Ce­lia­quía, un mo­do de vi­da sin glu­ten

Notitarde - - Ciudad - Ilia­na R. Mo­go­llón A. Pa­ra pro­fun­di­zar aún más so­bre la te­má­ti­ca, y te­ner re­ce­tas li­bres de glu­ten, vi­si­te la página web: ce­lia­cos­ve­ne­zue­la.org.ve.

La ce­lia­quía es una con­di­ción ge­né­ti­ca-he­re­di­ta­ria que se pue­de ac­ti­var en dis­tin­tas eta­pas de la vi­da por­que no hay una nor­ma es­ta­ble­ci­da pa­ra que el cuer­po hu­mano res­pon­da a ella. Sue­le ser co­mún en los pri­me­ros años de vi­da y se pro­du­ce cuan­do el or­ga­nis­mo es in­to­le­ran­te al glu­ten.

Las per­so­nas que po­seen es­ta pa­to­lo­gía son sen­si­bles a las pro­teí­nas que con­tie­ne el glu­ten, ya que les ge­ne­ra una in­fla­ma­ción cró­ni­ca en el in­tes­tino del­ga­do, al ata­car sus mu­co­sas o ve­llo­si­da­des y da­ñar a la vez otros ór­ga­nos.

Aun­que pa­rez­ca al­go sen­ci­llo, los afec­ta­dos al so­lo in­ge­rir una por­ción de ali­men­tos que con­ten­gan ha­ri­nas, ce­rea­les, tri­go, ce­ba­da, cen­teno, y ave­na, les pue­de pro­vo­car eva­cua­cio­nes dia­rrei­cas des­con­tro­la­das, que en al­gu­nos ca­sos se com­pli­ca con ex­pul­sión de san­gre, sín­to­mas gas­tro­in­tes­ti­na­les agu­dos, der­ma­ti­tis her­pe­ti­for­me y des­hi­dra­ta­ción.

Aun­que es po­co co­no­ci­da por la fal­ta de di­fu­sión, en Ve­ne­zue­la hay un gru­po de la po­bla­ción que la po­see y es­tá diag­nos­ti­ca­da, pe­ro no to­dos los que pa­de­cen la en­fer­me­dad cuen­tan con la suer­te de sa­ber­lo.

La in­ge­nie­ra May­ra Po­leo es la pre­si­den­ta de la Fun­da­ción Ce­lía­ca de Ve­ne­zue­la. Su ex­pe­rien­cia co­mo ma­má, la ha he­cho lu­char en el país pa­ra dar a co­no­cer es­ta pre­dis­po­si­ción ge­né­ti­ca que es­ta­dís­ti­ca­men­te afec­ta “al uno por cien­to de los ve­ne­zo­la­nos, mien­tras 99, 6% de los ha­bi­tan­tes no lo sa­be to­da­vía. En el res­to del mun­do los por­cen­ta­jes son si­mi­la­res, la úni­ca va­ria­bi­li­dad se pre­sen­ta en aque­llos paí­ses que la es­tu­dian, don­de el 87 y 90 por cien­to de las per­so­nas aún des­co­no­cen que ge­né­ti­ca­men­te son in­to­le­ran­tes al glu­ten, es por ello que en el país los por­cen­ta­jes au­men­tan”.

Diag­nós­ti­co

La pre­si­den­ta de la fun­da­ción en­fa­ti­za que se con­si­de­ra un pro­ble­ma de sa­lud pú­bli­ca por la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud. Ex­pli­ca que su diag­nós­ti­co es sim­ple, por­que se rea­li­za a tra­vés de prue­bas de se­ro­lo­gía de an­ti­cuer­pos; An­ti-Glia­di­na De­sa­mi­na­da IgA, IgG; An­tiT­rans­glu­ta­mi­na­sa IgA, IgG; An­ti-En­do­mi­sial, en ca­so de per­sis­tir las dudas, se ha­ce el es­tu­dio ge­né­ti­co HLA (DQ2-DQ8), y en las si­tua­cio­nes don­de la An­ti-Trans­glu­ta­mi­na­sa es 10 ve­ces ma­yor al va­lor nor­mal, es re­co­men­da­ble prac­ti­car una biop­sia in­tes­ti­nal.

Po­leo re­co­no­ció que en el país es di­fí­cil cum­plir con el diag­nós­ti­co a tiem­po “al no te­ner en los hos­pi­ta­les pú­bli­cos los equi­pos y reac­ti­vos. Es­te año se ha agra­va­do la si­tua­ción. En 2015 se con­se­guían las prue­bas en la­bo­ra­to­rios pri­va­dos, eran cos­to­sas, pe­ro las per­so­nas las po­dían pa­gar, aho­ra hay po­cos la­bo­ra­to­rios que las tie­nen y los pre­cios se han ele­va­do mu­chí­si­mo, por­que de­ben can­ce­lar los reac­ti­vos en di­vi­sas ya que aquí no se pro­du­cen”.

Lu­cha le­gal

In­ter­na­cio­nal­men­te exis­ten le­yes que exi­gen a las em­pre­sas pro­duc­to­ras de ali­men­tos pro­ce­sa­dos rea­li­zar es­tu­dios pro­fun­dos don­de es­pe­ci­fi­quen en sus pro­duc­tos cuán­tas par­tes por mi­llón (ppm) de glu­ten po­seen.

Gra­cias a ella, las per­so­nas pue­den es­tar in­for­ma­das al mo­men­to de com­prar y vi­sua­li­zar en la eti­que­ta de un de­ter­mi­na­do ar­tícu­lo y me­di­ca­men­to si es li­bre de esa pro­teí­na o no, sin ge­ne­rar­le más com­pli­ca­cio­nes al or­ga­nis­mo.

