Rajoy ul­ti­ma de­ta­lles de Ga­bi­ne­te que anun­cia hoy

Con el re­to de afian­zar la eco­no­mía

Notitarde - - Internacional -

Ma­drid, no­viem­bre 2 (EFE).El pre­si­den­te del Go­bierno es­pa­ñol, Ma­riano Rajoy, ul­ti­ma el di­se­ño de su Ga­bi­ne­te, que da­rá a co­no­cer hoy jue­ves, pri­me­ro al rey Fe­li­pe VI y lue­go a la opi­nión pú­bli­ca, y que co­men­za­rá a tra­ba­jar al día si­guien­te.

To­dos los me­dios es­pe­cu­lan acer­ca de la com­po­si­ción del Eje­cu­ti­vo de Rajoy, quien fue re­ele­gi­do el sá­ba­do pa­sa­do por el Con­gre­so de los Dipu­tados por 170 vo­tos a fa­vor, 111 en con­tra y 68 abs­ten­cio­nes.

Rajoy es un po­lí­ti­co ca­rac­te­ri­za­do por la re­ser­va, por lo que los co­men­ta­rios acer­ca de su fu­tu­ro Go­bierno es­tán más ins­pi­ra­dos por lo que co­men­tan sus co­la­bo­ra­do­res o en el aná­li­sis de la si­tua­ción po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca en la que de­be lle­var a ca­bo su ges­tión.

Así, al­gu­nos de los re­tos a los que de­be ha­cer fren­te el Eje­cu­ti­vo son afian­zar la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca y la crea­ción de em­pleo y ga­ran­ti­zar el mo­de­lo de pen­sio­nes, así co­mo el desafío de los in­de­pen­den­tis­tas ca­ta­la­nes, que quie­ren ce­le­brar -in­clu­so sin el aval del Es­ta­do- una con­sul­ta de ti­po soberanista, fue­ra del mar­co le­gal es­ta­ble­ci­do.

A es­tos asun­tos se re­fi­rió el pro­pio Rajoy du­ran­te el de­ba­te par­la­men­ta­rio de la se­ma­na pa­sa­da, al tér­mino del cual con­si­guió la con­fian­za del Con­gre­so.

Por eso los ana­lis­tas se in­cli­nan por apun­tar que, en el ám­bi­to eco­nó­mi­co, Rajoy bus­ca­rá la con­ti­nui­dad en la ges­tión, mien­tras que so­pe­sa la in­clu­sión de al­gún mi­nis­tro ca­ta­lán que de­mues­tre sen­si­bi­li­dad ha­cia esa re­gión.

Ade­más, el he­cho de que el par­ti­do de Rajoy (PP, cen­tro­de­re­cha) es­té en mi­no­ría en el Con­gre­so y re­quie­ra el apo­yo de otras fuer­zas, ha­ce pen­sar en la ne­ce­si­dad de que el Ga­bi­ne­te cuen­te con mi­nis­tros dia­lo­gan­tes y pro­pi­cios al en­ten­di­mien­to.

El di­ri­gen­te del PP Ja­vier Maroto se­ña­ló ayer que el nue­vo Go- bierno tie­ne “una agen­da muy im­por­tan­te por de­lan­te” y lla­mó a afron­tar es­ta le­gis­la­tu­ra “des­de el con­sen­so” y con va­lo­res co­mo la “hu­mil­dad y cer­ca­nía”.

El je­fe del Eje­cu­ti­vo di­jo el sá­ba­do, tras su elec­ción, que da­ría a co­no­cer el Ga­bi­ne­te el jue­ves, tras co­mu­ni­cár­se­lo al rey Fe­li­pe VI, y un pe­río­do tan lar­go no es ha­bi­tual en la po­lí­ti­ca es­pa­ño­la, lo que tam­bién ha­ce pen­sar que ha­brá cam­bios pro­fun­dos, bien en los nom­bres o en el re­par­to de com­pe­ten­cias en­tre los mi­nis­te­rios.

Des­de el sá­ba­do Rajoy no ha he­cho más de­cla­ra­cio­nes y al­gu­nos de sus mi­nis­tros o los que sue­nan co­mo can­di­da­tos al Eje­cu­ti­vo elu­den co­men­tar sus po­si­bi­li­da­des.

La elec­ción de Rajoy el sá­ba­do pa­sa­do por el Con­gre­so pu­so fin a un pe­río­do de más de diez me­ses de in­te­ri­ni­dad, en el que Es­pa­ña ca­re­ció de un Eje­cu­ti­vo con com­pe­ten­cias ple­nas.

Ma­riano Rajoy, pre­si­den­te re­elec­to del Go­bierno es­pa­ñol.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.