Un re­to a la in­te­li­gen­cia y al pa­trio­tis­mo

El país que que­re­mos

Notitarde - - Opinión - Miguel Antonio Pa­rra Gi­mé­nez mi­guel­pa­rra@mi­guel­pa­rra.com @mi­guel­pa­rrag

La preo­cu­pa­ción en el país so­bre la con­vo­ca­to­ria a la mar­cha pa­ra el día 3 de no­viem­bre con des­tino al Pa­la­cio de Mi­ra­flo­res, ha cesado. La opor­tu­na so­li­ci­tud del Es­ta­do del Va­ti­cano ha da­do fin a la suer­te de en­cru­ci­ja­da en que se en­con­tra­ban el go­bierno, la opo­si­ción y la me­dia­ción in­ter­na­cio­nal, por lo in­con­ve­nien­te de la misma en es­tos mo­men­tos cru­cia­les.

La ver­dad sea que la mar­cha anun­cia­da pa­ra el 3N em­ba­rra­ba los cal­zo­nes del go­bierno y no de­ja­ba de preo­cu­par a los ra­cio­na­les de la opo­si­ción. La Igle­sia ca­tó­li­ca Ve­ne­zo­la­na, en su cons­tan­te pal­par del sen­ti­mien­to co­lec­ti­vo, en­ten­dió que dar rien­da suel­ta a la as­pi­ra­ción de la ma­yo­ría sus­tan­cial de un pue­blo por aca­bar con el ré­gi­men, ter­mi­na­ría sien­do una fa­ta­li­dad que no re­sol­ve­ría el pro­ble­ma de odio y re­van­cha que vi­ve el país. El Car­de­nal Jor­ge Uro­sa, co­mo lí­der in­dis­cu­ti­ble de la Igle­sia Ca­tó­li­ca Ve­ne­zo­la­na se pro­nun­ció re­cia y opor­tu­na­men­te fren­te a tal si­tua­ción y el Es­ta­do del Va­ti­cano obro de­bi­da­men­te.

Ana­li­zan­do los he­chos de­ve­ni- dos en las úl­ti­mas dos se­ma­nas po­de­mos de­cir lo si­guien­te: La si­tua­ción es­tá plan­tea­da así: La opo­si­ción asu­me la pos­tu­ra de su ac­tua­ción ma­ni­fes­tan­do “rup­tu­ra del hi­lo cons­ti­tu­cio­nal”, el go­bierno con su dis­cur­so tra­di­cio­nal ha­cien­do én­fa­sis en la “gue­rra eco­nó­mi­ca”. Aho­ra bien, mien­tras el pue­blo se mue­re de ham­bre y pi­de de co­mer, la gue­rra de po­der no so­lu­cio­na de in­me­dia­to la de­man­da co­lec­ti­va que se fun­da­men­ta en la si­tua­ción eco­nó­mi­ca que to­dos pa­de­ce­mos. Es es­to es lo que alien­ta a la pos­tu­ra co­lec­ti­va y ma­yo­ri­ta­ria de que “lo que va­ya a pa­sar que pa­se de una vez y por to­das, que es­to no lo aguan­ta na­die”. He aquí por­que nues­tro fu­tu­ro Car­de­nal, el Ar­zo­bis­po de Mé­ri­da Bal­ta­zar Po­rras se­ña­la: “… se de­be ge­ne­rar res­pues­tas in­me­dia­tas a la an­gus­tia del pue­blo (...) es­to no se pue­de de­jar pa­ra más tar­de”.

Ju­lio Cas­ti­llo es­ta se­ma­na en su co­lum­na Do­ble Play en es­te dia­rio ha es­cri­to una ana­lo­gía de lo acon­te­ci­do con la re­vo­lu­ción Bol­che­vi­que y ase­me­ja el es­ce­na­rio que pu­die­ra pre­sen­tar­se, lo cual com­par­to con él, en ra­zón a que Diá­lo­go da­rá la paz pe­ro la eco­no­mía ter­mi­na­ra tum­ban­do al go­bierno. Sin du­da el dia­lo­go tie­ne su pun­to fi­nal al mo­men­to que el te­ma eco­nó­mi­co se im­pon­ga por­que res­pon­de a la reali­dad del país. El go­bierno no tie­ne ni ten­drá la mo­ti­va­ción de cam­biar el mo­de­lo eco­nó­mi­co por­que ade­más no tie­ne ca­pa­ci­dad pa­ra en­ten­der­lo, re­co­no­cer que se han equi­vo­ca­do du­ran­te los 17 años de la re­vo­lu­ción es lo mis­mo que de­cir que Hu­go Chá­vez es el cau­san­te de es­te desas­tre. Eso no lo ha­rán nun­ca y ahí ten­drán los días con­ta­dos.

Por lo pron­to lo ló­gi­co se­rá que el go­bierno se opon­ga al re­vo­ca­to­rio y la opo­si­ción en­ten­de­rá que es un sa­cri­fi­cio pa­ra un sal­to ma­yor. Hay que ga­ran­ti­zar las elec­cio­nes re­gio­na­les y mu­ni­ci­pa­les, blin­dar su rea­li­za­ción, mien­tras tan­to si­gue la me­sa la rea­li­za­ción de ade­lan­tar las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les pa­ra an­tes del 2019, si es que lle­ga­mos al 2018.

Si apos­ta­mos a que to­do sal­ga bien y el go­bierno en­tien­de que ha per­di­do la vo­lun­tad ma­yo­ri­ta­ria de los ve­ne­zo­la­nos, el país sal­drá con buen ba­lan­ce de es­te dia­lo­go. Eduardo Fernández ha pro­pues­to pa­ra ello que el dia­lo­go se am­plié in­clu­yen­do “… otros sec­to­res de la so­cie­dad co­mo em­pre­sa­rios, sin­di­ca­tos, go­ber­na­do­res, al­cal­des, las aca­de­mias y las uni­ver­si­da­des” ya que afir­ma que “El pro­ble­ma es re­sol­ver las ne­ce­si­da­des de la gen­te ve­ne­zo­la­na, esa de­be ser la prio­ri­dad en la dis­cu­sión”, lo que es un asun­to que con­lle­va “un re­to a la in­te­li­gen­cia y al pa­trio­tis­mo”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.