En Ve­ne­zue­la ape­nas exis­te una nor­ma­ti­va, tras 12 años de lu­cha in­sis­ten­te por los re­pre­sen­tan­tes de la Fun­da­ción de Ce­lía­cos.

Pu­bli­ca­da el pa­sa­do 12 de agos­to del pre­sen­te año, en Ga­ce­ta Ofi­cial N° 40.965, bus­ca pro­te­ger a los in­to­le­ran­tes y sen­si­bles al glu­ten, pe­ro su prin­ci­pal fin es que las em­pre­sas reali­cen el aná­li­sis de ppm, se ma­ne­je ade­cua­da­men­te las pro­duc­cio­nes des­de la co­se­cha, al­ma­ce­na­mien­to en si­los y em­pa­que­ta­do con las más es­tric­tas nor­mas de se­gu­ri­dad pa­ra evi­tar que se con­ta­mi­nen con otros pro­duc­tos.

En la ac­tua­li­dad el pro­yec­to fue apro­ba­do en pri­me­ra dis­cu­sión por la Asamblea Na­cio­nal y se en­cuen­tra en con­sul­ta pú­bli­ca. El for­mu­la­rio y la pro­pues­ta es­tán dis­po­ni­bles en los me­dios elec­tró­ni­cos y ne­ce­si­ta el apo­yo de los ve­ne­zo­la­nos pa­ra ser con­so­li­da­da co­mo una reali­dad.

Has­ta el mo­men­to exis­te un re­gis­tro de 1.200 per­so­nas diag­nos­ti­ca­das en to­dos los es­ta­dos del país, por­que la Fun­da­ción cuen­ta con una fi­cha web des­de el año 2009, que sir­ve de cen­so pa­ra co­no­cer cuál es la po­bla­ción con es­te des­or­den sis­té­mi­co que es si­len­cio­so en mu­chos ca­sos, le­tal y ac­ti­va otras afec­cio­nes que pue­den pro­vo­car cáncer.

Es ne­ce­sa­rio re­cor­dar que en el te­rri­to­rio na- cio­nal dos la­bo­ra­to­rios ana­li­zan la uni­dad de me­di­da de ppm, uno de ellos es el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Hi­gie­ne y el otro es pri­va­do.

Di­ver­sos me­di­ca­men­tos y ali­men­tos con­tie­nen glu­ten, has­ta los me­nos ima­gi­na­dos, por ejem­plo, “una la­ta de atún con­tie­ne tri­go, por­que los si­los don­de al­ma­ce­nan el acei­te ve­ge­tal no son lim­pia­dos y el con­te­ni­do se im­preg­na de ce­real, re­gis­tran­do has­ta 80 ppm, que pro­du­cen da­ños se­rios a los ce­lía­cos por­que pue­den con­su­mir to­do lo que es­té por de­ba­jo de 20 ppm. Un bom­bón re­lleno de ave­lla­na tam­bién lo con­tie­ne, pa­ra que que­de el fru­to jus­to en el cen­tro es ne­ce­sa­rio apli­car­le tri­go, la mis­ma si­tua­ción ocu­rre con he­la­dos, que­sos, sal­sas, so­pas en so­bres, em­pa­na­das, te­que­ños y otras co­mi­das que les apli­can ha­ri­na de tri­go pa­ra ob­te­ner la con­sis­ten­cia cru­jien­te. Has­ta un vi­ta­mí­ni­co lo pue­de te­ner”, re­sal­tó la in­ge­nie­ro.

Tra­ta­mien­to mé­di­co

Cu­rio­sa­men­te la in­to­le­ran­cia es de por vi­da y no cuen­ta con tra­ta­mien­to mé­di­co, pues los pa­cien­tes de­ben man­te­ner un ré­gi­men ali­men­ti­cio sano. Te­re­si­ta Sa­rra­tud, mé­di­co y es­pe­cia­lis­ta en Aler­go­lo­gía de la Uni­ver­si­dad de Milano en Ita­lia, re­sal­ta que “de­ben evi­tar cual­quier ali­men­to que pue­da con­te­ner glu­ten, por­que ac­ti­va el gen que in­flu­ye en la ma­ni­fes­ta­ción de la sin­to­ma­to­lo­gía (...). Si una per­so­na in­gie­re un ‘po­qui­to’ de un ali­men­to que con­ten­ga la pro­teí­na, pue­de ma­ni­fes­tar reac­cio­nes no per­cep­ti­bles ex­ter­na­men­te, pe­ro se­gu­ro es­tá pro­du­cien­do in­fla­ma­ción en el in­tes­tino, al­te­ra la ab­sor­ción de ali­men­tos y con el tiem­po pro­du­ce da­ños y con­se­cuen­cias”.

Por otra par­te, re­co­mien­da el apo­yo fa­mi­liar pa­ra que una per­so­na con pre­dis­po­si­ción se adap­te a ese es­ti­lo de vi­da, ayu­dán­do­lo a pla­ni­fi­car el me­nú de la se­ma­na con me­rien­das, dul­ces, ve­ge­ta­les, fru­tas y ali­men­tos pro­tei­cos na­tu­ra­les que pue­dan con­su­mir sin da­ñar la sa­lud. Si co­no­ce a un ce­lía­co co­la­bo­re en su es­ti­lo de vi­da y alé­je­lo de to­do lo que con­ten­ga glu­ten, pa­ra que lle­ve una ru­ti­na nor­mal. La con­cien­cia so­cial y una mano ami­ga pue­de mar­car la di­fe­ren­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.