San Die­go, el Ca­ra­bo­bo que que­re­mos

Notitarde - - Naguanagua-la Entrada-San Diego - Ro­sa de Sca­rano

Es­tá abier­to el ca­mino de la fe he­cho esperanza, vo­lun­tad, dig­ni­dad, de­ter­mi­na­ción, an­he­lo de paz, de tra­ba­jo, jus­ti­cia y li­ber­tad. Es­te es el ca­mino al cual in­vi­ta­mos a los vio­len­tos, apre­tu­ja­dos en un in­sos­te­ni­ble po­der, en un re­du­ci­do cuar­to, en­tre pa­si­llos don­de se gua­re­cen am­bi­cio­nes e in­tere­ses per­so­na­les y mie­dos a la con­fron­ta­ción cí­vi­ca, pa­cí­fi­ca y cons­ti­tu­cio­nal. No que­re­mos di­vi­sión en­tre unos y otros, to­dos so­mos her­ma­nos y nos cu­bri­mos ba­jo un mis­mo cie­lo, con una misma ban­de­ra; que­re­mos ser no­so­tros por­que no nos ani­ma el odio o la ven­gan­za; as­pi­ra­mos la con­se­cu­ción de la re­con­ci­lia­ción pa­ra de­te­ner es­ta ho­ra de la des­truc­ción mo­ral, so­cial, eco­nó­mi­ca y de­fi­ni­ti­va­men­te po­lí­ti­ca, en la que nos po­de­mos en­ten­der co­mo gen­te ci­vi­li­za­da y ne­ta­men­te ve­ne­zo­la­na, sin in­je­ren­cia ex­tran­je­ra y co­mún res­pe­to a la Cons­ti­tu­ción.

Re­cha­za­mos la vio­len­cia so­bre el hom­bre por sus se­me­jan­tes y nos ne­ga­mos a ser vio­len­tos pa­ra no con­ver­tir­nos en lo que ne­ga­mos. He­mos co­no­ci­do la cruel­dad que adop­ta mu­chas for­mas: la de­ten­ción pre­ven­ti­va, la per­ver­sión de la jus­ti­cia, la per­se­cu­ción al di­sen­so, el os­cu­re­ci­mien­to de la ver­dad y la per­se­cu­ción po­lí­ti­co - so­cial, gre­mial, sin­di­cal, el des­pre­cio a la vi­da y el abu­so de los re­cur­sos del Es­ta­do pa­ra fa­vo­re­cer a una oli­gar­quía con ra­mi­fi­ca­cio­nes en de­li­tos de co­rrup­ción na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal; y lo más gra­ve y abo­mi­na­ble, la in­sen­si­bi­li­dad e in­di­fe­ren­cia an­te los que su­fren pe­nu­rias y su­fri­mien­tos. Se nie­ga la cri­sis hu­ma­ni­ta­ria y se cie­rran las fron­te­ras a la ayu­da in­ter­na­cio­nal pa­ra que el do­lor sea ma­yor; y an­te el jus­to re­cla­mo de la gen­te, la re­pre­sa­lia, la in­ti­mi­da­ción con ar­mas, cár­cel, ar­bi­tra­rios jui­cios pa­ra aca­llar las crí­ti­cas y des­alen­tar a los que di­sien­ten.

Oí­dos sor­dos al cla­mor so­be­rano pa­ra un cam­bio de po­lí­ti­cas pa­ra que sal­ga­mos de es­ta hon­do­na­da de mi­se­ria ge­ne­ral, de in­se­gu­ri­dad y co­rrup­ción, anar­quía y su­pre­sión de de­re­chos. Que­re­mos abier­tos los ca­mi­nos pa­ra el re­gre­so a la ins­ti­tu­cio­na­li­dad y el res­pe­to a la Cons­ti­tu­ción; no más ro­bos ni men­dru­gos en bol­sas ba­cha­que­ras y ex­clu­yen­tes.

Que no se ha­ga más hon­do es­te des­cen­so, que se per­mi­ta -con las me­jo­res ca­pa­ci­da­des al ser­vi­cio de to­dos- res­ca­tar lo res­ca­ta­ble y tra­ba­jar por una ex­pec­ta­ti­va de so­cie­dad sus­ten­ta­ble. Eso se pue­de ha­cer a lo ve­ne­zo­lano, con nues­tros es­fuer­zos y sa­cri­fi­cios, sin ban­de­ras aje­nas. EN SAN DIE­GO, DON­DE SE CONS­TRU­YE EL CA­RA­BO­BO Y LA VE­NE­ZUE­LA QUE TO­DOS QUE­RE­MOS Y QUE PRON­TO, UNI­DOS Y CON SCA­RANO, LO LO­GRA­RE­MOS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.