner un se­gu­ro se co­rre el ries­go de per­der­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.