El ne­go­cio de la men­te

Notitarde - - Ciudad - Raúl Gon­zá­lez Gar­cía/ Pe­rio­dis­ta/ Cen­tro de Co­la­bo­ra­cio­nes So­li­da­rias.

“El mind­ful­ness no es una téc­ni­ca de me­di­ta­ción ni un en­tre­na­mien­to. Es una cua­li­dad de la men­te que to­dos po­see­mos y que con­sis­te en es­tar aten­to al mo­men­to pre­sen­te, tan­to en lo que acon­te­ce den­tro de mí co­mo en lo que ocu­rre fue­ra de no­so­tros mis­mos”. Así es co­mo lo de­fi­ne Luis Ló­pez Gon­zá­lez, di­rec­tor del Más­ter en Re­la­ja­ción, Me­di­ta­ción y Mind­ful­ness.

No obs­tan­te, aun­que es una cua­li­dad que to­dos po­de­mos dis­fru­tar y aun­que lle­va ejer­ci­tán­do­se des­de ha­ce más de 2.500 años, en los úl­ti­mos me­ses se ha vis­to más ex­pues­ta co­mo con­se­cuen­cia del rit­mo fre­né­ti­co de vi­da ac­tual, lo que ha pro­pi­cia­do que se con­vier­ta en una mo­da que ge­ne­ra mu­cho di­ne­ro.

“Mi ma­dre no ha­cía me­di­ta­ción, pe­ro si le hu­bie­ran me­di­do su ni­vel de mind­ful­ness, es­toy con­ven­ci­do de que hu­bie­ra si­do muy al­to. ¿Qué quie­ro de­cir con es­to? Que del mis­mo mo­do que hoy bus­ca­mos ma­yo- ri­ta­ria­men­te desa­rro­llar la aten­ción ple­na por es­te me­dio, mi ma­dre y mu­chas otras per­so­nas ob­tie­nen de la vi­da y sus acon­te­ci­mien­tos una pe­da­go­gía de acep­ta­ción pro­fun­da del mo­men­to pre­sen­te, lo cual no es otra co­sa que lo que lla­ma­mos mind­ful­ness”, sos­tie­ne Ló­pez Gon­zá­lez en de­cla­ra­cio­nes a El País.

El mun­do oc­ci­den­tal se ha apro­pia­do de es­ta prác­ti­ca y la ha desa­rro­lla­do a su con­ve­nien­cia, ale­ján­do­se en par­te de la idea mi­le­na­ria que nace en el bu­dis­mo, y an­tes en la tra­di­ción hin­dú. Ca­da vez son más los ta­lle­res, li­bros y guías que se ven­den y pro­mo­cio­nan en torno al mind­ful­ness y “el cre­ci­mien­to del nú­me­ro de pu­bli­ca­cio­nes cien­tí­fi­cas so­bre es­te asun­to ha si­do es­pec­ta­cu­lar, pa­san­do de cua­tro ar­tícu­los en el año 2000 a al­re­de­dor de 500 en 2015”, se­gún Ana Arra­bé, ex­per­ta del te­ma.

Co­mo con­se­cuen­cia de una idea mal trans­mi­ti­da los re­sul­ta­dos que pu­die­ra ofre­cer el mind­ful­ness no son siem­pre los desea­dos. Son mu­chos los doc­to­res que ase­gu­ran que no se de­be­ría ven­der la idea de ma­ne­ra tan ma­si­va, ya que es­to no es re­co­men­da­ble pa­ra to­das las per­so­nas. Ad­vier­ten in­clu­so que pa­ra al­gu­nos, por de­ter­mi­na­das en­fer­me­da­des men­ta­les u otras cir­cuns­tan­cias, so­lo trae­ría con­si­go con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas.

“Un ins­truc­tor in­ca­paz de de­tec­tar o tra­tar una pa­to­lo­gía dor­mi­da po­dría des­per­tar los efec­tos ad­ver­sos de la me­di­ta­ción. Por eso, es fun­da­men­tal sa­ber en ma­nos de quién es­ta­mos ya que si son las erró­neas es po­si­ble caer en el ais­la­mien­to o crear una re­la­ción de de­pen­den­cia pa­to­ló­gi­ca”, ad­vier­te la psicóloga Mar­ta Cam­pos Ruano en El País. “En oca­sio­nes, hay per­so­nas es­tre­sa­das o de­pri­mi­das que dejan su tra­ta­mien­to y se cen­tran en ex­clu­si­va en la me­di­ta­ción, lo cual pue­de re­sul­tar, cuan­do me­nos, arries­ga­do”.

Por otra par­te, y no la me­nos im­por­tan­te, es­tá el pre­cio de es­tos cur­sos y re­ti­ros que só­lo es­tán al al­can­ce de pro­fe­sio­na­les de la me­di­ci­na, psi­quia­tría, psi­co­lo­gía, on­co­lo­gía, cui­da­dos pa­lia­ti­vos, ayu­da en en­fer­me­da­des in­cu­ra­bles o ter­mi­na­les, en el con­trol men­tal y acep­ta­ción en lo po­si­ble del do­lor que tie­nen un de­ter­mi­na­do ni­vel de in­gre­sos. Mu­chos pro­fe­sio­na­les ju­bi­la­dos no po­drían asu­mir­los

Es evi­den­te y cau­sa de no po­cos co­men­ta­rios ne­ga­ti­vos la de­ri­va cre­ma­tís­ti­ca y di­ri­gi­da a es­pe­cia­lis­tas pa­ra “cu­rar” a otros pa­cien­tes del mind­ful­ness. Pa­ra un re­ti­ro de 4 días, só­lo de ma­trí­cu­la 395 E y las ta­ri­fas de alo­ja­mien­to y pen­sión van des­de 348 E a 252E, uno 600 E, más el trans­por­te has­ta un cen­tro en el sur de Es­pa­ña. No cree­mos que sea al­go ase­qui­ble pa­ra es­tu­dian­tes, uni­ver­si­ta­rios, pro­fe­sio­na­les sa­ni­ta­rios y en ge­ne­ral pa­ra per­so­nas que tra­ba­jan con un suel- do nor­ma­li­to… y no di­ga­mos pa­ra esos tres mi­llo­nes de es­pa­ño­les que tie­nen que sub­sis­tir con 300 E al mes, y cien­tos de mi­les… de la ge­ne­ro­si­dad y es­fuer­zo de or­ga­ni­za­cio­nes de la so­cie­dad ci­vil. Se nos an­to­ja y te­me­mos que no fue­ra es­ta la in­ten­ción y ejem­plo de Sid­har­ta Gau­ta­ma, el Bu­da Sak­ya­mu­ni. Y qui­zás lo más lla­ma­ti­vo des­de nues­tra óp­ti­ca uni­ver­si­ta­ria, es que la con­vo­ca­to­ria de ese cur­so de 4 días se ha­ga des­de ins­ta­la­cio­nes en el cam­pus de la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se pe­ro sin el con­trol de sus au­to­ri­da­des académicas.

El via­je al in­te­rior de uno mis­mo es una ex­pe­rien­cia úni­ca y en­ri­que­ce­do­ra, y aun­que pue­da ser otro quien te ayu­de a lle­var el ti­món, es im­por­tan­te sa­ber en qué bar­co se na­ve­ga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.