Pró­lo­go a la “Vi­da de Don Qui­jo­te y San­cho”, de Mi­guel de Una­muno (Aus­tral)

Notitarde - - Opinión -

“Me pre­gun­tas si sé la ma­ne­ra de des­en­ca­de­nar un de­li­rio, un vér­ti­go, una lo­cu­ra cual­quie­ra so­bre es­tas po­bres mu­che­dum­bres or­de­na­das y tran­qui­las que na­cen, co­men, duer­men, se re­pro­du­cen y mue­ren”.

“An­te un ac­to cual­quie­ra de ge­ne­ro­si­dad, de he­roís­mo, de lo­cu­ra, a to­dos es­tos es­tú­pi­dos ba­chi­lle­res, du­ques, cu­ras y bar­be­ros de hoy no se les ocu­rre sino pre­gun­tar­se: ¿por qué lo ha­rá?… Las co­sas se hi­cie­ron pri­me­ro, su pa­ra qué des­pués… No hay por­ve­nir, nun­ca hay por­ve­nir. El ver­da­de­ro por­ve­nir es hoy. No hay ma­ña­na. ¿Qué es de no­so­tros hoy, aho­ra? Es­ta es la úni­ca cues­tión”.

“¿Por qué ha­ces eso? ¿Pre­gun­tó aca­so nun­ca San­cho por qué ha­cía Don Qui­jo­te las co­sas que ha­cía?”.

“Creo que se pue­de ir a res­ca­tar el se­pul­cro de Don Qui­jo­te del po­der de los ba­chi­lle­res, cu­ras, bar­be­ros, du­ques y ca­nó­ni­gos que lo tie­nen ocu­pa­do. Creo que se pue­de ir a res­ca­tar el se­pul­cro del Ca­ba­lle­ro de la Lo­cu­ra del po­der de los hidalgos de la Ra­zón… Lo guar­dan pa­ra que el Ca­ba­lle­ro no re­su­ci­te”.

“¿No crees que hay por ahí mu­chas al­mas so­li­ta­rias a las que el co­ra­zón les pi­de al­gu­na bar­ba­ri­dad, al­go de que re­vien­ten? Ve a ver si lo­gras jun­tar­las y for­mar es­cua­drón con ellas y po­ner­nos en mar­cha a res­ca­tar el se­pul­cro que, gra­cias a Dios, no sa­be­mos dón­de es­tá. Ya nos lo di­rá la es­tre­lla re­ful­gen­te y so­no­ra”.

“Los es­cla­vi­za­do­res sa­ben bien que mien­tras es­tá el es­cla­vo can­tan­do a la li­ber­tad se con­sue­la de su es­cla­vi­tud y no pien­sa en rom­per sus ca­de­nas. Pro­cu­ra vi­vir do­mi­na­do por una pasión cual­quie­ra. Só­lo los apa­sio­na­dos lle­van a ca­bo obras du­ra­de­ras y fe­cun­das… Te con­su­me una fie­bre in­ce­san­te, una sed de océa­nos in­son­da­bles y sin ri­be­ras, un ham­bre de uni­ver­sos, y la mo­rri­ña de eter­ni­dad… Pon­te en mar­cha so­lo. To­dos los de­más so­li­ta­rios irán a tu la­do, aun­que no los veas…”.

“Pe­ro, ¿no te pa­re­ce que en vez de ir a bus­car el se­pul­cro de Don Qui­jo­te y res­ca­tar­lo de ba­chi­lle­res, cu­ras, bar­be­ros, ca­nó­ni­gos y du­ques, de­be­ría­mos ir a bus­car el se­pul­cro de Dios y res­ca­tar­lo de cre­yen­tes e in­cré­du­los, de ateos y deís­tas, que lo ocu­pan… y es­pe­rar allí a que re­su­ci­te y nos sal­ve de la na­da?”

Es­te pró­lo­go me ha acom­pa­ña- do des­de mi ju­ven­tud en mo­men­tos cla­ves de mi vi­da, cuan­do no sabía qué ha­cer mien­tras mi co­ra­zón re­ven­ta­ba por au­sen­cias, que no por nos­tal­gias. Por eso me he pues­to tan­tas ve­ces en mar­cha pa­ra com­pro­bar que los via­jes son un ro­deo en el ca­mino a ca­sa. Pe­ro hay que osar y atre­ver­se a ha­cer­los.

Es uno de los libros más re­pre­sen­ta­ti­vos de Mi­guel de Una­muno, en que el au­tor no pre­ten­de des­cu­brir el sen­ti­do que Cer­van­tes le die­ra, sino el que le da él, la obra qui­zá sea tam­bién no­ve­la, ya que en sus pá­gi­nas hi­dal­go y es­cu­de­ro re­vi­ven los epi­so­dios de la obra cer­van­ti­na en com­pa­ñía de un na­rra­dor que no se pri­va del au­to-atri­bui­do de­re­cho a in­je­rir­se en lo na­rra­do, tras­lu­cien­do en el co­men­ta­rio una vo­lun­tad tan­to crí­ti­ca co­mo crea­do­ra, es­cri­ben los doc­tos her­me­neu­tas. Y aña­den que la obra de Una­muno se ha­lla más cer­ca de lo poé­ti­co que de lo es­pe­cu­la­ti­vo: es mu­cho más lí­ri­ca que fi­lo­só­fi­ca, más de co­ra­zón de que ce­re­bro, más de pasión que de ra­zón.

J. C. Gar­cía Fa­jar­do/ Cen­tro de Co­la­bo­ra­cio­nes So­li­da­rias

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.