Una opor­tu­ni­dad

Notitarde - - Ciudad - Héc­tor Agüe­ro

La pri­me­ra reunión de ca­rác­ter ex­plo­ra­to­rio en­tre el go­bierno bo­li­va­riano y sec­to­res de la opo­si­ción, cons­ti­tu­ye una opor­tu­ni­dad sin pre­ce­den­tes en la his­to­ria po­lí­ti­ca del país.

Las na­cio­nes que han al­can­za­do un ni­vel de desa­rro­llo so­cial y eco­nó­mi­co, se lo de­ben al he­cho de que to­dos los fac­to­res de la vi­da del país, pu­die­ron en un mo­men­to de­ter­mi­na­do sen­tar­se al­re­de­dor de una me­sa, pa­ra com­pro­me­ter­se a res­pe­tar re­glas de con­vi­ven­cia, que les per­mi­tie­se la to­le­ran­cia y la su­per­vi­ven­cia de to­dos los gru­pos so­cia­les, en su ám­bi­to te­rri­to­rial.

El per­fec­cio­na­mien­to de es­te ar­te de con­vi­vir, lo de­mos­tró el ré­gi­men par­la­men­ta­rio de la Quin­ta Re­pú­bli­ca Fran­ce­sa, cuan­do en tiem­pos de Fran­co­is Mit­te­rrand, pre­si­den­te y mi­li­tan­te so­cia­lis­ta, de­bió com­par­tir el po­der con un Pri­mer Mi­nis­tro gau­llis­ta, sin que la san­gre lle­ga­ra al río. To­do ocu­rrió, gra­cias a la apli­ca­ción del pac­to de con­vi­ven­cia en­tre las fuer­zas po­lí­ti­cas fran­ce­sas.

En Ve­ne­zue­la, el in­ten­to de pac­to so­cial lan­za­do en 1958 co­no­ci­do co­mo Pun­to Fi­jo, mu­rió al na­cer ya que ex­clu­yo al Par­ti­do Co­mu­nis­ta, con­si­de­ra­do en la épo­ca co­mo la me­jor es­truc­tu­ra po­lí­ti­ca, con va­lio­sos cua­dros y con só­li­do res­pal­do en sec­to­res obre­ros, es­tu­dian­ti­les y de cla­se me­dia. En­ci­ma de ha­ber ex­clui­do el PCV, el mis­mo fue ob­je­to de per­se­cu­cio­nes y aco­so. Fi­nal­men­te, fue ile­ga­li­za­do el MIR.

Aho­ra que, gra­cias al Pa­pa Fran­cis­co y con­tra la vo­lun­tad de la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal y de la de­re­cha vio­len­ta, las par­tes han acep­ta­do dia­lo­gar, el pri­mer re­sul­ta­do ha si­do po­si­ti­vo: li­be­ra­ción de cin­co de­te­ni­dos opo­si­to­res y el con­ge­la­mien­to de la mar­cha ha­cia Mi­ra­flo­res. Es­ta­mos con­ven­ci­do que hay ra­zo­nes pa­ra ser op­ti­mis­ta, co­mo lo di­jo La Ca­lle, el re­pre­sen­tan­te de San­tos en las con­ver­sa­cio­nes con la FARC.

Un pac­to so­cial de con­vi­ven­cia, pa­sa ob­via­men­te por el re­co­no­ci­mien­to de ca­da una de las par­tes, en acep­tar que la fi­gu­ra de la al­ter­nan­cia pue­de ser con­si­de­ra­da, par­te de las re­glas de jue­go que de­ben ins­tau­rar­se en la con­ti­nui­dad de los gran­des pro­gra­mas pues­tos en mar­cha, ca­so Gran Mi­sión Vi­vien­da, pen­sio­nes de ve­jez, Ba­rrio Aden­tro, en­tre otros lo­gros del Go­bierno, que son pla­nes que be­ne­fi­cian a los ve­ne­zo­la­nos sin dis­tin­gos. Es­tos ges­tos y ac­cio­nes son la ver­da­de­ra esen­cia del diá­lo­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.