La Voz de Usía

Notitarde - - Deportes -

Plas­mar pa­la­bras so­bre una persona, a la cual Pa­pá Dios le in­for­mó que de­bes ve­nir acom­pa­ñar­me, que tu fun­ción con­ti­núa en es­te ho­gar que te has ga­nan­do, es lle­var un sen­ti­mien­to que so­lo pue­de ex­pre­sar­se nom­bran­do hé­roes, que tie­ne uno en la épo­ca de la inocen­cia ni­ñez.

Uno de esos hé­roes, a fi­na­les de la dé­ca­da de los años cua­ren­ta y de los cin­cuen­ta lo cons­ti­tu­yó Gus­ta­vo Pe­dro­za Oli­ve­ros, cuan­do en las inol­vi­da­bles no­vi­lla­das pre­sen­ta­das en el Cir­co de Ma­ra­cay to­dos los do­min­gos, que en ca­si to­das de ellas ac­tua­ba la cua­dri­lla Bu­fa o los to­re­ros có­mi­cos “Los Lo­cos del Rue­do”. Gus­ta­vo fue uno de los que con las ac­tua­cio­nes en esa cua­dri­lla nos lle­vó a com­pren­der el ar­te tau­rino con su es­pe­cial per­so­na­je de Charles Cha­plin, ves­tía el ca­rac­te­rís­ti­co tra­je del re­cor­da­do ac­tor con una pe­cu­lia­ri­dad que en la es­pal­da se po­nía una can­ti­dad de pa­ja que al ser mo­ja­do emi­tía olor in­con­fun­di­ble, Gus­ta­vo más quie­to que Tan­cre­do, la res se le acer­ca­ba y lle­ga­ba has­ta co­mer del ali­men­to.

Di­cha y ho­nor muy gran­de es lle­gar a co­no­cer per­so­nal­men­te a uno de los hé­roes que las cé­lu­las ce­re­bra­les guar­da­ron des­de la in­fan­cia, rea­li­zán­do­se años más tar­de y mu­cho más no con la pro­to­co­lar pre­sen­ta­ción del mu­cho gus­to, no, Gus­ta­vo veía, por vez pri­me­ra a persona al­gu­na, y de in­me­dia­to le de­cía co­mo es­tá us­ted, se­ñor o doc­tor fu­lano de tal, ya que po­seía el don de afa­bi­li­dad con el que lle­ga­ba con su per­so­na­li­dad, más si se era del mun­do tau­rino, pues quien le lle­ga­ba sa­bía lo que re­pre­sen­ta­ba Gus­ta­vo den­tro del toro en cual­quier rin­cón o ter­tu­lia tau­ri­na en nues­tro país. La Pla­za Bo­lí­var de Va­len­cia da fe de las ter­tu­lias tau­ri­nas don­de Gus­ta­vo acu­día.

Es­te per­so­na­je, que la Mo­nu­men­tal Pla­za de To­ros de Va­len­cia enal­te­ce con un bus­to a su entrada, tam­bién fue cons­truc­tor de pla­zas de to­ros, em­pre­sa­rio tau­rino, bueno con los ar­pon­ci­llos, ex­ce­len­te con el ca­po­te, tan­to así que una vez se mon­tó en un au­to­bús con el de pa­seo y mon­te­ra co­lo­ca­da de­ján­do­lo en la puer­ta de su ca­sa, be­lla anéc­do­ta es­cu­cha­da mil ve­ces, co­mo su gra­cia al ex­pre­sar­se, al re­cor­dar en una de su asis­ten­cia a un fes­ti­val tau­rino del Club Hí­pi­co, al pre­sen­tar una cua­dri­lla de los enanos to­re­ros ves­ti­dos de ma­ri­ne­ros, ex­cla­mó Gus­ta­vo, si de ese ta­ma­ño es nues­tra Ma­ri­na, es­ta­mos mal.

Dio pós­tu­ma vuel­ta al rue­do jun­to a sus fa­mi­lia­res y ami­gos al com­pás del pa­so­do­ble Cé­sar Gi­rón y La Co­coi­ta, sa­lien­do por la puer­ta gran­de don­de su bus­to le es­pe­ra­ba.

Los tau­ri­nos es­ta­mos de lu­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.